PAÍS & MUNDO

Amnistía Internacional acusa a EEUU por la muerte de 1.600 civiles en Siria


La campaña militar lanzada en 2017 por la coalición liderada por Estados Unidos en la ciudad siria de Al Raqqa, bastión del Estado Islámico (EI), mató a más de 1.600 civiles, una cifra "estremecedora", denunciaron hoy las ONG Amnistía Internacional y Airwars.
25/04/2019 10:40

719

 


   Ambas organizaciones presentaron un sitio web interactivo que documenta las muertes de civiles en esa ciudad norteña, pese a que la coalición continúa "negándolo" y tan solo se responsabiliza de menos del 10% -un total de 159 muertes de inocentes-.

   Tras casi dos años de pesquisas sobre el terreno, la web "Retórica frente a realidad: Cómo 'la campaña aérea más precisa de la historia convirtió Al Raqqa en la ciudad más destruida de los tiempos modernos" es, aseguran, un proyecto de investigación "sin precedentes" y el más completo sobre muertes de civiles en un conflicto moderno.

   Airwars es una ONG que monitorea la guerra aérea internacional lanzada en 2014 contra el EI y sus víctimas civiles.

   AI y Airwars -que documentan bombardeos internacionales en Irak y en Siria- resaltaron que el proyecto "proporciona un recuento gráfico de más de 1.600 vidas perdidas como resultado directo de miles de ataques aéreos estadounidenses, británicos y franceses y decenas de miles con artillería pesada de Estados Unidos".

   Ambas organizaciones instaron a la coalición a "poner fin a casi dos años de negación" con respecto a la "gigante cifra de muertes y destrucción" acometida en esa ciudad siria "un bombardeo cada seis minutos", según aseguró AI en su página web.

   "Muchos de los bombardeos aéreos no fueron precisos y decenas de miles de ataques con artillería pesada fueron indiscriminados, así que no es una sorpresa que hayan matado y herido a tantos cientos de civiles", lamentó Donatella Rovera, asesora de respuestas en situaciones de crisis de AI, citada por la agencia de noticias EFE.

   Para Rovera, los francotiradores y minas convirtieron la ciudad en "una ratonera".

   El director de Airwars, Chris Woods, pidió a la coalición que "investigue a fondo qué salió mal en Al Raqqa y aprenda de las lecciones para evitar infligir ese tremendo sufrimiento a civiles en futuras operaciones militares".

   AI y Airwars realizaron cuatro visitas a esa ciudad siria desde el inicio del conflicto y pasaron unos dos meses investigando sobre el terreno más de 200 lugares que habían sido atacados, entrevistaron a 400 testigos y supervivientes y revisaron 2 millones de fotografías.

   Muchos de los casos equivalen a violaciones de la ley humanitaria internacional, según AI, que instó a la coalición -especialmente a Estados Unidos, Reino Unido y Francia- a ser transparente sobre sus tácticas, medios, métodos de ataque y objetivos, y pidió que tomen precauciones en la planificación y ejecución de sus ataques.
 

 


Amnistía Internacional EE.UU. Siria