SOCIEDAD

Hallan a una ballena muerta en el fondo del mar devorada por pulpos


Cientificos de la organización estadounidense Nautilus, a bordo del buque Ocean Exploration Trust, descubrieron algo que llamó su atención. Se trata de los restos de una ballena de cinco metros de largo con trozos de carne aún aferrados a los huesos. La ballena muerta ha atraído a una variedad de extrañas criaturas marinas, entre ellas gusanos, pulpos y anguilas.
12/11/2019 20:51

2.217

Cuando una ballena grande muere y cae al fondo marino, su cadáver se convierte en un verdadero banquete jacobeo para los muchos comensales del fondo marino en busca de un bocado.

Pero cuando las ballenas caen por debajo de los 1000 metros, entran en un ambiente completamente extraño, sin luz, con una intensa presión de agua y prácticamente sin oxígeno. A estas profundidades, el cadáver está expuesto a una variedad de criaturas marinas que están especialmente adaptadas para vivir y encontrar comida a estas profundidades extrema.

El equipo estaba terminando el trabajo exploratorio en el Santuario Marino Nacional de la Bahía de Monterrey, frente a la costa de California, cuando tropezaron con el cadáver a una profundidad de 3 mil 200 metros. 

La cámara a bordo del vehículo operador a distancia capturó imágenes asombrosamente claras del esqueleto, que está siendo devorado por gusanos, anguilas y crustáceos como cangrejos y langostas, antropodos y pulpos gigantes.

Todavía hay mucho tejido carnoso en los huesos de la ballena y, según eso, los investigadores estiman que probablemente murió hace cuatro meses. Los investigadores también afirman, al observar su orientación, que está acostado boca arriba.

La especie exacta de ballena aún no se ha determinado, pero los investigadores sospechan que es una ballena gris o una ballena Minke.

Si se trata de una ballena gris, al equipo le gustaría saber si su muerte tuvo algo que ver con el reciente evento de mortalidad de ballenas grises del Pacífico, que los científicos creen que está siendo causado por la disminución del acceso a los recursos alimenticios.

Todavía hay mucho tejido carnoso en los huesos de la ballena y, según eso, los investigadores estiman que probablemente murió hace cuatro meses. Los investigadores también afirman, al observar su orientación, que está acostado boca arriba.