PROVINCIA

Exclusivo: qué les dijo el exministro Gilardino a los fiscales anticorrupción


El testimonio del exjefe de Gabinete de la Provincia ante la Unidad Anticorrupción, que comprometió a los exfuncionarios detenidos por el Operativo Revelación.
03/06/2018 02:00

19.278

Por Rolando Tobarez / Twitter: @rtobarez

Alberto Gilardino era jefe de gabinete y tenía datos sobre lo que Diego Correa, titular de la Unidad Gobernación, tenía en marcha en Fontana 50. Viajó a Buenos Aires a presentar su renuncia y quedó a solas con el gobernador Mario Das Neves. Se lo dijo: “Mirá Mario, a mí me llega información de que le están llevando plata a Casa de Gobierno…es tu oficina Mario…. Ojo con Diego porque hay mucho ruido de que no está siendo muy prolijo”.

El dato es parte de la declaración de Gilardino ante la Unidad Anticorrupción. Su sorpresivo testimonio del sábado 19 de mayo en Trelew reforzó la hipótesis de la presunta asociación ilícita que tiene en prisión preventiva y arresto domiciliario a un grupo de exfuncionarios y empresarios.

“Empecé a tener ruido de los manejos de Correa sobre el final –explicó-. De hecho vino (Pablo) Durán, que era el ministro de Gobierno, y me dice ´Beto, hay mucho ruido con Diego, de que está viniendo gente a dejarle cosas a Casa de Gobierno (plata concretamente), que lo tienen grabado, que lo tiene filmado, que las pide de su teléfono particular´. Como que él tenía el dato de que andaba dando vuelta eso”.

El abogado relató que el jefe de gabinete era Víctor Cisterna, pero con un pie afuera. En una charla en la Residencia Oficial “Das Neves me dice que estaba muy contento con mi trabajo y creía que estaba para más. Le dije que estaba a dispuesto a ocupar otro espacio u otro lugar”.

“Al lunes siguiente, explota la salida de Cisterna porque se lo acusaba de manejar cuestiones de plata, se hizo público que le decían ´toallón´, así que parecía que había un sector que lo quería afuera”. Era aquella comparación del diputado Alfredo Di Filippo, que ya sugería manejos turbios del hoy detenido por presunta asociación ilícita.

“Das Neves nos convoca a Pablo Oca y a mí, le dice a Pablo que prefería que él siguiera manejando los números y que yo sea el próximo jefe de Gabinete”. Tras la reunión hubo una entrega de viviendas donde se anunció su designación.

Das Neves volvió a su oficina y Gilardino se reunió en la Secretaría Privada con Correa y Gonzalo Carpintero. “Correa me dice: ´No hables nunca de plata con Mario…no se habla de plata con él…todo eso lo manejo yo… a vos te vamos a dar un monto fijo por mes porque hay que venir todos los días, todas las tardes, los sábados nosotros venimos a trabajar… tu teléfono tiene que estar prendido 24 horas por cualquier eventualidad”. Los domingos a la tarde programaban toda la semana.

En esa reunión Carpintero le aclaró: “Yo manejo toda la parte política, todo lo que es relación con los intendentes”.

Gilardino explicó que “estaban divididos, Gonzalo hacía la parte política y Diego era la parte administrativa y la parte concreta de los pagos, de hecho cada vez que se viajaba Diego era el que pagaba los gastos de Mario”.

“Me dicen que me iban a dar $ 100.000 por mes, en concepto de horas extras o algún motivo así, como que venía estipulado. Yo acepté”. Cobró en diciembre de 2016, y enero, febrero y marzo de 2017.

Llegó el recambio de autoridades de las sociedades de las cuales el Estado participa. Transpa era una. “Estaba (Hernaldo Pedro) Crisci, quien se fue junto a Cisterna porque era su mano derecha en la Coordinación de Gabinete”. Gilardino pidió blanquear la plata que recibía porque “me trasladaban el problema a mí donde yo tenía que tener plata y que no la tenía blanqueada”. Aceptaron su idea. “Hacen renunciar a Crisci y me nombran a mí en una sesión extraordinaria, y también en Hidroeléctrica Futaleufú. Entre los dos eran más o menos 15 (mil) de uno y 30 y pico de otro, casi sumaba 50 mil pesos entre los dos, más allá de que me tenía que pagar los autónomos todos los meses, quedando blanqueado así 50 mil y empiezan a darme 50 y no 100”.

“En las pocas ocasiones que me pagaban lo hacían en efectivo y era en la oficina –reveló-; lo ibas a ver a Correa a su oficina, sacaba la plata de un sobre y te pagaba, algunas veces estaba presente Carpintero y otras veces no, pero por lo general no”. Otras veces iban a una oficina más chica y privada enfrente del pasillo. “El pago era ahí, generalmente era de tarde. El que respondía directamente a Correa era Lüters, quien hacía las veces de Correa”.

Respecto a Cisterna, declaró que “se decía que había una persona que estaba supuestamente vinculada a él, Pablo Bastida, quien manejaba el tema de los cobros de las obras pero no lo sé concretamente, el ruido era ese y cuando se lo empezó a ensuciar públicamente a Cisterna se lo vinculaba con Bastida”.

Gilardino advirtió dos tipos de listas: “Una con el ´Debe´y el ´Haber´, muy contable, con cosas muy concretas hasta gastos de comidas; parecería ser más verídica porque hay gastos como el arreglo de los anteojos de Das Neves, porque es cierto que Correa y Lüters manejaban la caja de las cosas personales de Das Neves”.

La otra lista son nombres, montos y fechas. “Me hace un poco más de ruido más allá de que aparezco con mi apellido y no con mi nombre, porque para todos era ´Beto´ y está hecha como para que no queden dudas, por los apellidos”.

Gilardino aseguró a los fiscales que figura un monto que no era lo que le daban. “Hay una de setiembre donde ya no estaba en el Gobierno y figuraba que me habían entregado un monto 10 o 15 días después de haber renunciado públicamente, dándome la pauta de que lo tenían para rendírselo a alguien o se quedaban con algo”.

Gilardino vio en contacto a Correa y a Oca. “Yo trataba mucho con Oca porque estaba muy en tema e incluso me ha manifestado bronca de querer hasta pegarle una piña, porque Diego tenía una forma muy violenta y agresiva de manejarse, con mucha prepotencia”.

El exfuncionario declaró que Correa se enojaba “porque habían pagado cosas en Economía sin autorización de él; como que él decía: ´Le dije a este que no pague, porque hasta que no arreglen conmigo les dije que no había que pagarle´. Se ve que había como una descoordinación”.

Sobre la plata que cobró, Gilardino explicó que “siempre supe que había gastos reservados del gobernador e interpretaba que podían salir de ahí, no que venían atados a una caja específica, nunca sospeché que venía de una actividad ilícita. Como no me constaba que lo hacían con todo el mundo, digo, por ahí lo hacían con los que estamos todo el día trabajando”.

Gilardino relató que conoció al empresario Federico Piccione en asados en la casa de Correa. No era mucha gente. “Por ejemplo Piccione con su mujer, Correa con su mujer, incluso en una oportunidad estaba (Mariano) Arcioni. Nunca me lo presentaron, yo llegaba y estaba ahí pero después me enteré que estaba ligado a la construcción."


Alberto Gilardino Correa Das Neves Gilardino Operativo Revelación Testimonio Unidad Anticorrupción