PAÍS & MUNDO

Luis Almagro inició su segundo mandato frente de la OEA

Almagro tomó posesión de su segundo mandato consecutivo al frente de la Organización de Estados Americanos con un ultimátum a “las dictaduras” del continente, y señaló que "el primer gran desafío" es la lucha contra el coronavirus, "un enemigo invisible" que requiere "la unidad de todos los países, la solidaridad de todas las comunidades y el voluntariado de todos los ciudadanos".

27/05/2020 16:07

358

Almagro, quien presidirá la OEA por cinco años más, afirmó hoy en una intervención virtual ante el Consejo Permanente que aspira a “normalizar la democracia como único sistema político” del continente.

"Aspiro a que en estos momentos de crisis reafirmemos nuestro principio fundamental de lucha por la democracia (...) No vamos a ceder un ápice de nuestra lucha contra las dictaduras. Si les gusta a todos, muy bien; y, si no le gusta a nadie, muy bien también", afirmó el ex canciller uruguayo.

El 20 de marzo Almagro fue reelegido por el Consejo Permanente por 23 votos, los diez restantes fueron hacia su única rival, la ex ministra ecuatoriana María Fernanda Espinosa.

Almagro, quien el 20 de octubre último alimentó sospechas infundadas sobre los la legalidad de los comicios celebrados en Bolivia en los que ganó en primera vuelta el hoy presidente depuesto Evo Morales y atizó con sus comentarios el golpe de Estado al líder del MAS, reivindicó la OEA como "el principal foro político de las Américas".

Almagro es una de las voces más combativas con los gobiernos de Nicolás Maduro en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua.

Consideró que en el marco de la pandemia de coronavirus es aún más necesario "frenar los intentos autoritarios", y subrayó que la OEA cuenta para ello con "los recursos jurídicos y políticos", informó la agencia de noticias Europa Press.

Señaló también que "el primer gran desafío" de su segundo mandato es la lucha contra el coronavirus, "un enemigo invisible" que requiere "la unidad de todos los países, la solidaridad de todas las comunidades y el voluntariado de todos los ciudadanos".

"Nadie debe dejarse vencer hoy por el virus del pánico porque es necesaria la acción para salir adelante".

Almagro argumentó que el consenso es necesario, pero advirtió que deben ser "consensos para la acción, no para la inacción; para lograr resultados, no para paralizarlos; para hacer más, no para hacer menos; para avanzar en principios, no para erosionarlos".

"Consenso en torno a la democracia, no en torno a la dictadura", dictaminó.

El diplomático fijó como eje de su segundo mandato el de conseguir "más derechos para más gente" y se comprometió a hacer de la OEA "la voz de quienes no tienen voz, de los oprimidos y discriminados".

"Necesitamos una OEA más radicalmente feminista, con todos los derechos para todas las mujeres", dijo el uruguayo, quien en numerosas ocasiones afirmó ser feminista.