PROVINCIA

“Amigo, casi un millón en dos meses de trabajo, éxito total, comprá champagne para descorchar”


Durante más de dos horas y media, Marcelo Figueredo, perito del Ministerio Público Fiscal, reprodujo audios y proyectó en una pantalla de la Oficina Judicial de Rawson centenares de charlas de WhatsApp entre los 12 imputados de El Embrujo.
30/08/2019 02:00

6.316

Repasó 3 de los 19 secuestros de los fiscales Omar Rodríguez y Alex Wiliams. Como todos estaban cansados en la sala, el tribunal decidió completar el testimonio el martes a las 8.30. Serán no menos de 5 horas.

Se peritaron 30 celulares y 70 tarjetas de memoria, pen drive, notebooks, DVR y computadoras de escritorio. “Se trabajó con un volumen de información impresionante porque por ejemplo, en una sola computadora hallamos más de 2 millones de registros”. Para los celulares se usaron equipos israelíes. “Los mejores del mundo para extraer información sin alterar la evidencia”, explicó. Los imputados borraron la mayoría de las charlas pero la tecnología las recuperó.

La primera parte incluyó diálogos del grupo pidiendo, esperando y acatando órdenes de Diego Correa. Desde compras de materiales de construcción pasando por contrataciones, pago de impuestos y gestiones con funcionarios del Gobierno de Mario Das Neves.

“Diego, llamé de nuevo y ahora me dicen que el precio de los baños que me pasaron son más IVA. Se quedan sin arena hoy en la obra”, le escribe por ejemplo Jorge Godoy. O de Enrique Beltrán, el constructor: “Hola Diego, perdoná que te pregunte cuándo va a estar la plata, estoy atrasado con la gente”.

Un texto de Juan Carlos “Tato” Ramón para Correa causó murmullos: “Amigo, casi un millón en dos meses de trabajo, éxito total. El lunes sello la orden de compra y la otra semana cobramos el anticipo. Comprá champagne para descorchar, Cristal si puede ser”. En otro mensaje a “Tato”, Correa advierte: “Entró un solo pago y con eso no muevo ni el picaporte del portón” y luego: “El lunes temprano te mando a ver a una persona que tiene una obra grande a ver si tenemos suerte”. También Diego Lüters pidiéndole a Giuliana Mac Leod: “Mandame foto de tu firma en una hoja en blanco para lo de Sepat, ¿el sello lo tenés vos?”

El relato de Figueredo incluyó fotos de terrenos, de obras iniciadas, DNI, tarjetas azules y verdes, papeles de coches y hojas de presupuestos. También hay intercambio de teléfonos, gestiones de los imputados para reunirse y especialmente, por el avance de la obra de Mezeta Consulting. Acusados y defensores tomaron nota en detalle del material.

Fue intenso el intercambio de Lüters con Sandro Figueroa, responsable de la obra de los consultorios médicos en Rawson: “¿Otra vez pedís vales de nafta, andás en un V8?”, reclama Lüters. Figueroa responde: “Voy y vengo a Puerto Madryn, me dura tres días. No tengo para comprar los regalos de Papa Noel”. Hablaban de Correa como “el jefe”. El gasto fijo mensual de Mezeta en la obra era de $ 123 mil y Figueroa quería saber cómo se pagarían: “No me queda un mango macho, tramitáme lo que gasté”.

Se leyeron discusiones sobre el alquiler de los dúplex. Al poder lo debía firmar Godoy pero el titular aún era Sergio Río. En un audio Correa aclaró: “Ríos ya me cedió las cosas, no tiene más la titularidad. Godoy está autorizado, no demos tantas vueltas, no se pongan tan burocráticos”. Además le pide a Lüters que denuncie el robo de 18 bolsas de cemento de la obra.

También habla sobre el proyecto de Sepat en Puerto Pirámides: “¿Le pusieron piscina? Nos van a putear con el agua, y hay que analizar si tres pisos no es mucho para subir o ponemos ascensor”. Y se enoja con Lüters: “Si te derivo el teléfono es para que me mantengas informado, no para que hagas lo que quieras”. También le pide: “No des de baja el pasaje Mallorca –Barcelona”.

Para los fiscales, un audio clave refleja que Correa era el inversor de toda la trama: “Preguntale a Godoy por los empleados de Dual Core que tendría que haber mandado ´Tato´ y que les estoy pagando el sueldo. Apurémonos un poquito, llámalo al de la escalera, llámalo al carpintero, llámalo al de la pileta para apurarlos un poco. Quiero que la semana que viene vayan terminando y se vayan yendo”. La casa iba a tener un sauna seco.

Todos sonrieron con el último audio de Lüters: “Recién pasé por la terreno y se afanaron mínimo dos mallas con los postes los villeros estos de acá de Rawson”.