PAÍS & MUNDO

Bolivia: Jeanine Áñez no participará en las elecciones presidenciales


El ministro de la Presidencia de Bolivia, Yerko Nuñez, negó que Jeanine Áñez vaya a presentarse para competir en las próximas elecciones.
06/12/2019 10:46

463

Esta noticia sale a la luz en el marco de un nuevo capítulo de la crisis política por la que atraviesa la nación andina, que ya perdió a un ministro, Jerjes Justiniano, apartado por Áñez.

El ministro Núñez también descartó que quien se proclamó nueva presidente, tras la traumática y apurada salida de Evo Morales, vaya a brindar su apoyo a algún candidato.

"Áñez no va a ser candidata a presidente, este es un Gobierno de transición. Lo único que quiere este Gobierno es devolver la paz, unir a todos los bolivianos, tener elecciones limpias y transparentes", aseguró Nuñez.

Esas aclaraciones responden a que Justiniano (en medio de sus lamentos porque terminó destituído del gobierno que sucedió a Evo Morales, empujado a la renuncia) mencionó supuestas intenciones electoralistas de la ahora mujer fuerte del Estado Plurinacional.

Según Justiniano, Áñez requiere a un hombre de su confianza en esa cartera de Estado que maneja 2.700 millones de bolivianos, para su campaña electoral.

"El pez muere por su propia boca": si entró (al Ministerio) por el monto de dinero que mencionó, quiere decir que él entró por eso, por los 2.700 millones de bolivianos", indicó Núñez.

También recordó que Justiniano, desde su cargo en el Ejecutivo, había comprometido abiertamente su apoyo al candidato y ex cívico, Luis Fernando Camacho.

"Este Gobierno no va a hacer política con ningún candidato y no va a apoyar a ningún candidato, este un Gobierno de transición responsable", insistió.

Justiniano fue destituido de forma sorpresiva del cargo, en medio de denuncias de haber influido en el caso de violación grupal en Santa Cruz (es abogado de uno de los acusados) y en el proceso contra el ex alcalde de Warnes, Mario Cronenbold.

Y fue uno de los actores centrales en las negociaciones que terminaron por suspender las movilizaciones y protestas en apoyo a Evo Morales, que acabaron con al menos 32 muertos.