PAÍS & MUNDO

Erdogan y Putin discuten sobre la escalada sirio-turca


El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, hablaron hoy para abordar la creciente tensión desatada en la provincia siria de Idleb, donde fuerzas sirias y turcas protagonizaron varios choques en los últimos días que produjeron centenares de muertos en ambos bandos, mientras las amenazas cruzadas siguen escalando.
12/02/2020 10:10

226

Ambos líderes trataron "distintos aspectos del arreglo de la crisis siria, en el contexto del aumento de las tensiones en la zona de Idleb", último bastión de los rebeldes islamistas que luchan para derrocar al presidente Bashar Al Assad.

Putin y Erdogan también subrayaron la importancia de una "plena implementación" de los acuerdos ruso-turcos sobre Idleb, incluido el memorándum de Sochi de 2018.

"Se acordó la realización de contactos adicionales a través de los departamentos correspondientes", concluye la nota.

Erdogan amenazó hoy con atacar a las fuerzas de Al Assad "en todas partes" en Siria si vuelve a agredir a tropas turcas en la caliente región.

"Declaro aquí que a partir de hoy, si se produce un ataque contra nuestros soldados, atacaremos al régimen en todas partes", dijo Erdogan en un discurso en Ankara retransmitido por la emisora NTV.

Catorce soldados turcos murieron en la última semana en bombardeos del Ejército sirio en Idleb.

Turquía, que mantiene una docena de puestos de observación militar en esta provincia en territorio sirio, ha respondido con fuego de artillería y causado 101 bajas "en las filas del régimen", según las autoridades de Ankara.

Rusia, principal apoyo de Siria, acusó previamente a Turquía de no cumplir algunos aspectos "clave" de los acuerdos diseñados para atajar el problema de Idleb.

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, indicó que aún no se ha creado una franja desmilitarizada dentro de la zona de Ideib, donde "los terroristas aún campan a sus anchas", dijo.

Las tensiones entre Damasco y Ankara alcabaron ayer un punto nuevo pico con el derribo de un helicóptero militar sirio durante una ofensiva contra rebeldes apoyados por tropas turcas y luego de que Ankara advirtiera a Damasco de un "alto precio" si ataca a sus fuerzas.

Esta nueva escalada coincidió con un gran logro del Ejército sirio, que tomó el control de una autopista de la zona que une las cuatro mayores ciudades del país.

El avance es otro hito en la campaña del gobierno de Al Assad, de retomar el último bastión rebelde del país, de donde 700.000 personas han huido de la violencia desde diciembre en uno de los mayores éxodos en nueve años de guerra.