Mafia napolitana ofrece 5.000 euros por la cabeza de "Pocho", el perrito policía

La mafia italiana le puso precio a la cabeza a uno de sus enemigos más tenaces: un perro rastreador de drogas que gracias a su agudo olfato les ha costado millones de euros en drogas. El perrito lleva ese nombre porque su anterior dueño era hincha del Napoli e idolatraba al Ezequiel "Pocho" Lavezzi.

02 NOV 2018 - 20:46

La Camorra, una de las organizaciones criminales más antiguas y más grandes de Italia, ha marcado ahora una recompensa de 5.000 euros para aquel que les lleve la cabeza de “Pocho”, un Jack Russell Terrier de nueve años que trabaja para la policía de Nápoles. Según The Times, el perro lleva ese nombre porque su anterior dueño era hincha del Napoli e idolatraba al Ezequiel "Pocho" Lavezzi, que jugó durante varias temporadas en el equipo italiano y fue muy querido por su hinchada.

El animal pertenecía a un médico que vivía cerca del estadio de fútbol San Paolo, pero fue donado a la policía cuando el dueño se dio cuenta de que su hijo era alérgico a la piel del can. Sus últimos actos heroicos incluyen detectar casi 32 kilogramos de cocaína durante un allanamiento.

Según los informes policiales, Pocho también encontró droga escondida entre la leche en polvo destinada a las mamaderas de los bebés. Se dice que la Camorra le dejó un cebo envenenado, e incluso ha intentado proteger sus depósitos de drogas colocando hembras de Jack Russell Terrier cerca para distraerlo.

Fuente: La Vanguardia

Enterate de las noticias de POLICIALES a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
02 NOV 2018 - 20:46

La Camorra, una de las organizaciones criminales más antiguas y más grandes de Italia, ha marcado ahora una recompensa de 5.000 euros para aquel que les lleve la cabeza de “Pocho”, un Jack Russell Terrier de nueve años que trabaja para la policía de Nápoles. Según The Times, el perro lleva ese nombre porque su anterior dueño era hincha del Napoli e idolatraba al Ezequiel "Pocho" Lavezzi, que jugó durante varias temporadas en el equipo italiano y fue muy querido por su hinchada.

El animal pertenecía a un médico que vivía cerca del estadio de fútbol San Paolo, pero fue donado a la policía cuando el dueño se dio cuenta de que su hijo era alérgico a la piel del can. Sus últimos actos heroicos incluyen detectar casi 32 kilogramos de cocaína durante un allanamiento.

Según los informes policiales, Pocho también encontró droga escondida entre la leche en polvo destinada a las mamaderas de los bebés. Se dice que la Camorra le dejó un cebo envenenado, e incluso ha intentado proteger sus depósitos de drogas colocando hembras de Jack Russell Terrier cerca para distraerlo.

Fuente: La Vanguardia


NOTICIAS RELACIONADAS