PROVINCIA

AMIA: el duro informe de Cimadevilla donde acusa a Macri y Garavano de “encubrir amigos”


Es el documento que el exsenador le presentó al presidente . Habla de una “Unidad Especial de Encubrimiento” y caratula la investigación como “infamia”. Los vínculos del Gobierno de Cambiemos con exfiscales y “Fino” Palacios. Por qué no avanza la investigación sobre el atentado.
27/01/2019 02:00

12.031

Pronto se va a cumplir un año del alejamiento del exsenador Mario Cimadevilla de la Unidad Especial de Investigación AMIA. En marzo de 2018 no hubo una renuncia, ni tampoco un despido. La oficina especialmente creada para ir a fondo con la investigación del atentado más importante en la historia del país, se disolvía y con ello el paso del dirigente radical chubutense por el Gobierno de Mauricio Macri.
Desde allí, hubo acusaciones públicas de Cimadevilla como motivo de su distanciamiento obligado. El principal apuntado fue el ministro de Justicia, Germán Garavano, a quien le indilgó tener intereses creados en la investigación, con amistades con algunos de los fiscales querellados por el Estado. Incluso hubo una denuncia en la Justicia contra el actual funcionario.
Algunos nombres como Eamon Mullen y José Barbaccia, o “Fino” Palacios debieron pasar por los alegatos. Cimadevilla iba a pedir acusarlos a todos, junto con el juez Galeano por haber hecho encubrimiento en la causa. Sin embargo alguien lo frenó, y terminó por detonar el poco avance que pudo haber en la investigación, ya que tampoco nunca se pusieron los medios tecnológicos e investigativos a disposición.
En el informe de disolución de la Unidad Especial de Investigación, Cimadevilla elevó al presidente un documento lapidario, que ahora trascendió. Con duros cuestionamientos. “Agradezco al presidente Macri haberme formalmente encomendado la investigación de este atroz atentado, porque con ello me permitió atisbar la cadena de delitos aberrantes asociados al Estado”. Hasta allí las formalidades, sin rencores.
Luego sigue: “Me dio la oportunidad de organizar y dirigir un minúsculo grupo de abogados e investigadores que priorizaron la búsqueda de la verdad”. Luego la contracara: “Agradezco también al presidente que al disolver la Unidad Especial de Investigación de la CAUSA AMIA me haya dispensando de ser el responsable de cumplir la enorme promesa que hizo ante su primera Asamblea Legislativa. Al menos, agradezco que la Unidad Especial AMIA haya desaparecido sin tener que convertirse en una Unidad Especial de Encubrimiento, cuando ya su Gobierno ni siquiera intentaba fingir que alguna vez hubiera tenido intención de cumplir aquella promesa”. Aquella promesa de Macri ante el Congreso era la de no olvidar “de los argentinos víctimas del terrorismo. Queremos saber qué ocurrió, y por eso también elevamos a rango de Secretaría de Estado la Unidad Especial de Investigación de la causa AMIA”.

“Amigos”

 Entre tantos párrafos también, dejó una frase resonante dirigida directamente hacia el gobierno de Cambiemos. “Frente a crímenes de esta magnitud no hay derecho al secreto, ni al misterio, ni a la preservación de amigos”.
Esto último es lo que pensaba Cimadevilla sobre Garavano y porqué no también sobre Macri. Al ser consultado por el informe que trascendió, lo dejó bien claro: “Yo tenía que elevar los alegatos para acusar por encubrir. Estaban el juez Galeano, fiscales y miembros de la Policía. Yo pedí que la querella del Estado acuse a todos. Pero Garavano no quería. ´Mullen y Barbaccia son amigos, no se los puede acusar´, recordó  Cimadevilla sobre las palabras del ministro de Justicia y las intenciones que tenía en aquel entonces el chubutense.
Aunque las presunciones del exlegislador en el Congreso también incluyeron al propio presidente: “Nunca me lo dijo en persona Macri, pero las diligencias de Garavano tenían una orden. De hecho tampoco querían acusar al “Fino” Palacios, que fue el policía que ayudó con el rescate de Macri cuando había sido secuestrado”.
La opinión más contundente quizás surge de un detalle muy sutil, que trasciende del documento presentado al presidente. El Informe de disolución de la Unidad Especial de Investigación AMIA, lleva en la carátula las siglas INF AMIA. Infamia, que es la visión que le quedó al radical sobre cómo se obró con la causa durante la actual gestión.

Causa frenada

Respecto a la investigación del atentado, Cimadevilla aseguró que todo está “frenado”. Según indicó, hubo dos elementos sobre los que se puntualizó para dar un paso adelante: mayor tecnología para procesar los datos y pruebas y realizar juicios en ausencia, frente a la imposibilidad de traer a los iraníes a declarar al país. Ninguna de las dos ocurrió. Se empantanó.

Vínculo con Estados Unidos

Un segundo elemento, responde a cuestiones vincualdas a la política exterior: “Yo entiendo que la pista iraní es muy débil, pero hay que investigarla. Pero así y todo, tanto Estados Unidos, como Israel prefieren que persista el manto de dudas sobre los iraníes, que realmente se avance a fondo para conocer si realmente tuvieron algo que ver. Y el Gobierno Nacional en esto, se coloca bajo la mirada que tiene Estados Unidos”.

Sentencias

En febrero o marzo de este año finalmente se conocerá la sentencia por parte de la justicia sobre el juicio por encubrimiento que ponía como una de las cabezas al juez Galeano. Seguramente con un sinsabor muy importante para muchos.#


AMIA Cimadevilla Garavano Macri