SOCIEDAD

Un proyecto solidario para los más necesitados

Generan alimentos para los comedores de Trelew.

30/08/2020 02:00

César Medina dialoga con Jornada. A un costado, la tierra arada que será empleada en el cultivo de verduras destinadas al proyecto. La siembra será la primera semana de septiembre.

587

Por Martín Tacón

El alimento es un bien de urgencia. En tiempos de pandemia, desabastecimiento y crisis, es imprescindible contar con una producción que provea a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Para este fin, un grupo de personas ideó un proyecto de siembra solidaria, que tiene como objetivo generar bancos de alimentos para los barrios populares y los comederos de la ciudad.

Meses atrás, la Municipalidad de Trelew, en un trabajo mancomunado con INTA Chubut, sacó a la luz un proyecto que echaría raíces en la chacra experimental del INTA, el Vivero Municipal y una chacra del Círculo Policial.

Jornada se acercó a una de estas chacras y dialogó con César Medina, un trabajador dedicado a la siembra de verduras. Él y su socio, que trabaja en la cría de animales, decidieron destinar su tierra a la producción de alimentos y ayudar a los más necesitados, sin saber que existía un proyecto solidario impulsado por la Municipalidad.

“Este proyecto surgió en mayo, con la ayuda de la Agencia de Desarrollo Productivo”, dice César Medina. “Junto a un compañero de la chacra que compramos, estamos trabajando para ayudar a los comederos de la ciudad de Trelew y algunos barrios que están necesitando la ayuda de todos”.

Tierra de cultivo

La chacra está ubicada por calle Centenario al fondo, junto al Círculo Policial, hacia el lado opuesto de la Escuela 64. Medina cuenta que su socio adquirió la chacra un año atrás, y que desde entonces permaneció inutilizada. Por allí había sólo algunos animales, pero luego, con el tiempo, comprendieron que esas tierras podían ser utilizadas con un honorable propósito.

Media hectárea de ese terreno será empleada para el cultivo de la tierra. En julio, recibieron herramientas de trabajo por parte de la Municipalidad para comenzar a labrar la tierra. Entre ellas, el municipio les proporcionó un tractor con la máquina de arado a disco.

La primera etapa del arado fue realizada a principios de agosto y habrá una segunda pasada a fin de mes, previo a la siembra. La siembra comenzará la primera semana de septiembre.

Uno de los temas fundamentales en estos casos es el apropiado trabajo de la tierra. Cuentan con el asesoramiento de INTA Chubut (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), tanto para la elección de los tipos de semilla como en el correcto labrado. Medina cuenta: “Ahora estamos con la parte de abono y la preparación de la tierra. Calculamos que la primera semana de septiembre largaremos con la siembra”.

Luego de la colocación de las semillas, podrán determinar cuánta producción tendrán. Calculan que la cosecha sería para fines de noviembre.

Un trabajo independiente

Aunque el proyecto cuenta con el apoyo de la Agencia de Desarrollo Productivo y Economía Social de la Municipalidad, Medina asevera que la financiación corre por cuenta personal. “Los fondos son de nosotros mismos. Los gastos que tengamos salen de nuestros bolsillos. El arado nos cobra $2.500 la hora y lo pagamos nosotros. La mano de obra es nuestra. En cuanto a los recursos de máquina, contamos con INTA y con la Municipalidad de Trelew”.

Desde la Agencia Rural del VIRCh se había mencionado que el proyecto municipal contempla el armado de canastas variadas de alimentos. Pero Medina explica que su aporte será exclusivo de verdura fresca, sin procesar.

“Tendremos planta de hoja como lechuga, acelga y cebolla. También tenemos para poner papas, zanahoria y tomate. Con el apoyo de INTA nos estamos asesorando para hacer bien las cosas”.

Una vez cosechado el alimento, el objetivo principal será abastecer a comedores de los barrios que más lo necesiten.

“Mi compañero tiene una hermana que lleva un comedor y siempre cuando podemos le damos una mano. Yo soy docente, me quedé sin trabajo y me ofreció esto. En la situación que estamos pasando ahora hay barrios que necesitan más ayuda”, expresa Medina.

Algunos comedores concretos ya están en la mira. “Tenemos pensados algunos comedores, por ejemplo en el barrio INTA”, asegura Medina. “También tenemos el barrio Moreira. Luego veremos otros barrios y otros comedores que necesiten. Eso lo vamos a ir organizando de acuerdo a cómo vaya la producción con el tiempo. La situación está muy complicada así que vamos a ir viendo con mi compañero cuáles son los barrios que más lo necesitan. Por lo pronto, tenemos tres o cuatro comedores para ayudar”.

Se calcula que en el Valle hay un 30% de tierra sin producción. INTA incentiva a los productores locales para hacer girar la rueda productiva. César y su compañero pusieron manos a la obra. Si todo sale según lo planeado, su idea es construir un invernadero y cosechar verduras todo el año. Esperan contribuir así con los sectores vulnerables de la comunidad, que es lo que reclama una sociedad en tiempos de crisis.#