PROVINCIA

25 de noviembre, una fecha para recordar


Columna de AMJA Chubut: igualdad en la diversidad.
25/11/2018 02:00

845

Por Patricia Reyes (*)  /  Especial para Jornada

El 25 de noviembre no es un día cualquiera, es una fecha emblemática.
Es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer o Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. Anualmente se evoca para denunciar la violencia que se ejerce sobre las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación.
Fueron los movimientos feministas de Latinoamérica quienes acuñaron esa fecha desde 1981, en honor a las tres hermanas dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal. Ellas eran activistas políticas y fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, de quien eran opositoras en su país, República Dominicana.
En su honor, años más tarde, en 1999 la ONU se sumó a la jornada reivindicativa y declaró cada 25 de noviembre Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
El 7 de febrero del año 2000, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó la Resolución N°54/134 (1999), designando el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer e invitó a gobiernos, organizaciones internacionales y a ONG a tomar manos en el asunto y coordinar actividades todos los años sobre esta fecha, que eleven la conciencia pública en cuanto a esta cuestión.
La violencia contra las mujeres y las niñas es una cuestión global. Constituye una de las violaciones más persistentes de derechos humanos y una amenaza a millones de niñas y mujeres. La violencia contra las mujeres no conoce fronteras sociales, económicas o nacionales, afectan a mujeres de todas las edades, tomando muchas formas, incluyendo violencia física, sexual y psicológica, al igual que abuso económico y explotación sexual. Al menos una de cada tres mujeres en el mundo entero ha sido golpeada, forzada sexualmente o abusada emocionalmente en el curso de su vida, más a menudo por su pareja, según estadísticas mundiales.
En nuestro país, cada 25 de noviembre se realizan actividades de sensibilización y estímulo de la reflexión con perspectiva de género, como forma de promover una vida libre de violencia. Principalmente, se busca informar a la población sobre los alcances de la Ley 26.485, de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en los que desarrollen sus relaciones interpersonales.
La violencia contra las mujeres es un problema estructural que se dirige hacia ellas con el objeto de mantener o incrementar su subordinación al género masculino. El origen del problema se encuentra en la falta de equidad en las relaciones entre hombres y mujeres en los diferentes ámbitos en los que se desarrollan y en la discriminación persistente hacia las mujeres. Este problema afecta a mujeres desde el nacimiento hasta la edad avanzada.
El combate contra la violencia de género tiene una importante dimensión política, y entre las claves para el cambio y la prevención, está la educación y una respuesta adecuada de la justicia que evite la impunidad.
Aunque en la primera década del siglo XXI se avanzó en legislación contra la violencia de género y el feminicidio en el mundo, aún muchos países cuentan con precarias legislaciones al respecto. Ello se visualiza en que su abordaje a través de las políticas públicas no es transversal y resulta insuficiente.
El objetivo es que los Estados asuman las desigualdades de género existentes, lo que se manifiesta en distintos sectores de la vida social. Las políticas públicas refuerzan o aminoran el impacto del género sobre la salud de las mujeres y los hombres y en este sentido, el orden social, el funcionamiento jurídico e institucional. Las políticas y los programas pueden contribuir a una mayor igualdad o mantener e incluso profundizar y construir nuevas desigualdades.
Una forma en que las inequidades de género se producen, está relacionada con las posibilidades que brindan los sistemas políticos, económicos, sanitarios y de seguridad social en cada país para el desarrollo de sus ciudadanos.
Alcanzar la equidad de género implica necesariamente por «transformar las reglas sociales» y los roles que subordinan a la mujer. Todos somos parte de la solución. El derecho a una vida libre de violencia es un Derecho Humano.
En este marco, el 23 de noviembre AMJA Chubut, como parte de la “Jornada Federal contra la Violencia de Género” promovida por la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina, en simultáneo con las demás provincias, realizó un evento sobre la temática, desarrollada por juezas y funcionarias de la Provincia del Chubut. La actividad fue abierta al público en la sede Puerto Madryn de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.
Las hermanas Mirabal llamadas “Las tres mariposas”, nos recuerdan cada año, que hay ideales que trascienden el tiempo, la historia, las nacionalidades y las ideologías.#

(*) Jueza Penal Puerto Madryn. Delegada AMJA Chubut.