ECONOMÍA

Aceleran con las viviendas a punto de terminar y los nuevos proyectos tendrán mayor demora


Desde el Instituto Provincial de la Vivienda esperan concluir para este año alrededor de 600 viviendas, una gran parte ubicadas en Comodoro Rivadavia. Ante la crisis que atraviesa la provincia, darán prioridad a las casas de gran avance y avanzarán a menor ritmo aquellas que estén en proceso de inicio.
18/08/2019 02:00

958

La crisis económica también incide en el sector de la construcción. Por un doble problema que parte de la financiación conjunta entre el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) y el Gobierno Nacional. Esta relación es 70/30 donde predomina el apoyo económico del Poder Central, aunque pocas veces termina de cumplirse en estos términos.

A nivel local hubo un importante encuentro con las constructoras e incluso con el sector gremial para reprogramar lo que vendrá en el resto del año. La definición fue la de bajar el ritmo de ejecución para hacer durar más los fondos y mantener mano de obra ocupada, con todo lo que ello implica.

La decisión es ir a fondo con aquellos planes de vivienda que están en un avance del 80% o más, y pisar todos aquellas que deben licitarse, tienen un bajo nivel de ejecución o recién están comenzando con la construcción. El objetivo que se traza el Gobierno Provincial es entregar este año un total de 600 viviendas. Una meta ambiciosa en el actual contexto, aunque una gran parte está en Comodoro Rivadavia, donde faltan detalles para concluir.

Por otra parte, mediante convenio con el Gobierno Nacional se han reactivado los programas de demanda libre donde no intervienen las asociaciones intermedias (gremios) y se llega directamente a cubrir el déficit habitacional para las familias menos pudientes, que son seleccionadas a partir de cobrar dos salarios mínimos vital y móviles, es decir un total de 25 mil pesos. En base a ello, poner una cuota que no supere el 20 por ciento del haber. En este caso los $ 5.000.

Ivana Papaiani, gerente general del IPV sostuvo que “actualmente tenemos 1.800 viviendas con distintos tipos de financiamiento. Este año pudimos reactivar financiamiento compartido con Nación para la demanda libre que nos interesa en cuantía. No es lo mismo acceder un plan de vivienda cofinanciado con una entidad intermedia que por demanda libre que son muchos los requerimientos”. Aclaró que “también en cuanto a las obras delegadas de los municipios se ha podido reactivar la obra pública en las comunas rurales y municipios más chicos”.

Respecto al actual escenario económico y el replanteo sobre el programa habitacional, la funcionaria explicó que “la idea es aquellas que tienen una base significativa que no bajen el ritmo de obra, porque he recibido vecinos del barrio Suteaga que están expectantes a salir del alquiler y con las empresas readecuar los planes de trabajo, pero no detener el avance y resolver esas necesidades”.

Detalló que “esas viviendas de mayor avance van a poder certificar más avances que aquellas de menor avance o que recién comienzan. Pero las de 80% de ejecución o más tendrán una mayor activación de la obra para la conclusión de las mismas”.

Sobre la entrega este año, Papaiani referenció que “en Comodoro Rivadavia hay un importante grado de avance con 460 viviendas que han tenido aparejado el tema climatológico, y de acá a fin de año serán entregadas y en el Valle otras 250 para entregar. En Esquel donde estamos trabajando en un plan de viviendas de 71 de demanda libre, la mitad serán entregadas. Prevemos entregar alrededor de 600 viviendas para fin de año. Y en lo que va de nuestra gestión ya hemos entregado más de 1.000 viviendas”.

Aclaró asimismo que “llevamos hechas 8 aperturas de licitaciones nuevas para estos planes sociales de demanda libre en distintos puntos de la provincia. Abrimos en Telsen, Gualjaina, viviendas financiadas por Nación en Trevelin”.

De acuerdo con la Secretaría de Vivienda de la Nación, en Chubut desde el 2016 hasta 2019 se construyeron 2.212 viviendas. Así se distribuyeron: 374 en 2016, 403 en 2017, 1.254 para 2018 y otras 181 proyectadas dentro de este año.

Morosisdad

Frente al actual contexto económico una de las grandes preocupaciones para las autoridades del Instituto de la Vivienda es la morosidad. En los últimos meses se han lanzado diferente planes de pago para regularizar deudas y también se ha modificado el nivel de las cuotas para obtener un mayor ingreso.

Otra modalidad

Se optó por otro tipo de modalidad, ya que previamente de diez créditos que se otorgaban se recuperaba uno. Por ello consideran que con la actualización de tasaciones de las viviendas en morosidad permite que se sigan haciendo más casas, de lo contrario no habría financiamiento.

Hoy para un barrio que fue entregado se cobra a través del sistema UVI y una cuota promedio están en torno a los $ 8.000 de acuerdo a la información oficial.

Y en caso de exceder el 25% de los ingresos de la familia beneficiaria, se activan diferentes mecanismos de la cartera social para lograr algún tipo de refinanciamiento que permita seguir adelante.

Cerca de un 35% de los beneficiarios del IPV sigue siendo moroso. Se han puesto fechas límites para la regularización bajo el apercibimiento de caer en el Veraz, aunque los últimos meses se ha pospuesta la fecha sistemáticamente.


Crisis ipv Viviendas