PAÍS & MUNDO

Apoyan a Assange ante eventual expulsión de la embajada ecuatoriana


Partidarios del fundador del WikiLeaks, Julian Assange, se concentraron hoy ante la embajada de Ecuador en Londres ante la posibilidad cercana de que sea expulsado de esa sede diplomática, donde reside desde 2012.
05/04/2019 09:57

422

 


   Assange será expulsado dentro de "unas horas o días" del edificio diplomático, según pudo saber el portal WikiLeaks, que en su cuenta de Twitter señaló que lo supo de una alta fuente del Estado ecuatoriano.

   En esta línea, la organización mediática internacional, que publica informes anónimos y documentos filtrados con contenido sensible en materia de interés público, añadió que hay un acuerdo con el Reino Unido para que se proceda a su arresto.

   Algunos simpatizantes del periodista empezaron a congregarse en el exterior de la embajada con pancartas de apoyo, en las que piden que se le permita salir sin miedo a ser detenido.

   Ante el edificio se pudo ver la llegada de una furgoneta portando un cartel con la imagen de Assange amordazado con una bandera de Estados Unidos y un mensaje que rezaba: "Libertad de expresión", informó la agencia de noticias EFE.

   A pesar de la presencia de cámaras de televisión ante el edificio, ubicado en el barrio londinense de Knigthsbridge, el personal de la embajada no ha querido pronunciarse sobre la posible salida de Assange.

   En 2010, WikiLeaks divulgó más de 90.000 documentos clasificados relacionados con acciones militares estadounidenses en Afganistán y cerca de 400.000 documentos secretos sobre la guerra de Irak.

   Ese mismo año comenzó a airear unos 250.000 cables diplomáticos provenientes del Departamento de Estado de Estados Unidos.
WikiLeaks teme que, si Assange sale de la embajada, las autoridades del Reino Unido lo extraditen a Estados Unidos, donde se lo quiere juzgar por las revelaciones de su organización.

   El caso Assange se remonta a 2012, cuando el activista se encontraba bajo arresto domiciliario en Londres por un proceso de extradición a Suecia relacionado con unos cargos de agresión sexual. 

   El australiano violó su libertad bajo fianza y pidió refugio en la embajada de Ecuador en Londres, y el país sudamericano lo aceptó para evitar que sus derechos fueran violados en una posible extradición de Suecia hacia suelo estadounidense.

   En mayo de 2017, la Justicia de Suecia cerró la investigación abierta en 2010 contra el ciberactivista y le retiró todos los cargos ante la imposibilidad de detenerlo e interrogarlo.

   El gobierno británico dijo, de todos modos, que Assange será detenido apenas salga de la embajada en virtud de una orden emitida por un juez luego de que violó su arresto domiciliario en el Reino Unido.

   El informático considera que su caso tiene paralelismo con el de Edward Snowden, el ex empleado de la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU (NSA, siglas en inglés) refugiado en Rusia.

   Durante el gobierno del ex presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien fue el que brindó protección al creador de WikiLeaks, todo marchó bien. Pero tras el ascenso de Lenín Moreno a la presidencia, la relación con ciberactivista se deterioró.

   En octubre pasado, el gobierno de Moreno activó un riguroso protocolo para regular la estadía y permanencia de Assange en la embajada, y que limita los pronunciamientos, las visitas, las comunicaciones y los controles médicos del activista.

   Assange, quien para entonces ya se había nacionalizado ecuatoriano, denunció que el protocolo violaba sus derechos y lo recurrió ante la Justicia de Ecuador, que rechazó su reclamo.
 

 


Ecuador Gran Bretaña Julian Assange Lenín Moreno WikiLeaks