PROVINCIA

La Policía cerró el ingreso al microcentro


Un vasto operativo policial se montó ayer en el microcentro de Esquel durante el horario comercial, para evitar el ingreso de vehículos o peatones sin una concreta justificación.
09/04/2020 02:00

620

La medida obedece a que en los últimos días hubo un desplazamiento de automóviles y peatones inusual, en medio de la cuarentena con aislamiento obligatorio preventivo, por la pandemia del coronavirus. Si podían ingresar quienes necesitaban cumplir trámites como comprar alimentos y medicamentos en farmacias.

La mayoría que salió temprano a realizar trámites y compras fue sorprendida, y hasta se notaban gestos y comentarios de fastidio, más allá de la lógica que lleva a cumplir con las medidas preventivas. No obstante el movimiento se trasladó a las avenidas de la periferia del radio céntrico.

Consultado al respecto, el Jefe de la Unidad Regional Esquel, comisario mayor Víctor Acosta, explicó que “habíamos tenido un desfasaje en el cumplimiento de las medidas, y desde el viernes pasado a la fecha observamos que hubo una relajación”.

Hizo hincapié en la necesidad de concientizarnos que el coronavirus es un problema sanitario que nos aqueja a todos, y cada uno debe ser responsable, cuidarse y cuidar al otro, lo que se logra “cumpliendo con el aislamiento social obligatorio”.

Es por eso –recalcó el funcionario policial- “hoy (por ayer) fuimos un poco más estrictos y realizamos un control en el área del microcentro, con permiso a circular solamente a personas que necesariamente tenían que hacerlo”. Aseguró que también llevaron a cabo en otros sectores

Acosta señaló que este esquema continuará, hasta que haya un control de la circulación, y explicó que “tenemos que controlar algo que nosotros no lo tenemos que hacer, porque no es un problema de seguridad, sino de salud pública. El único responsable y tiene la potestad de cuidarse, es el propio ciudadano”.

Quejas

Las restricciones promovieron algunas quejas. Un productor de pan, el conocido “Cacho” González, tiene la panadería más grande de la ciudad con tres sucursales, una de ellas dentro del radio controlado por la policía, y estaba muy ofuscado. “No entra nada de público a la panadería por el corte de las calles. Si hubieran avisado un día antes, no hacíamos nuestra producción, cerrábamos, dábamos franco al personala. Pero ahora ¿qué hacemos con la mercadería?”, dijo.

“A fin de mes hay que pagar sueldos. Yo tuve la suerte de poder abonarles a todos mis empleados y tengo las cosas al día. Pero, si seguimos así, un día vamos a perder recaudación y mercadería, porque no sirve de un día para otro”, expresó.

El reclamo fue llevado por González a la Unidad Regional, donde intentó hablar con las autoridades, para plantear la situación, y pedir que cuando se tome una medida, sea de común acuerdo y con aviso anticipado. Remarcó que “venimos trabajando al 40 % de nuestras ventas, y nos sirve para mantener el pago de sueldos e impuestos. Pero de continuar así esto, no alcanzaremos ni a cumplir con los salarios. Hoy se le ocurrió al comisario esta medida y no avisó a nadie, incluso en la Municipalidad no sabían, y tampoco en la Comisaría Segunda”.

Acosta le respondió. “Escuché los comentarios No tenemos absolutamente nada que notificar a nadie que es lo que se va a hacer”, afirmó. Aclaró que no lo decía con soberbia, porque “las medidas se vienen dando a conocer a nivel nacional masivamente”. Desestimó que haya habido intencionalidad de privar al público de comprar pan en el comercio de González, y mucho menos de perjudicarlo, ya que es uno de los rubros encuadrados en un servicio esencial.