PROVINCIA

La energía en la Comarca Andina otra vez en terapia intensiva


Otro prolongado corte de energía que afectó al noroeste del Chubut y la zona sur de El Bolsón ayer a la madrugada trajo nuevamente el enojo de vastos sectores comunitarios.
30/07/2019 02:00

1.375

Cabe recordar que hace 10 días, con el temporal de nieve, la luz estuvo cortada durante 30 horas.

Según explicó ayer el subjefe de la Delegación de Servicios Públicos, Mauro Palma, la interrupción del servicio “ocurrió otra vez por la falta de poda en las líneas. En este caso, no fue tan grave porque una rama afectó primero a la línea de 33 Kv que pasa por Las Golondrinas y luego detectamos un aislador pinchado que generó una retención y una descarga a tierra. Lo cierto es que a las dos de la mañana no podemos salir a recorrer el tendido eléctrico, ya que no contamos con los elementos de seguridad indispensables”.

En respuesta a los fondos anunciados durante el verano pasado por el gobernador Mariano Arcioni para que los municipios de Lago Puelo, El Hoyo, Epuyén y Cholila desarrollen las tareas de poda preventiva, indicó que “nunca entró un peso”.

No obstante, valoró que “estamos muy agradecidos con el intendente Antonio Reato (Epuyén), quien decidió por su cuenta y con recursos propios el aporte de siete operarios para hacer trabajos en un sector del bosque quemado en El Coihue”, donde son recurrentes los cortes cada vez que nieva o corre viento.

Desde su óptica, “lo que se firmó fueron compromisos escritos, papeles; pero en la práctica nada en concreto. Ninguno de los intendentes recibió fondos para la poda, que es fundamental porque hoy el 90% de los cortes que sufre el noroeste chubutense es por ese motivo”, reiteró.

“En un plan que se tiene que hacer durante todo el año –agregó- y tienen que intervenir varias instituciones: Bosques, las comunas y Servicios Públicos para verificar que los trabajos se hacen como corresponde”.

Insistió enseguida con que “la solución de fondo es mucho dinero para hacer las inversiones necesarias. Estamos en una situación de gravedad terminal que no se arregla con estas medidas paliativas”, como la compra de dos transformadores de 7,5 MW para la subestación Las Golondrinas, con los que “se brindará mayor estabilidad en la tensión, ya que hoy está funcionando uno de 3,5 MW” (hoy en proceso de fabricación).

En referencia al cumplimiento de los acuerdos entre Chubut y Río Negro, mediante los cuales la provincia vecina debía construir una nueva doble terna para satisfacer la demanda de distribución regional, Palma graficó que “hasta ahora, el espíritu rionegrino hacia los chubutenses lo han visto reflejado con la atención en los hospitales, lo mismo pasa con los servicios públicos. Su mirada es sacarnos lo que más puedan sin poner un peso, más allá de que es su obligación y el compromiso de años, que nunca plasmaron en obras”.

Al respecto, recordó que “en la gran nevada de la semana pasada, uno de los problemas más graves que tuvimos –después de haber despejado más de 50 árboles caídos sobre las líneas-, fue que no pudimos restablecer el servicio porque uno de los interruptores que está en El Coihue se bloqueó. Es material de más de 40 años de antigüedad y consecuencia de los requechos que utilizó la provincia vecina para construir esa subestación”.

Un caos

“Hoy el sistema eléctrico es un caos. En este marco, es imposible pensar en desarrollar el turismo o la producción”, reflejó Mauro Palma.

“Me da vergüenza tener que decir las mismas cosas que hace tres o cuatro años, porque los reclamos son los mismos y no hubo avances. La sinceridad generalmente me juega en contra, pero estoy obligado a decir la verdad a la gente porque también soy un vecino de la comarca, los hechos hablan por sí solos”, remarcó.

Con todo, puso a salvo “la gestión del ministro de Infraestructura, Gustavo Aguilera, y del subsecretario de Servicios Públicos, Sergio Ramón, ambos muy expeditivos, fueron un cambio importante para nuestro sector”.

En cambio, sobre el rol del gobernador, dijo que “parece estar mal asesorado por gente que no entiende la realidad de lo que está pasando en esta zona. Desde el gremio de Luz y Fuerza hemos hecho un aporte significativo de ideas y proyectos para revertir esta situación, pero si no bajan dinero y hay un cambio profundo en las políticas, no tenemos futuro”, puntualizó.

En referencia a “la pasividad” observada en la región a la hora de reclamar, Palma recordó “la vez que se unieron los vecinos autoconvocados de Lago Puelo. Para nosotros fue un gran apoyo y vimos con optimismo que la gente comenzaba a despertar. Todos nos merecemos otra calidad de servicios públicos”.


Comarca Andina energía Nuevo corte terapia intensiva