PROVINCIA

Hompanera y Morales a juicio oral por las amenazas a Meiszner

Fiscal general de la ciudad de Rawson, Dra. Florencia Gómez.

420

El juez de garantías Gustavo Castro envió a juicio oral y público a dos dirigentes de una de las facciones de ATE, Edgardo Hompanera y Carlos Morales, al dar el visto bueno a la investigación realizada por la fiscal general de la ciudad de Rawson, Dra. Florencia Gómez, por las amenazas que sufrió Andrés Meiszner cuando se desempeñaba como subsecretario de trabajo de la provincia.

Castro avaló la imputación contra Edgardo Hompanera y Carlos Morales por el delito de “coacción simple”, también resolvió favorablemente en cuanto a la descripción de los hechos y los testigos ofrecidos para el debate por la fiscal general Florencia Gómez.

En su resolución el juez Castro también rechazó un video que a manera de prueba en favor de sus asistidos había presentado el defensor de los imputados, el abogado Sergio Miranda. El magistrado consideró que esa prueba fue presentada fuera de los plazos legales, es decir de manera “extemporánea” o fuera de término.

La fiscal general Gómez se manifestó conforme con este aspecto de la resolución. Dijo que “si el cumplimiento de los plazos para los fiscales son perentorios, también deben serlo para los defensores, para que realmente exista entre las partes la necesaria igualdad de armas”, destacó.

Según la descripción de los hechos que los acusadores investigaron, Hompanera y Morales comenzaron a proferir insultos y amenazas contra Meiszner intimidándolo para que reconozca al gremio.

El incidente se produjo en el interior de la Subsecretaría de Trabajo en Rawson minutos después de las 13 hora el pasado 19 de septiembre cuando irrumpieron un grupo de militantes de una fracción de gremio de ATE, además de Hompanera y Morales. En esas circunstancias Carlos Morales se acerca a Meiszner, lo amenaza de muerte y le manifiesta “….si desconocés al gremio te voy a cagar a tiros…” mientras que Hompanera le manifiesta “…sabés quién soy. Te voy a matar”.

El hecho fue calificado por el Ministerio Público Fiscal como constitutivo del delito de “coacción simple en calidad de coautores”.