PROVINCIA

Poco aislamiento: un mundo de gente en Trelew

Por segundo día consecutivo, las calles céntricas de la ciudad se llenaron de vecinos, con largas filas para poder pagar las facturas pendientes y otros trámites.

15/04/2020 02:00

El centro de la ciudad de Trelew se vio desbordado de gente que se acercó a los bancos y a pagar facturas.

4.144

El motivo, fue el de pagar servicios, cobrar haberes y realizar trámites. Las sucursales de bocas de cobro como Rapipago o Pago Fácil no dieron abasto atendiendo a cientos de personas que formaron colas de hasta dos o tres cuadras. Personal policial y de Guardia Urbana se ocupó que se respetara el distanciamiento dispuesto como normativa a nivel nacional para evitar la propagación del Coronavirus. Pero ayer, muy poca gente se quedó en sus viviendas.

Tal como lo vinieron haciendo días anteriores, las entidades bancarias dispusieron sillas para que los clientes esperen sentados. Allí estuvieron a pesar de la baja temperatura. Mientras tanto, se cortaron las calles en las que los Bancos están ubicadas. Por momentos, el centro se convirtió en un caos en plena cuarentena. Muchas personas fueron a realizar trámites en sus vehículos y no había lugar para estacionar en las arterias céntricas.

A lo que ya estaba dispuesto por plataforma y mediante turnos: municipio, bancos y Pago Fácil, se sumó la apertura al cobro de una tarjeta de crédito, lo que también se tradujo en una larga fila sobre plena avenida 9 de julio.

La mayoría de las personas que esperaron en los bancos admitieron “no tener tarjeta de débito” justificando su obligada presencia en el exterior. Desde Guardia Urbana se informó que la colaboración es permanente. “La gente viene con un número, nos fijamos el turno y vamos a hacerla pasar. Se habilita de 6 a la vez. La mayoría son abuelos que necesitan cobrar”, se explicó desde este servicio.

Desconocimiento

Muchas de las personas que aguardaron ser atendidas en los bancos admitió que no logró registrarse en las aplicaciones dispuestas para los turnos por el desconocimiento respecto a cómo realizar la operación. Mientras tanto, vehículos de la Agencia de Seguridad recordaban cada 15 minutos la obligatoriedad de cumplir con el distanciamiento y el aislamiento social dispuesto.