SOCIEDAD

Patricio Di Palma y una acción que multiplica esperanzas


El reconocido expiloto de automovilismo donó un riñón para salvar la vida de su hija. Hace años fue uno de los primeros en promover la donación de órganos a través del automovilismo
15/06/2018 11:36
2.384

El “Pato” Di Palma fue el primer piloto del automovilismo argentino en promover la donación de órganos a través de una campaña que a fines de la década de 1990 realizó el INCUCAI y esa institución reconoció su aporte a la difusión del tema.



Aquel aporte hoy se vuelve mucho más significativo ante la historia que envuelve a Patricio y su hija. Hace pocas horas el expiloto del TC donó uno de sus riñones para salvar la vida de Agustina, quien padece una enfermedad que obligaba a sesiones de diálisis desde hace bastante tiempo.



La intervención se concretó a primera hora del jueves en el Hospital Italiano de Buenos Aires y según la familia fue exitosa, tanto para el padre como para su hija.



 






 



Agustina Di Palma tiene 19 años y en el 2015 le diagnosticaron  granulomatosis de Wegener, una enfermedad que le afectó los pulmones y el funcionamiento de los riñones. La situación se complicó el año pasado cuando la joven fue internada y se iniciaron sesiones de diálisis semanales mientras se esperaba un posible trasplante.



Tras las pruebas de rigor y confirmarse la compatibilidad, Patricio fue el primero en asegurarse de donar un riñon para su hija y la intervención se concretó este jueves.



Ayer, el primero en ingresar al quirófano fue el “Pato”, quien se recupera en una habitación del nosocomio a la espera del alta médica en los próximos días, en tanto que Agustina tras recibir el riñon de su padre se encuentra en Terapia Intensiva donde deberá permanecer por un mes al cuidado de especialistas, como ocurre con los pacientes trasplantados.



Sin dudas que aquel gesto de llevar la publicidad y exponer la campaña del INCUCAI hace más de dos décadas fue un aporte significativo, pero esta acción personal multiplica las esperanzas para quienes están a la espera de un donante para continuar con su vida.