SOCIEDAD

Trabajo, energía y turismo, prioridades para los intendentes que llegan, y los que siguen

Incertidumbre. Una buena temporada turística depende de inversiones en servicios públicos.

1.055

Conscientes de que “no habrá luna de miel” porque “la gente comenzará a pedirnos respuestas y resultados a partir de marzo”, los intendentes electos por el Frente de Todos en Lago Puelo y El Hoyo comenzarán su gestión el 10 de diciembre con la premisa de “solucionar el hambre de las 500 familias que no comen todos los días”, en el caso de Augusto Sánchez; y de “resolver la falta de empleo para tantos vecinos, porque tenemos que cuidar a los jóvenes para que se puedan quedar en su pueblo, tengan una oportunidad de desarrollo y se sientan contenidos”, según Pol Huisman.

En medio, aquellos jefes comunales que seguirán su mandato con el sello de Chubut al Frente (Silvio Boudargham en Cholila, Antonio Reato en Epuyén y Oscar “Corcho” Currilen) están preocupados –aunque no lo reconozcan públicamente- por “la ausencia alarmante del gobernador”, quien no aparece por la cordillera desde hace varios meses, además de “la carencia casi total de fondos para la obra pública comprometida”, lo que impacta negativamente en la economía de sus localidades, con índices de desocupación significativos y sin posibilidad de absorber mayor cantidad de contratados en los municipios, cuyas finanzas tambalean cada mes para pagar los sueldos en tiempo y forma.

“Por suerte –reconocen-, hicimos las elecciones en abril, sino hoy otro sería el panorama con la crisis provincial y nacional y el aluvión de votos arrastrado por la boleta de Alberto y Cristina”.

En todos los casos, se apuesta a que “una buena temporada turística solucione la mitad de los problemas”, generados por el desempleo y el cierre creciente de comercios a lo largo de toda la Comarca Andina, incluyendo a El Bolsón como principal ciudad de la región.

No obstante, luego de un largo listado de inconvenientes afrontados por el sector empresarial durante los últimos tiempos, que incluyen “la contingencia del hanta virus, los incendios forestales, la mala prensa, la falta de nieve, etc.”, ahora se agrega “la precariedad de los servicios públicos ante la temporada veraniega que tenemos en puerta”.

Los memoriosos recordaron que “no hace muchos años, se hizo muy buena promoción para que los turistas vengan a la cordillera a pasar Navidad y Año Nuevo. Estuvo lleno, pero la energía se cortó y la gente terminó en las cabañas brindando a la luz de las velas. Lógicamente, al día siguiente se fueron a seguir sus vacaciones en Bariloche o en Chile”.

En tal sentido, desde el gremio Luz y Fuerza vienen advirtiendo que en el noroeste del Chubut “los servicios públicos están al borde del caos absoluto, ya no podemos dar respuesta a la demanda de los usuarios. Esto es insostenible y tiene que saberlo la sociedad, porque hay gente que nos insulta y no hay manera de aportar soluciones”. Agregan que “tampoco tenemos sistema de facturación, por consiguiente no podemos recaudar para la provincia, aun cuando tenemos más de 70 millones de pesos en la calle, que hoy nos hacen falta para poder seguir funcionando”.

Cabe aclarar que la semana pasada, el gobernador Mariano Arcioni recibió en Rawson al vicegobernador rionegrino Pedro Pesatti “para avanzar en la puesta en marcha de una serie de obras y mejoras en el sistema de distribución eléctrico de alta tensión en la zona de la Comarca Andina”.

“El tendido de nuevas líneas de transporte eléctrico permitirá garantizar calidad, cantidad y seguridad en la provisión de energía y beneficiará a las localidades de El Bolsón, Lago Puelo, El Hoyo y Cholila”, precisa la gacetilla oficial, que anuncia desembolsos –a pagar en forma equitativa por ambas provincias- por unos 8 millones de dólares.

Sin embargo, según los expertos, “se olvidan de mencionar que la obra de fondo que requiere la zona cuesta el doble” (una nueva doble terna desde El Coihue hasta Las Golondrinas, que Río Negro comprometió en 2004 y nunca ejecutó).

“No queremos más parches, es hora de sincerarnos y ponernos todos juntos detrás del objetivo de convencer al nuevo presidente de incluir el tema en el presupuesto nacional. Hoy vivimos casi 100 mil personas en la Comarca Andina y seguimos dependiendo de un sistema eléctrico obsoleto, construido a finales de la década del ’70, cuando éramos 5 mil habitantes. Es tiempo de ponernos los pantalones largos”, graficó ayer el dueño de un complejo de cabañas.