SOCIEDAD

Estudiantes de una Escuela de Formación Integral de Trelew harán pasantías laborales en el MEF


Cuatro estudiantes de la Escuela de Formación Integral 506 de Trelew comenzarán este lunes a desarrollar una pasantía laboral en el Museo Egidio Feruglio en el marco de una experiencia inédita para ambas instituciones.
28/04/2019 02:00

874

La novedad la reveló Elizabeth Arnaudo, del MEF, durante una entrevista con el programa Suban el Volumen de FM Tiempo de Trelew, quien adelantó que “desempeñarán distintas tareas”.

“Es la primera vez y estamos felices de concretarlo”, dijo Arnaudo, quien explicó que “los cuatro pasantes estarán asignados a diferentes tareas durante tres meses”, y contó que esta semana “vinieron para conocer el edificio y también a quienes serán sus compañeros”.

Elizabeth Arnaudo, responsable del Departamento de Relaciones Públicas del MEF, reseñó que “La idea es que vayan haciendo diferentes cosas. En principio son dos chicas y dos chicos. Una de ellas estará en recepción, hay otra chica a la que le gusta muchísimo la cocina y va a colaborar allí” mientras que “a uno de los chicos le gusta mucho la tarea de mantenimiento por lo que estará en áreas varias en todo el edificio; y el otro chico se va a ocupar en tareas específicas, con elementos que se necesitan para la colección de fósiles: hay que hacer bolsitas, etiquetas, cajas, todo ese tipo de trabajo mecánico, en el que hay que estar muy concentrado y que nosotros requerimos para guardar los originales en la colección”.

La Escuela 506 de Formación Integral tiene orientación en producción de bienes y servicios orientados al turismo, según contó la docente Emilia Damadio, quien tiene el rol de trabajar en la integración laboral de los estudiantes y que inició los contactos con el MEF.

“Las pasantías –contó Damadio- son para chicos que están por egresar, que están en el último año, sexto de la escuela y la verdad que cuesta, no todo el mundo te abre las puertas” pese a que se trata de “pasantías cortas, que son de aprendizaje, un desafío tanto para los chicos como para quienes acepten o les brinden un espacio, un lugar, como en este caso hizo el MEF”.

La docente narró que “cuando me jugué a ver si se les podía dar un lugar no me imaginé que iba a tener la recepción que tuve, que nos iban a abrir las puertas de esta manera. Los chicos están fascinados, las experiencias de pasantías de ellos, lo que es museos o en espacios turísticos estaban como bastante dormidas, por decirlo de alguna manera”.

En ese línea, recordó que “cuando me tocó este puesto traté de ir lugares en los que los chicos puedan trabajar en bienes y servicios orientados al turismo” y “así empecé a ir uno a uno a ver quién nos daba un lugarcito con tareas en lo que están capacitados”.

“En el MEF nos dijeron de entrada que sí, que querían colaborar, querían visibilizar la discapacidad, querían formar parte de alguna manera de este mundo que es fascinante, que es relindo. Siempre digo que es más lo que recibís que lo que das, en mi caso como docente por ejemplo”, se entusiasmó.

Emilia Damadio se esperanzó con que “quienes se enteren de esto se contacten con la escuela, conmigo” y contó que “no son muchos chicos los que egresan este año, alrededor de 20, y pasantías hay de todo tipo. Desde cursos que tengan que ver con turismo, de capacitaciones, o esto concreto que es trabajo en un lugar como en el museo”.

Explicó que “es un desafío porque también implica que, quienes van a acompañar a nuestros chicos, se tomen su tiempo para capacitarlos” y que “no resulta tan complejo, son cosas puntuales que por ahí pueden hacer y que no requiere mucha supervisión”.

“Esperamos que muchos más imiten este gran gesto del MEF y que los chicos puedan tener pasantías plenas: son tres meses, van totalmente asegurados desde el Ministerio de Educación. Y son tres, cuatro horas, no más que eso por día”, agregó.

“Cada estudiante tiene un potencial distinto” sentenció. “Con Elizabeth (Arnaudo, del MEF) nos reunimos un par de veces, ella se fascinó, la verdad es que le estoy muy agradecida por toda la empatía y por todas las ganas que le puso desde el minuto uno. Nos sentamos a hablar y buscamos el perfil de cada uno para ver qué tarea podía desarrollar”, argumentó.

En ese marco, ejemplificó que “hay chicos nuestros que en algunas actividades específicas son muy meticulosos y lo hacen mejor que nadie. Es cuestión de verlo, de abrir el corazón, de animarse y de probar: si no funciona se cambia, se busca en qué otro lugar podría estar. Pero puedo asegurar que en las pasantías, por lo general, nos va súper bien”.

Volviendo a la experiencia que se avecina, narró que “los chicos estaban fascinados cuando salimos del museo. Una de las chicas de 18 años no conocía el lugar. Estaba feliz. Para ellos es un incentivo enorme. Es saber que pueden hacer algo, que pueden trabajar, que son aceptados”.

Por último invitó a las empresas a sumarse al MEF. “Yo estoy dispuesta a quien quiera interiorizarse, por ahí no para ahora, sino para el segundo cuatrimestre del año. O para ver de qué se trata, o en qué se puede colaborar. O ayudar por ejemplo capacitando: ahora mismo en la escuela estamos buscando a alguien que nos pueda dar un curso de mozo, porque fuimos a lugares en donde nos preguntaban eso, si sabían usar una bandeja. Y honestamente tenemos talleres de cocina, carpintería, mantenimiento, huerta, agricultura, y otros pero no tenemos de mozo. Entonces hasta en eso se puede ayudar, capacitando en cuestiones que tengan que ver con el turismo. Las pasantías son laborales y también educativas”.

“No solo en el turismo, en cualquier trabajo se pueden insertar”, finalizó.#


Estudiantes MEF Trelew