PROVINCIA

Editorial / Lo que el viento se llevó y se seguirá llevando si no hay políticas claras


Leé La Columna del Domingo, el tradicional análisis de la edición impresa de Jornada.
19/05/2019 02:00

1.997

No deben quedar dudas: la generación de energía eólica en Chubut y el resto de la región patagónica es clave, hay que seguir impulsándola como a cualquier otra actividad económica y defendiéndola por el aporte de “energía limpia” que realiza al sistema eléctrico, al reemplazar la generación térmica que, además de “sucia”, tiene un alto costo.

Desarrollar las bases de esta industria incipiente también tiene relevancia en el caso de Chubut porque es una manera de abrir el juego a una matriz productiva que hoy está casi monopolizada por el petróleo.

Dicho esto, lo que no se puede evitar afirmar es que lo que se ha hecho en Chubut en estos últimos años alrededor del negocio de la energía eólica es un verdadero espanto. Con los dos últimos gobiernos nacionales empujando las licitaciones de parques eólicos para beneficio propio y el de grandes jugadores del sector (arrancó con Cristina Kirchner pero se profundizó con Mauricio Macri, que además tiene intereses empresarios familiares en juego), tampoco hubo una contención política de ningún gobierno local para ponerle límites a un negocio que se hace dentro territorio provincial, con un recurso que abunda en la región, que tiene un impacto ambiental, sonoro y visual, pero que deja apenas migajas al Estado chubutense.

El jueves pasado, por primera vez en mucho tiempo, varios actores centrales de toda esta historia se pusieron de acuerdo para ir con una postura común a defender los intereses de todos los chubutenses.

En una Audiencia Pública convocada por el Estado nacional y realizada en Puerto Madryn para analizar el otorgamiento de un “Certificado de Conveniencia y Necesidad Pública para la Ampliación de la Capacidad de Transporte”, el municipio local, el Sindicato Regional de Luz y Fuerza de la Patagonia, la Federación de Cooperativas de Chubut (FEChCoop) y el titular de la empresa provincial de Servicios Púbicos de Santa Cruz, Lucio Tamburo, levantaron la voz ante funcionarios nacionales y representantes empresarios que pensaban cumplir con la burocracia de la audiencia como quien arrea los chanchos para el chiquero.

Sin embargo, el intendente Ricardo Sastre; el líder gremial Héctor González; el ingeniero Osvaldo Schanz (FEChCoop); y el propio Tamburo, dejaron en claro que tanto en Chubut como en Santa Cruz comenzarán a defenderse los intereses de sus ciudadanos como nunca antes se hizo.

El objetivo de la Audiencia Pública era avanzar con una obra que costará 42,8 millones de dólares que pondrá el Estado nacional (o sea, todos los ciudadanos) pero que sólo beneficiará a las empresas operadoras de los parques eólicos inaugurados y por inaugurar en la zona cercana a Puerto Madryn.

Se trata –según los especialistas- del nodo eléctrico más importante de la región que, paradójicamente, no prevé una “bajada” de la esa energía para alimentar a Puerto Madryn y su zona de influencia.

Según expuso el ingeniero Schanz, la ciudad portuaria se encuentra abastecida irregularmente desde hace más de 40 años desde celdas de servicios auxiliares ubicado dentro de planta privada. En la audiencia se recordó que hace pocos años la ciudad se quedó sin energía durante 23 horas “y esto puede volver a ocurrir en mayor magnitud”, alertó el especialista, quien fue contundente en su análisis: “La ciudad tiene un suministro deficiente, endeble y debe ser resuelto.”

Esta paradoja de construir un nodo de la magnitud del que se va a hacer y no prever la alimentación de la ciudad cercana es una falta de planificación e intervención del Estado.

La línea que está siendo construida al sólo efecto de sacar energía, llevarla hasta la estación de Puerto Madryn de la empresa Transener, será usada sólo por un generador y luego cargada como costos de los usuarios del sistema patagónico. ¿No se entendió? Va de nuevo: se construye una central con plata de los patagónicos, la usarán los privados y ni siquiera contemplan darle algo de esa energía a Puerto Madryn.

¿Hasta cuándo este Estado nacional va a seguir esquilmando a los chubutenses sin que ningún Poder Ejecutivo provincial les pare la mano? #


Energía Eólica intereses familiares Macri Viento