SOCIEDAD

La mitad de las denuncias en la Fiscalía de Rawson es por violencia de género

La nueva dependencia está a cargo de la doctora Silvana Lagarrigue. La funcionaria del Ministerio Público Fiscal capitalino sostuvo que es clave que exista evidencia suficiente para probar los delitos que se denuncian y destacó que la atención de la flamante Agencia es personalizada y sin horarios.

13/07/2020 02:00

Silvana Lagarrigue conduce la nueva agencia por violencia de género.

1.296

Entre el 45 y el 50% de las denuncias que se reciben en la Fiscalía de Rawson son por violencia de género, aunque luego un porcentaje importante se derive al Juzgado de Familia o a otros servicios. Por esa razón organizaron una mini-Agencia destinada exclusivamente a atender este tipo de demanda, con la idea deofrecer un servicio penal que garantice contención a las mujeres que denuncian.

El área está a cargo de Silvana Lagarrigue, funcionaria de Fiscalía. “Lo importante en Rawson es que específicamente, a diferencia de otras circunscripciones judiciales, la violencia de género se encuentra más marcada, entonces estos casos alcanzan un 45 o 50% de todos los casos que ingresan a la Fiscalía”, precisó ante Jornada.

Equipos

“Desde que se creó la fiscalía en Rawson se trabaja con equipos de fiscales; todos los equipos trabajan todos los casos, ya sea violencia de género, robos, hurtos, femicidios, etcétera. Pero debido a esta situación que está tan en la vanguardia de los derechos humanos, se considera que es muy importante darle al tema de la violencia la relevancia que se merece; entonces se buscó tener un equipo que se dedique exclusivamente a tratar la problemática de la violencia de género” describió.

El equipo de la mini-Agencia, a diferencia de los demás, participa activamente en videoconferencias, capacitaciones y conversatorios específicos sobre la problemática.

Aunque la mitad de las denuncias se compone por hechos de violencia de género, doméstica e intrafamiliar, no todas permanecen en el ámbito penal. Depende de la cantidad de denuncias que se acumulan sobre un mismo agresor; de la gravedad de la agresión o de si existen antecedentes,por mencionar aspectos que inciden en el avance de las causas.

Lagarrigue explicó que por ejemplo “la problemática familiar no nos compete desde el Derecho Penal, salvo que venga acompañada de un delito como daños, amenazas o lesiones”. Los casos de violencia infantil suelen estar vinculados a hechos de violencia familiar o de género, pero que interviene la Asesoría de Familia.

Perspectiva de género

Aseguró que se debe trabajar en un derecho penal con perspectiva de género. “El derecho penal sería la última ratio, pero de no serlo, también se trabaja por la víctima y para la víctima. Cada vez se trabaja más en este sentido, la justicia se sigue modificando y el nuevo desafío es repensar el derecho penal con perspectiva de género para atacar la violencia de género, porque es un derecho patriarcal, no estuvo diseñado para eso, pero tenemos que ir hacia ese camino”.

Un aspecto que se trabajan desde la mini-Agencia es explicar a las víctimas los procesos judiciales, ya que dependiendo el caso pueden tomar diversas vías. “No es lo mismo una persona que vive desobedeciendo restricciones de acercamiento que alguien sin antecedentes, aunque también puede ser la primera denuncia y ser muy grave” señaló Lagarrigue.

Probar el delito

La clave para que las denuncias continúen por vía penal, es contar con elementos que prueben el delito. “Cuando la denuncia y la exposición es sobre violencia psicológica, desde el derecho penal no se le puede dar respuesta porque no configura un delito penal” aclaró la funcionaria, separando que la intervención final de la Fiscalía es ante hechos de daños, amenazas, lesiones leves o lesiones graves comprobadas con un certificado emitido por un médico policial.

“Si no, se debe desestimar. Del total de causas que componen el 45 o 50% de las que ingresan a Fiscalía, un enorme porcentaje se desestima por no tener un delito” aclaró.

Lagarrigue destacó que a partir de este nuevo esquema de trabajo “hay una justicia de violencia de género respaldatoria 100% de la víctima” por lo que alentó a “animarse a denunciar, a iniciar el proceso penal, que no significa sí o sí lograr una pena, sino muchas posibilidades en el medio que pueden modificar la situación”.

Denuncias y retractaciones

Muchas veces las mujeres realizan la denuncia y luego se retractan. Algunas veces por amenazas, pero en otros casos porque temen que avanzar en un proceso penal implique que el padre de sus hijos vaya preso. Remarcó que la denuncia penal no necesariamente lleva a eso, sino que a través de estos mecanismos se puede lograr que el agresor se reencause. “No significa que sí o sí vaya preso, porque muchas veces las mujeres no quieren llegar a esa situación porque son los padres de sus hijos, porque las mantienen, por un montón de cuestiones. Pero no es tan malo hacer una denuncia penal y llegar a un proceso, porque se pueden solucionar muchas cosas”.

Disminuyó por el COVID

La responsable de denuncias de género de la Fiscalía de Rawson señaló que el confinamiento preventivo y sanitario también impactó en la problemática de género haciendo disminuir la cantidad de denuncias pero no los hechos de violencia.“En cuarentena no disminuyó el nivel de violencia. Lo que disminuye es la denuncia de las mujeres; justamente por la situación especial de la cuarentena, se ven impedidas de salir a denunciar”.

Ante el nuevo panorama, la mujer “hace la denuncia por teléfono, porque antes tenía la exclusa para salir cuando llevaba a los chicos a la escuela o al club, y ahora está impedida, no tiene demasiadas excusas para justificarse con el agresor” explicó Lagarrigue.

Ante esta situación se recomienda acudir a las líneas telefónicas 101 o 144. “Esa denuncia llega al Juzgado de Familia, que verifica la gravedad del hecho y dicta la exclusión del hogar. Siempre y cuando dependa del historial de antecedentes y analizando la gravedad de la denuncia” aclaró.

Hostigamiento

Los mecanismos de hostigamiento y agresión también se vieron modificados por el confinamiento preventivo sanitario impuesto por el Covid y se trasladaron mayoritariamente a las redes sociales. Lagarrigue afirmó que el confinamiento por la pandemia también modificó la forma en que los agresores con restricciones de acercamiento violan las prohibiciones. “La prohibición es de contacto, es decir no sólo el acercamiento físico sino también por las redes sociales, mensajes de texto, WhatsApp, etcétera”, recordó. “Esto se agudizó en la cuarentena en el sentido de que los agresores, generalmente como están restringidos en la circulación por el confinamiento por el COVID, se manejan por las redes sociales. Esto explotó y tenemos que trabajar además con la violencia digital. La funcionaria afirmó que las amenazas y hostigamientos registrados en las redes también constituyen pruebas en el caso de llegar a un juicio.

Contacto

La nueva dependencia cumplirá un rol de servicio y de contacto con las víctimas o denunciantes. “Es un contacto sin horarios. Personalmente tomo contacto directo con cada una, les explico en qué consiste el proceso penal, las consecuencias, los pro y los contra, las introduzco a la cuestión penal pura porque no entienden cómo continúa el proceso y desde el derecho penal no se puede abarcar todo” explicó, separando que “una parte de la función es del Ejecutivo, a través del Servicio de Protección de Derechos, otra es con el juzgado de Familia, en general hay que articular acciones y falta mucho por hacer, pero estamos arrancando” destacó.

“Pienso personalizar la justicia con la víctima, no vamos a esperar la cédula y el papel para que estén asistidas.Previo a esa notificación ya estamos en contacto y se sienten contenidas. No es una justicia penal fría, abstracta y de prueba, sino un servicio con mucha conexión con las víctimas”, concluyó.#