PROVINCIA

Ongarato se enojó por niños que cantaron en contra de Macri y los comparó con el “nazismo”


Insólita crítica por un episodio en una copa de leche en Esquel.
07/08/2019 02:00

1.017

El intendente de Esquel, Sergio Ongarato (Cambiemos), desató una polémica al postear en su cuenta de Twitter varios comentarios sobre un hecho ocurrido en una sede vecinal en la que se sirve una copa de leche para decenas de chicos pobres de la ciudad, que trascendió a través de un video.

Según el jefe comunal, en ese marco un grupo de chicos entonó cantos y consignas contra el presidente Mauricio Macri y Ongarato no tuvo mejor idea que comparar esa situación con el “nazismo”.

El video se grabó en un merendero comunitario que de lunes a sábados, en la sede vecinal del Barrio Cañadón de Bórquez, sirven la “Copa de Doña Rita”. En las imágenes se puede apreciar a los chicos que están tomando su merienda cantando “Vamos a volver” y también “Macri gato”.

“Mi más absoluto repudio a la utilización de la sede de una junta vecinal municipal para inducir a niños que reciben una copa de leche a entonar cantos y consignas en contra del Presidente de la Nación”, escribió el intendente.

Y siguió su prédica: “Esta práctica colisiona con la declaración universal de los derechos del niño que expresa que el niño debe ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos y hermandad universal. Esta otra muestra más de la manipulación política de los niños en contra del Gobierno nacional con la excusa de una taza de leche”, disparó Ongarato.

Para terminar con una comparación que muchos consideran exagerada y ofensiva: “Es la muestra del adoctrinamiento para la violencia política, el escrache, la intolerancia y el relato de una verdad a la medida de ellos. Estas cosas pasaron hace 70 años en la Alemania nazi y hace mucho menos en la Venezuela de hoy. Los resultados los conocemos. El próximo domingo, está en tus manos que estas cosas dejen de pasar en nuestro país”, terminó en tono de campaña el intendente de Esquel. Luego agregó que se había violado la ordenanza que no permite actividades político-partidarias dentro de una Junta Vecinal.

El video en cuestión lo grabó y posteó el 2 de julio Solange Kerbage, joven que colabora en el funcionamiento del merendero junto a otros vecinos, y da clases de danzas árabes en la sede vecinal. Una concejal electa de Cambiemos, Karina Otero, capturó el material y lo difundió con críticas y repudio al presunto “adoctrinamiento” de los niños.

“Sol” Kerbage dijo en FM Tiempo Esquel que al video lo levanta el intendente “y lo pone en su muro de Facebook, expresando su repudio y haciendo un paralelismo con el nazismo”.

A la profesora le sorprendió que hayan tomado un video viejo, y explico que los cánticos surgieron de manera espontánea porque “a veces nos gana la pasión; nadie obliga a nadie a hacer nada; los pibes son libres de todo, eligen a qué taller asistir en la sede vecinal, y los padres confían en nosotros; jamás recibimos una crítica y por el contrario colaboran o nosotros con ellos, en conjunto con la Junta Vecinal”.

A las actividades y merendero concurren chicos de 4 a 16 años. “Ellos más que nadie saben que están ahí porque no tienen la comida en su casa. Nadie obliga a nadie a repetir nada. No fue mi intención hacer sentir mal a nadie con cuestiones política-partidarias”.

La joven planteó que tiene su postura política pública vinculada al peronismo pero en los tres años que llevan adelante el merendero ningún partido los ayuda. Es todo a pulmón con la colaboración de vecinos y comerciantes. Incluso trabajan en la sede barrial antes que la actual conducción de la Vecinal.

Al merendero van más de 30 chicos todos los días, que reciben la merienda a veces en dos tandas. Les dan clases de zumba, practican fútbol y danzas árabes que se logró que sea Profesorado, entre otras propuestas. “Como no va a doler que minimicen todo eso, por un video de algo que fue un error del momento, y pido disculpas. Pero pido por favor que no se minimicen el espacio ni la causa”. Invitó a toda la comunidad a visitar la sede vecinal para que observen cómo se trabaja.

En cuanto a la actitud de los padres, “Sol” aseguró que no dijeron nada y hubo madres que dan el total apoyo. “Están disgustadas porque involucran no sólo a mí con prejuicios, sino a muchas personas que trabajan en la sede”.

Recalcó que esta situación no la hará retroceder. “Vamos a seguir trabajando, e invito a Ongarato y a Otero, o les voy a mandar una carta de invitación, para que se acerquen a ver cómo trabajamos y a colaborar, porque nunca se acercaron a nuestro espacio”.

Sobre la comparación con el nazismo, la joven protagonista del episodio afirmó que “fue duro; yo tengo mi familia, mi entorno, y la verdad que me pareció muy bajo”. Llamó a trabajar en conjunto para sacar a la gente del hambre.


copa de leche Esquel Insólita crítica Ongarato