POLICIALES

“Vivimos inmersos en un sistema patriarcal en el que la violencia a las mujeres es sistemática”

Molestia. Belén Murúa, una de las víctimas, dejó clara su posición con un pronunciamiento en Tribunales.

943

Al finalizar la audiencia y conocerse la cantidad de años de prisión que dispuso el tribunal del juicio a Juan Luis Ale, la gente que aguardaba fuera de los Tribunales madrynenses exteriorizó su malestar e indignación con la resolución y, especialmente, por la ausencia del exjefe de Policía y exlegislador provincial en el edificio para escuchar in situ la condena impuesta por los hechos ocurridos entre 1998 y 2001.

Belén Murúa, una de las víctimas del condenado gritó a viva voz: “La Justicia y ustedes son cómplices del sistema patriarcal” además de pedir que “se escuche la lucha y que se escuche por las que no están”.

Entre aplausos, manifestó que “dejen de mentirnos, cómplices del patriarcado”, porque “está en su casa recibiendo la pena”, agregando que “ni saben dónde está” en referencia a la no presencia de Ale en los Tribunales locales para escuchar la pena impuesta por los abusos de las dos menores. Asimismo, reiteró “que se escuche la lucha por las que no están” y “vamos a seguir peleando y vamos a venir todos los días...dejen de mentirnos”.

Previamente a conocer la resolución se leyeron unas palabras para simbolizar lo sucedido en estos años y reiterar la necesidad de no callarse ante este tipo de hechos. “No te calles por más dolor que te cause, quiero hablar para todos los que estén dispuestos a escuchar”, dijo una de las jóvenes.

Con voz entrecortada, leyó que “nos cansamos de silenciarnos, de que nos silencien un sistema patriarcal. Hablo por mí y por vos”; agregando que “vivimos inmensos en un sistema patriarcal en que la violencia a y hacia las mujeres es sistemática, está normalizada y se repite en todos los ámbitos sin distinción de clases”.

Ante ello reiteró que “tenemos que levantar la voz bien alto para que el mundo entero nos escuche” debido a que “es necesario cambiar el paradigma y dejar de reproducir este modelo. Desde allí que la víctima pidió “el Estado debe hacerse presente, implementar políticas, crear registros, educar y garantizar el acceso a las víctimas a la justicia” aunque aclaró que la misma “debe ser para todos iguales. Que dejen de proteger a los abusadores y violadores”.

En la lectura del texto, la joven dejó un claro mensaje señalar que “vos varón o mujer prestá atención a tu alrededor, no hagas chiste con esto, no naturalices la violencia, el acoso, el abuso ...abrí los ojos porque esto le puede estar pasando a tu novia, a tu hermana, a tu madre, a tu amiga, a cualquier mujer la conozcas o no”.

En ese sentido, precisó que “no es necesario tener un vínculo con la víctima para brindarle ayuda y afrontar esta problemática que es un asunto de toda la sociedad. Vos de tu lugar y yo desde el mío podemos construir una nueva forma de estar en el mundo”.

“No nos vamos a callar”

Reclamó que abusadores y violadores “sean condenados y que cumplan sus condenas sin reducción de penas en cárceles comunes, sin salidas, sin concesiones” porque “el abusador, el violador, el que comete los delitos sexuales no cambia, no lo van a dejar de hacer y por eso pedimos una sentencia ejemplar”.

Entre lágrimas la joven dijo: “Quizá le den 4 años o los años que le tengan que dar pero si sale volverá a abusar”, además de enfatizar que “no queremos más niñas abusadas, más inocencias robadas, el silencio sólo es cómplice de estos delitos. No nos vamos a callar más y sepan los abusadores, violadores, depravados sexuales que a donde vayan los vamos a ir a buscar...no se olviden que los vamos a ir a buscar”.

El último tramo de sus palabras estuvo dirigido a su hermana, a quien le dijo: “Que valiente fuiste cuando decidiste cambiar tu dolor por paz”.