SOCIEDAD

El Bolsón muestra al país su trabajo en salud mental


Con un extenso historial de trabajo “para la inclusión social de personas que padecen sufrimiento mental”, el hospital local mostró a los funcionarios nacionales los distintos dispositivos que se encuentran desplegados en toda la localidad.
13/06/2019 02:00

685

Cambio de paradigmas, hoy hay más de diez mil personas en el país en hospitales psiquiátricos, que están por causas sociales y necesitamos trabajar para que no vivan más en un hospital y lo hagan en la comunidad con los cuidados necesarios e internaciones breves, en caso de ser necesario, en un hospital general”, destacó el director nacional de Salud Mental, Luciano Grasso, quien visitó esta semana El Bolsón, convocado por la experiencia desarrollada en el tema durante los últimos años en esta la ciudad de la Comarca Andina.

En detalle, se trata del Hogar de Tránsito, el SUM (espacio recreativo-cultural), y los proyectos de panificación “Trigo” y confitería La Torre, estructuras intermedias “en los que se despliegan estrategias que otorgan progresiva autonomía a las personas que atraviesan una crisis o se encuentran en rehabilitación”, se explicó.

Grasso compartió inicialmente una reunión de trabajo en el nosocomio con todo el servicio de Salud Mental, referentes de la coordinación provincial y la secretaria de Relaciones Institucionales del Ministerio de Salud de Río Negro, Mercedes Ibero. Posteriormente, la comitiva recorrió los emprendimientos, donde se fundamentó que “el denominador común de estos dispositivos es desarrollar la autonomía personal y acompañar en la inclusión social, familiar y laboral de las personas que padecen sufrimiento mental”.

Cabe recordar que Río Negro cuenta con 32 servicios de Salud Mental desplegados en los hospitales, 20 dispositivos intermedios y cinco empresas sociales, en los que se desarrollan con los usuarios actividades culturales, talleres recreativos y otras actividades.

Grasso reconoció a la provincia “como pionera en el trabajo de integración de las personas que padecen sufrimiento mental, a través del abordaje de la salud mental más allá de las patologías, desde una mirada comunitaria”.

Proyecto Trigo

En coincidencia, la semana pasada, el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación acordó un subsidio de $ 443.858 para adquirir un horno convector, sobadora, amasadora, batidora planetaria, freezer, cocina industrial, campana extractora, dos balanzas, exhibidora vertical y termoselladora, entre otros elementos, para la producción de pan por parte de los integrantes del “Proyecto Trigo”, destinado a las escuelas rurales y merenderos de los barrios de la ciudad y adquiridos por el municipio y el Estado provincial a menor costo.

El mismo grupo cuenta con el espacio comercial La Torre, donde se ofrece al público la venta libre de pan y facturas, que también se pueden saborear en la cafetería.

La cooperativa Proyecto Trigo es un emprendimiento nacido hace más de cinco años en El Bolsón, impulsado por operadores y profesionales del servicio de Salud Mental del hospital, al que fueron integrando productores, entidades, organismos e instituciones educativas. Precisamente, uno de los objetivos es fomentar la siembra y cosecha de trigo en zonas rurales de la comarca, para la producción de harina en origen que permita la elaboración de panificados.

Analía Broide

En el ámbito regional, se reconoce a la psiquiatra Analía Broide (fallecida en 2009), como la precursora del programa de desmanicomialización en la provincia de Río Negro, a través de la inserción social de personas con sufrimiento mental.

Broide “estuvo en la primera línea entre quienes afrontaron el desafío de hacer comprender a la comunidad que el encierro y la segregación no son la única respuesta posible ante la enfermedad mental”, recordaron. Así, trabajadores de otras áreas de los hospitales, familiares de usuarios, referentes de otras instituciones, “pudieron entender -escuchando sus palabras y observando su ejemplo- qué era la Salud Mental Comunitaria. No se limitó al ámbito hospitalario, sino que también impulsó la creación de empresas sociales, el Hogar de Tránsito y otros dispositivos comunitarios para la reinserción social de las personas con sufrimiento mental”.

Dicha profesional llegó a El Bolsón en 1978 y comenzó a trabajar en el hospital en el servicio de Ginecología. Ya tenía su título de psiquiatra, pero no había en la localidad un área de Salud Mental. “Fuera de horario y por iniciativa propia, comenzó a trabajar en Salud Mental y así quedó a la vista la gran necesidad de atención en el tema. Así, algunos años después, se creó el Servicio de Salud Mental de El Bolsón, del cual fue su fundadora y jefa hasta su deceso”.

Con el correr de los años, se fueron incorporando al servicio otros trabajadores de distintas disciplinas (psicólogos, médicos, operadores de Salud mental y el coordinador de Grupos Institucionales de Alcoholismo), entre otros.


El Bolsón inclusión social salud mental