SOCIEDAD

Jóvenes comodorenses vivieron experiencia espacial en el Space Camp de la NASA


A cincuenta años de la llegada del hombre al espacio, dos comodorenses integraron la delegación de becados argentinos en un programa de la NASA en el Centro Espacial y de Cohetes de Huntsville, Alabama. Gisel Dinamarca y Thiago Tótaro fueron reconocidos en la ciudad por el Concejo Deliberante.
08/12/2019 02:00
486

Gisel Stefanía Dinamarca y Thiago Tótaro, dos jóvenes comodorenses y estudiantes avanzados de inglés, tuvieron la posibilidad de participar del Programa Academia Espacial Avanzada 2019 en el Centro Espacial en Huntsville, Alabama de la NASA.

Seleccionados entre los 50 de casi 900 postulantes fueron becados por la Embajada de Estados Unidos a través de Acricana y en una propuesta alusiva al 50° aniversario del alunizaje del Apolo 11.

Tras experimentar durante dos semanas, el entrenamiento al que se someten los astronautas y cumplir con ejercicios, desafíos de ingeniería y actividades de formación de equipos ambos coinciden en definir la vivencia espacial como “única” planteando un modelo a seguir para los jóvenes “en busca de los sueños”. La Patagonia estuvo representada además por estudiantes de Neuquén y Río Negro; Trelew, Trevelin y Ushuaia.

“Lo más importante fue aprender sobre la cultura de EEUU; haber hecho amigos de todas partes del mundo; nutrirme de conocimiento y sacarme algunas dudas de cómo funciona la NASA y el estudio de la Astrología. Tener abiertas estas oportunidades puede ayudarme en cualquier momento. Ha sido la experiencia más divertida e interesante de mi vida” sintetiza Thiago, de 16 años; músico y alumno de cuarto año de la Escuela Superior de Arte 746.

“Ir a la NASA fue una experiencia increíble que nunca olvidaremos, nos abrió la mente muchísimo y también quisiéramos que otros tengan ésta oportunidad y nosotros seguir progresando” dijo Dinamarca, flamante egresada del Colegio Domingo Savio y residente en barrio Stándart Norte.

Durante la estadía en el campamento espacial de la NASA la propuesta incluyó desde recorridas por el museo histórico hasta la creación de escudos térmicos; lanzar los propios cohetes; crear un robot o utilizar simuladores con sillas de gravedad y flotación neutral además de la simulación de una misión espacial de duración prolongada.

“Muchísimas cosas me llamaron la atención, hablar el idioma con sus más variados acentos. Las misiones las sentíamos muy realistas; era como una nave espacial en serio con prototipos y la ropa. Desde chica me despertó curiosidad el sistema solar y las constelaciones. Veía documentales en History Channel sobre las teorías del universo. Por eso nunca esperé viajar a la NASA ni vivir ésta experiencia tan de cerca. Falta muchísimo más por descubrir”, detalló Gisel con las sensaciones de su primera salida del país.

Para Tótaro representó su segundo viaje al exterior en el lapso de un año, ya que previamente en su rol de músico llegó a Francia junto al Ballet El Camaruco. “Toco la batería y la guitarra, también canto. Soy parte de la orquesta “Miremos al sur” de Rada Tilly y me convocaron para ser percusionista de la delegación que bailó en Europa”.

Gisel por su parte se reconoce amante de los libros y en particular del psicoanálisis; trabaja en su exámen internacional de inglés en Acricana y viajará próximamente a Córdoba para estudiar Medicina, una escala para cumplir su propósito de ser siquiatra. “´Cuando llegamos los cincuenta argentinos –dijo Dinamarca- estuvimos separados en tres grupos; hicimos las mismas actividades pero en distintos días. Estaba el Museo donde cada mediodía teníamos clases sobre Historia. Tuvimos la misión de construir un cohete y nos asesoraban sobre el tipo de ropa y tela ignífuga a utilizar ya que hacíamos una experiencia con un huevo. Fuímos al Area 51 donde hacíamos tirolesa y demás pruebas físicas. Hicimos la simulación del viaje a Marte en el que todos teníamos un papel, inclusive actuando y reaccionado como se haría en la realidad”.

Thiago quien al término del secundario estudiará Música e Ingeniería en Sonido en Capital Federal reconoce: “Pienso que la Nasa y también la ESA son organizaciones que están logrando revolucionar lo que llamamos universo. Busca conocer acerca del pasado; cómo es y cómo será. Respecto al tema espacial me parece muy interesante. Asombra darse cuenta de lo pequeños que somos en el universo”, reconoce “Me impactó la tecnología que ellos emplean. Cosas así son imposibles de ver en Argentina, también la amabilidad de la gente que trabaja ahí y la comida. Los horarios estadounidenses son distintos a los latinoamericanos y eso sí se pudo notar” agregó.

Los jóvenes comodorenses fueron recibidos por el embajador de los Estados Unidos a través de Silvio González, consejero de Prensa y Cultura; tramitaron su vida y fueron acompañados en la previa de su viaje a la Unión. “Quiero decirle a aquellos chicos, que si algún día tienen un proyecto y no están seguros que las puertas siempre están abiertas, uno solo tiene que ir a buscarlas. Hay que confiar en sí mismos, esa es la base del éxito. Siempre hay que intentarlo, inclusive a lo que parezca inalcanzable. Y el resultado siempre compensa el esfuerzo que se hace”, coincidieron.