PROVINCIA

La Cámara de la Flota Amarilla acusa a gremios de una “extorsión mafiosa” al Gobierno

La actividad pesquera en la Provincia del Chubut parece no tener descanso”, se titula un comunicado divulgado ayer por la Cámara de la Flota Amarilla de Chubut (CAFACh), la entidad que agrupa a los dueños de este tipo de barcos que operan en Puerto Rawson.

03/07/2018 02:00

2.631

“O es el recurso y su manera errática de protegerlo, o es el clima, o son los barcos y sus siniestros, o son las políticas que no aciertan o son los sindicatos, todos juntos o escalonadamente, o son las exigencias gubernamentales de artículos que no existen en el mercado del país, pero todo se confabula como para despertarse y no saber dónde se está en ese preciso momento y si ese día se podrá trabajar”, agrega el comunicado.

La CAFACh señala, además, que “hemos visto en los últimos días una mecánica de extorsión al Estado provincial a cargo de los sindicatos, medida mafiosa que trae encubierta la solicitud de determinados permisos de pesca que incluso por ellos llegan a tratar a las autoridades pesqueras chubutenses como si fueran empleados del sindicato por su agresión y desplante”, denuncia la Cámara.

“Los sindicatos detrás del ‘amiguismo´ maltratan a las autoridades y lo peor quieren un permiso de pesca aunque para ello se lleven todo el ordenamiento jurídico por delante, tratando de imponer reglas con la excusa de empleados sin materia prima, como si no se supiera que hay meses en los cuales se despacha a la pesca y otros en los que no”, agrega la Cámara.

Según la CAFACh, “un permiso nuevo hoy los dejaría igual que están ahora: sin pesca. A la fecha cualquier empresario con trayectoria tiene pescado en su planta y lo tiene porque paga sus obligaciones. ¿Por qué será que algunos consiguen barcos de hasta Mar del Plata para su aprovisionamiento y otros no lo consiguen?”

Para los empresarios de la Cámara, “un grupo de obreros enrolados en el STIA. ejerce presión para exigir un permiso de pesca de determinada circunstancia. Lo que necesitan las plantas procesadoras es pescado fresco para procesar. No importa qué especie fuere ni cuál sea su fuente de abastecimiento, mientras sea producto de una pesca responsable. Porque cuando un sindicato exige un permiso de pesca no deja de asombrar que alguien pueda dudar que no hayan sido enviados por algún determinado propietario de planta pesquera para beneficio propio”, sospecha la CAFACh.

“Por eso es que ante la aparición de ideas brillantes que sugieren que cada planta debe tener su permiso de pesca, no nos hagamos los distraídos, se refieren a permisos de la Flota Amarilla”.

“Es menester recordar -concluye el comunicado de la Cámara- qué pasó cuando la Legislatura sancionó leyes ex profeso para dar permisos a plantas procesadoras: pues aparecen plantas que traen barcos desde Mar del Plata y que al final terminan pescando para otra empresa que les compra el pescado porque el negocio de esa planta es ‘alquilar el permiso para que la pesca se derive a cualquier otra. Si no, repasemos la historia de esas empresas/plantas beneficiarias de esos permisos: Mar del Chubut SRL, Ecoprom SRL, Conarpesa y Arbumasa”.#