PROVINCIA

Drogas y delito: el presidente del Colegio de Farmacéuticos dijo que no hay venta irregular

Tras los dichos de Massoni sobre la circulación de medicamento.

15/07/2019 02:00

Molina y sus explicaciones.

1.885

El Colegio de Farmacéuticos de Chubut tomó distancia de los dichos del ministro coordinador Federico Massoni sobre la circulación de drogas tales como Alplax o Clonazepán con incidencia en delitos violentos. Eduardo Molina, presidente del Colegio, aseguró que en Chubut no hay anomalía en la venta de drogas como las nombradas, que contienen Alprazolam. Dijo que cuando la receta llega a la farmacia hay un estricto control y el farmacéutico está obligado a denunciar anomalías.

“Tenemos hasta un grupo de WhatsApp y comunicación con el Valle, Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia si detectamos problemas”, graficó.

Massoni había aseguró tras la muerte en Comodoro de una anciana por presunto exceso de Clonazepán que “es un medicamento extremadamente fuerte y vemos que hay libertad de comercialización que no debería existir porque muchos jóvenes lo utilizan para intoxicarse”.

Consultado, Molina reiteró que las farmacias tienen un estricto control a nivel provincial y nacional. “Nación controla por intermedio de la ANMAT como el Ministerio de Salud controla a todas las farmacias de Chubut. A su vez, el Colegio es una entidad paraestatal que hace controles internos”.

También rige una legislación nacional estricta. “La provincial fue vetada parcialmente por el actual gobernador e impidió que se regulara este tipo de venta. Nos regimos por una ley muy antigua, de la época de Juan Carlos Onganía. En esa misma ley, las drogas y ventas bajo receta tienen distintos listados: 1, 2, 3 y 4. En el caso del Clonazepán, Alplax y Alprazolan, por ejemplo, están dentro del 4. Los requisitos son de receta con médico autorizado. Lo exigimos con un sello y le pedimos a la persona que ponga sus datos”.

Molina garantizó desde el Colegio que “en las farmacias de Chubut, exclusivamente, exigimos las recetas. No hubo problemas durante muchos años en con ventas fraudulentas. Advertimos que en el caso que la persona compre este tipo de medicación sin receta está cometiendo un delito. Ya sea quien lo compre como quien lo vende. No tenemos antecedentes. Habrá habido alguno en forma excepcional. Los controles son propios. Cuando se tiene que dispensar este tipo de medicamento y el farmacéutico no lo hace bajo la ley, está expuesto a quedarse sin título y queda a disposición de la justicia”, advirtió.

En cuanto a estadísticas de venta de este tipo de drogas, aclaró que los porcentajes van “de acuerdo al perfil de cada farmacia en cuanto a su clientela. Ese tipo de medicación, a determinada edad se empieza a consumir y siempre por prescripción médica. Es el médico quien receta y determina si el individuo puede tomar. No tenemos grandes consumos de este tipo de medicación”, reiteró.

Si alguien comete el delito de conseguir una prescripción médica por fuera del proceso legal, escapa a la responsabilidad del farmacéutico. Es decir, si la receta está bien formulada, la farmacia debe expender la medicación. “El responsable de la prescripción es el médico. El farmacéutico de acuerdo a su criterio puede rechazar una receta si se contrapone o está por arriba de la prescripción de otro médico para esa misma persona. Si está tomando otro medicamento recetado por otro médico y le recetan por ejemplo Clonazepán y hay interacción, el farmacéutico puede impedirlo. No podemos negarnos a vender el medicamento si la receta está elaborada bien. Tenemos la obligación de denunciar si esa receta es anómala”, reveló.

Respecto al secuestro de medicación del que Massoni habló públicamente, Molina recomendó investigar su origen. “Se puede adquirir en un mercado irregular. Nuestro control es muy estricto. Las farmacias tienen todo documentado. Hay seguramente mercados negros. Pero en Chubut no tuvimos esos inconvenientes. Se ve mucho en provincias del norte donde el robo a farmacias es habitual y cuantioso”.

El presidente del Colegio aclaró sobre el Clonazepán que no es una medicación que excita. “No activa a la persona. Hay otro tipo de medicación en que sí se siente exultante y se puede cometer algún delito”. Ese tipo de medicamento “es bastante común en determinada edad. Depende del conjunto de pacientes que recibe cada farmacia. Nosotros tenemos mucha clientela de PAMI. Ayuda a personas a dormir mejor con prescripción con receta archivada para la inspección de Salud Pública”.