ECONOMÍA

Reforma laboral en debate: ¿El trabajador podrá ser despedido sin ser indemnizado?

Un publicación de Reverso planteó una serie de observaciones sobre información que se divulgó sobre el proyecto para el mercado laboral y cómo impactaría en los trabajadores. El juez Paulo Konig también aporta su mirada y puntualiza en algunos otros ejes que podría avanzar en la flexibilzación.

13/10/2019 02:00

El juez laboral de Trelew Paulo analizó el proyecto de reforma laboral.

4.417

Desde el conjunto de medios que conforman Reverso para trabajar contra la desinformación, se planteó el debate sobre la Reforma Laboral. Teniendo en cuenta que la iniciativa surgió como forma de analizar y contrarrestar todo aquellas información falsa que circula en medio de una campaña electoral como la actual.

“Circuló un video viral en YouTube que afirma que un proyecto del oficialismo terminará con el derecho al pago cuando un empleador termina un vínculo laboral. Cambiemos presentó iniciativas de reforma laboral en 2017, 2018 e, incluso, en 2019, y en ninguna propone eso. Un proyecto plantea reemplazar la indemnización por un Fondo de Cese Laboral, pero esto no equivale a despedir “sin indemnización alguna” sino a garantizar un monto especial para su pago”, afirmaban desde Reverso.

En el proyecto presentado por el Ejecutivo se prevé la creación de un “Fondo de Cese Laboral Sectorial” para “asumir la cobertura en materia de preaviso y despido sin causa”. “El Fondo de Cese Laboral Sectorial, integrado por un aporte obligatorio exclusivamente a cargo del empleador, que deberá realizarlo mensualmente, desde el inicio de la relación laboral, y depositarlo en la cuenta bancaria habilitada al efecto, dentro de los 15 días del mes siguiente a aquel en que se haya devengado la remuneración del trabajador.

El empleador deberá informar al trabajador, de manera periódica y por vía electrónica, el detalle de los aportes realizados con destino al citado Fondo”, dice la iniciativa.

Los otros proyectos del oficialismo son los de Federico Pinedo (Cambiemos) de abril de 2018, y el del sanjuanino Roberto Basualdo (bloque Producción y Trabajo, aliado de Cambiemos) -más enfocado en el blanqueo laboral- de abril de 2019. En ningún caso obtuvieron ni siquiera la media sanción y tampoco prevén el despido sin recibir “indemnización alguna”.

Una de las especialistas en material laboral que aportó al debate con una visión diferente, fue el juez Paulo Konig. “Es un tema muy importante, un tema que debe su importancia porque el acuerdo firmado con el FMI dice expresamente que el Estado Argentino deberá modificar su legislación laboral y previsional. Y a partir de eso los candidatos se pronunciaron. El presidente Macri dijo que va a llevar adelante la reforma. Mando en dos ocasiones un proyecto al Congreso y Alberto Fernández dijo que no admitiría una ley de reforma, aunque si permitiría determinadas reformas a partir de los acuerdos paritarios”.

“Se dice que que en la reforma, cuando se establece un fondo de desempleo, el empleador puede despedir, pero tiene que pagar una indemnización y le representaría un costo despedir. Eso es real. El fondo de desempleo se va formando durante toda la vida del trabajador, ya le pertenece, integra su patrimonio. Y de ese fondo se puede hacer una vez que lo despiden. Lo cierto es que el empleado lo puede despedir en el momento y no tiene que realizar ninguna erogación, ningún dinero. Lo que significa que el trabajador queda sin protección alguna. Si para el empleador no representa ningún costo nuevo, entonces ¿dónde está la protección contra el despido arbitrario?”, se preguntó.

Agregó en ese sentido que “es una reforma flexibilizadora que es inconstitucional porque no protege contra el despido arbitrario. Al no representar ningún costo para el empleador, porque el fondo de desempleo ya lo integro, al no hacer ningún desembolso, puede despedir porque no le gusto como lo miró, o porque es de otro equipo o las ideas políticas. Se generaliza con la reforma para todos los trabajadores. Existe hoy un sistema de ese tipo para los trabajadores de la construcción”.

Konig también planteó otros puntos que abren la posibilidad de una mayor flexibilización del mercado de trabajo. “Hay por ejemplo un fondo de horas de forma tal que el trabajador no perciba horas extra y el empleador de acuerdo a sus necesidades extienda la jornada laboral hasta las 12 horas y que inclusive establezca que en estos 15 días el trabajador viene solo a trabajar 4 horas por dío y el resto de las horas cuando necesite. Y así la vida privada del trabajador dejan de existir. Las vacaciones que se pueden fraccionar de acuerdo a los requerimientos del empleador”.

Incluso aseveró que hoy ya existen cuestiones similares que se están aplicando en la actual crisis: “Despidos sin pagar indemnizaciones, suspensiones pagando menos sueldo del que corresponde. Adelantamiento de vacaciones”.