PROVINCIA

La diputada Torres Otarola contra Bowen por la denuncia por presunto acoso sexual


Criticó a grupos feministas por ignorar a la joven que denunció al intendente.
31/05/2019 02:00

6.594

Pamela Matamala, la exsecretaria privada del intendente de Dolavon, Dante Bowen, que lo denunció ante la Justicia por acoso e intento de abuso, fue recibida por la diputada provincial Cecilia Torres Otarola, quien no sólo le brindó contención personal sino que inició una campaña a través las redes sociales, en donde se visibiliza la denuncia y se expresan muestras de apoyo a la joven valletana.

La legisladora dijo que lo hizo para ayudar a la joven porque veía “destrato y abandono”, inclusive de “grupos feministas”. Para Torres Otarola se mezcló la cuestión partidaria en una denuncia que no está vinculada a las próximas elecciones.

Según la diputada, las mujeres “no se han comportado con nosotras como con el resto. Hubo agresiones hacia mí, tildándome de que si soy feminista arcionista o de Chubut al Frente carezco de sororidad de parte de ellas”.

“Hay un sector dentro del feminismo que está arraigado por el sector de la oposición y lo están tratando de generar políticamente. Pero la denuncia de Pamela fue en diciembre de 2018, cuando ni se hablaba de candidatos”.

Torres Otarola agregó “llama la atención el silencio y las publicaciones del entorno del denunciado, inclusive de su esposa –Rosario Nervi, funcionaria dolavense y precandidata a diputada provincial por el Frente Patriótico-, donde habla de no ser punitivista. En otros momentos esta señora acompañó estas posturas y lo dejó graficado en sus redes sociales, en otros contextos con gente de Trelew, otros casos de la misma índole, salvo que ahora es el marido. Me llama la atención porque la violencia de género trasciende los credos y la política”, cuestionó Torres Otarola.

Según relató la legisladora, la joven denunciante es oriunda de Dolavon pero debió dejar la localidad. “Al ser una localidad muy pequeña complica porque la mirada del otro es mucho más directa y cruenta. Lo vemos en pequeñas localidades donde los patriarcas o las personas que tienen ejes de poder ya sea económico o institucional, marcan el ritmo de una localidad y de sus habitantes”.

“Ella estaba en un trabajo donde hoy sabemos que, para cualquier persona de cualquier edad, tenerlo es una necesidad básica. Era su única fuente de ingreso y renuncia a su pan de cada día por esta situación. Se va con cero pesos, a estar sin nada, porque no soporta esto. No es que salió y tenía con que solventarse. Estuvo a la buena de Dios respecto a un sustento económico”, afirmó en este sentido la legisladora.

Según consta en la presentación del 12 de diciembre de 2018 en la Fiscalía de Trelew, desde enero de 2016 hasta enero de 2018, Matamala trabajó en la Municipalidad de Dolavon. “Alrededor de octubre de 2016 comenzó una situación de acoso de parte de Bowen. Me perseguía, estaba obsesionado. Intentó abusar en una oportunidad. Comenzó un hostigamiento relacionado con que yo le decía que no. Empezaba con comentarios a la mañana, me hacía quedarme sola con él, llevarle el desayuno. Levantaba la música, cerraba las cortinas para que no se viera que estaba conmigo, lo que me dejaba completamente indefensa”.

Según su denuncia, “siempre hacía comentarios sobre cómo me vestía, sobre mis fotos en las redes, preguntaba si yo estaba en pareja, hacía comentarios como ´Tenés la cinturita de una de quince, estás muy bien´. También que era atrevida, que lo estaba provocando. Yo evitaba usar polleras, usar escotes. Desde un primer momento me di cuenta que estaba mal, que él tenía poder sobre mi porque era mi jefe, pero siempre me dio vergüenza contarlo”.

La denuncia está en manos del fiscal de Trelew Arnaldo Maza, quien la semana pasada admitió ante Jornada que existe una denuncia en contra de Bowen pero que como se trata de un hecho de “instancia privada”, se excusaba de dar precisiones debido al proceso en el que se encuentra la investigación, que por ahora sólo incluyó el relevamiento de pruebas.


acoso Bowen denuncia grupos feministas Torres Otarola