Esquel: sin novedades por la obra social de Benicio

El bebé debe permanecer conectado a un tubo de oxígeno, y está en riesgo de quedarse sin los aparatos, ya que la obra social de su mamá -Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (OSUTHGRA-, dejó de brindar la cobertura.

Benicio, el bebé de ocho meses, junto a sus padres que esperan de una respuesta concreta.
02 FEB 2019 - 21:11

La complicada situación de salud que atraviesa Benicio, un bebé de Esquel de 8 meses que debe permanecer conectado a un tubo de oxígeno, y está en riesgo de quedarse sin los aparatos, ya que la obra social de su mamá -Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (OSUTHGRA)-, dejó de brindar la cobertura, despertó la preocupación y solidaridad a nivel nacional tras la publicación de Jornada.

Silvia Baeza es la madre del pequeño, y ayer señaló que “aún no tenemos novedades acerca de la cobertura, y los aparatos que aportó la obra social de gastronómicos, en cualquier momento pueden ser retirados, ante la negativa de darle cobertura”.

Con la nota publicada el viernes por este diario, la Defensa Pública se ocupó del caso, y le ofreció la asistencia a la familia. Pero, por el momento no es posible concretar esta intervención, ya que está llevando a cabo actuaciones un abogado que asesora a los padres de Benicio.

En las últimas horas también se conoció el interés de colaborar para buscar una solución a la problemática, el sindicato gastronómico de la localidad rionegrina de El Bolsón. Ayer trataban de comunicarse con Silvia Baeza para manifestarle la decisión de acompañarla en el reclamo por la obra social.

El artículo periodístico, reflejando la enfermedad del bebé y la desesperación de su mamá, también fue replicado en la página de Facebook de FM Tiempo Esquel, y tuvo alcance nacional, dado que varios medios se interesaron en el asunto. Fue compartida la información por más de 1.000 personas, y ya son más de 90 mil las alcanzadas. Muchos dejan mensajes de aliento a la familia y sugieren que se tramite urgente un amparo judicial, para que Benicio no quede sin cobertura.

Las patologías

Silvia Baeza, comentó que su pequeño hijo padece microcefalia, y un problema neurológico que lo hace llorar todo el día, además de una cardiopatía por la que deben operarlo, y una afección pulmonar. La atención es a domicilio por parte de una médica, porque en el Hospital Zonal Esquel “no lo quisieron atender por los problemas que tiene”.

Asimismo la joven mamá indicó que el bebé es asistido con dos concentradores de oxígeno, dos aspiradores y un tubo de oxígeno de manera permanente, ya que es “oxígeno-dependiente”. Con los numerosos inconvenientes, cuando les entregaron los aparatos, les sugirieron que del manejo de los mismos se interiorizaran buscando el manual en Internet. Hasta que se resolvió esta circunstancia, pasaron tres semanas.

La situación de salud es complicada, y agravada por el retiro de la cobertura por parte de la obra social de los gastronómicos a la que está afiliada Silvia. “Un día llamé, y me dijeron que ya no tenía cobertura para mi hijo, sin que me informaran por qué”, lamentó para acotar que a ella si la mantienen en la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (OSUTHGRA).

En su relato, junto al papá del pequeño, señaló que además necesita una silla de postura, y debe disponer de un servicio de enfermera y quinesióloga a domicilio, y medicación para las convulsiones. “Pero –recalcó-, la obra social empezó a poner trabas, hasta que un día me comunicaron que mi hijo no pertenecía más a OSUTHGRA”.

De pronto y sin que ella tomara conocimiento, el niño apareció en el registro de la Obra Social de Empleados de Comercio y Actividades Civiles (OSECAC), y “cuando fui a interiorizarme de la cobertura, me dijeron que no se hacían cargo, y que el padre de mi bebé que es afiliado se hiciera cargo como que él lo incorporó a la obra social, para intentar regresar a la otra obra social. Y el miércoles me transmitieron que se le dio de baja de OSECAC, por lo que se quedó sin ninguna cobertura”.

Benicio también necesita medicación, y la desesperación de la mamá es que si se le termina y no tiene obra social, la salud del niño se agravará.

Las más leídas

Benicio, el bebé de ocho meses, junto a sus padres que esperan de una respuesta concreta.
02 FEB 2019 - 21:11

La complicada situación de salud que atraviesa Benicio, un bebé de Esquel de 8 meses que debe permanecer conectado a un tubo de oxígeno, y está en riesgo de quedarse sin los aparatos, ya que la obra social de su mamá -Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (OSUTHGRA)-, dejó de brindar la cobertura, despertó la preocupación y solidaridad a nivel nacional tras la publicación de Jornada.

Silvia Baeza es la madre del pequeño, y ayer señaló que “aún no tenemos novedades acerca de la cobertura, y los aparatos que aportó la obra social de gastronómicos, en cualquier momento pueden ser retirados, ante la negativa de darle cobertura”.

Con la nota publicada el viernes por este diario, la Defensa Pública se ocupó del caso, y le ofreció la asistencia a la familia. Pero, por el momento no es posible concretar esta intervención, ya que está llevando a cabo actuaciones un abogado que asesora a los padres de Benicio.

En las últimas horas también se conoció el interés de colaborar para buscar una solución a la problemática, el sindicato gastronómico de la localidad rionegrina de El Bolsón. Ayer trataban de comunicarse con Silvia Baeza para manifestarle la decisión de acompañarla en el reclamo por la obra social.

El artículo periodístico, reflejando la enfermedad del bebé y la desesperación de su mamá, también fue replicado en la página de Facebook de FM Tiempo Esquel, y tuvo alcance nacional, dado que varios medios se interesaron en el asunto. Fue compartida la información por más de 1.000 personas, y ya son más de 90 mil las alcanzadas. Muchos dejan mensajes de aliento a la familia y sugieren que se tramite urgente un amparo judicial, para que Benicio no quede sin cobertura.

Las patologías

Silvia Baeza, comentó que su pequeño hijo padece microcefalia, y un problema neurológico que lo hace llorar todo el día, además de una cardiopatía por la que deben operarlo, y una afección pulmonar. La atención es a domicilio por parte de una médica, porque en el Hospital Zonal Esquel “no lo quisieron atender por los problemas que tiene”.

Asimismo la joven mamá indicó que el bebé es asistido con dos concentradores de oxígeno, dos aspiradores y un tubo de oxígeno de manera permanente, ya que es “oxígeno-dependiente”. Con los numerosos inconvenientes, cuando les entregaron los aparatos, les sugirieron que del manejo de los mismos se interiorizaran buscando el manual en Internet. Hasta que se resolvió esta circunstancia, pasaron tres semanas.

La situación de salud es complicada, y agravada por el retiro de la cobertura por parte de la obra social de los gastronómicos a la que está afiliada Silvia. “Un día llamé, y me dijeron que ya no tenía cobertura para mi hijo, sin que me informaran por qué”, lamentó para acotar que a ella si la mantienen en la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (OSUTHGRA).

En su relato, junto al papá del pequeño, señaló que además necesita una silla de postura, y debe disponer de un servicio de enfermera y quinesióloga a domicilio, y medicación para las convulsiones. “Pero –recalcó-, la obra social empezó a poner trabas, hasta que un día me comunicaron que mi hijo no pertenecía más a OSUTHGRA”.

De pronto y sin que ella tomara conocimiento, el niño apareció en el registro de la Obra Social de Empleados de Comercio y Actividades Civiles (OSECAC), y “cuando fui a interiorizarme de la cobertura, me dijeron que no se hacían cargo, y que el padre de mi bebé que es afiliado se hiciera cargo como que él lo incorporó a la obra social, para intentar regresar a la otra obra social. Y el miércoles me transmitieron que se le dio de baja de OSECAC, por lo que se quedó sin ninguna cobertura”.

Benicio también necesita medicación, y la desesperación de la mamá es que si se le termina y no tiene obra social, la salud del niño se agravará.


NOTICIAS RELACIONADAS