POLICIALES

El único sospechoso del incendio mortal en Dolavon fue internado en un psiquiátrico

El hecho sucedió hace un mes y la víctima del incendio tenía 38 años y era jornalero. El único sindicado está alojado en Salud Mental de Trelew. En 2013 había sido testigo del asesinato de un hombre de 72 años , hecho también impune. La casa de Dolavon está siendo refaccionada para una carpintería.

10/10/2020 02:00

El fatal incendio sucedió el sábado 12 de septiembre pasado a las 3,50.

940

Rodeado por la tragedia, el único sospechoso de un incendio que terminó con la vida de un hombre en Dolavon fue internado en un psiquiátrico luego de que ratificaran su insania mental.

Se trata de Rodolfo “Neno” Pascoff, de 66 años. Fue divisado en la madrugada del hecho en presuntas maniobras incendiarias contra la vivienda ubicada en la calle Sarmiento 77 de esa ciudad valletana.

El incendio ocurrió precisamente a las 03:50 del sábado 12 de septiembre último, en una precaria vivienda de construcción galesa, conformada por dos habitaciones y un baño que era ocupada por indigentes. Los mismos habían ocupado las instalaciones con autorización de Patricia Bortagaray, extitular de la Cooperativa Eléctrica de esa localidad.

Respecto de la situación del detenido, el comisario mayor Cecilio Williams confirmó que si bien estuvo detenido desde el día del hecho, una Junta Médica confirmó su inimputabilidad y dispuso que sea internado.

El subjefe de la Unidad Regional, al dialogar con Jornada, señaló que “Pascoff se encuentra internado en Salud Mental dependiente del Hospital Zonal” de Trelew.

La causa estuvo a cargo de la fiscal Griselda Encinas. En la etapa inicial de la pesquisa se investigó la muerte de Mauricio Huenchullán, de 38 años, y la tentativa de homicidio contra César López, de 57, quien de milagro se salvó de morir calcinado. Ambos, junto a otras personas de su condición, vivían como vagabundos, sin un domicilio legal propio hacía años.

Por el momento resta confirmar la mecánica del hecho. Se presume que el responsable utilizó las brasas que quedaron de una cena que compartieron entre los tres. Al cabo de una discusión, el sospechoso se retiró, habría bloqueado una de las puertas y con combustible, hizo arder a los comensales. La víctima mortal, afectada por el alcohol, quedó inconsciente por el potente humo y luego, su cuerpo fue alcanzado por las llamas.

Jornada visitó el inmueble quemado donde se pudo constatar la presencia de un hombre que no se quiso identificar, junto a obreros de la construcción, con quienes realizaba arreglos de la vivienda. Si bien se mostró hostil ante las preguntas periodísticas, dio a entender que él es el legítimo dueño del lugar y que se dedica a la carpintería.

“Yo no rompí nada para entrar acá, no tengo ningún pedido de captura todavía y no estoy acusado de nada. A mí me alquilan acá para la carpintería”, dijo al iniciar la conversación con este diario.

Según se pudo observar, aún quedan vestigios del incendio mortal. Sobre la titularidad de esa vivienda, se sabe que hay una disputa familiar entre medias hermanas, una de las cuales, afirmó haber vendido de manera lícita la propiedad a la familia Bortagaray, antes de que se produjeran los reclamos de otros herederos que hasta entonces, habrían desistido de reclamar por las vías sucesorias. No hay nada que ligue el crimen con las cuestiones civiles.

Una historia de muertes

Respecto del señalado como autor, el mismo fue testigo presencial de un asesinato, también ocurrido en Dolavon, donde un grupo de jóvenes mató a golpes a un anciano de 72 años a comienzos del año 2013.

En aquella oportunidad, Pascoff no fue imputado, ya que se temió que también fuese víctima del ataque. De hecho, recibió asistencia médica en el hospital. El crimen de José Cayuqueo quedó también impune.

Se presume que actuaron incluso menores de edad, hoy mayores que viven en las inmediaciones de la casa quemada el mes pasado.