SOCIEDAD

Refugios de montaña, destino de cientos de turistas que llegan a El Bolsón

4.772

Todavía sin la posibilidad de noches a la orilla del fogón y guitarreadas (por la pandemia), la oferta es ingresar a la red de refugios de montaña más grande de Sudamérica, con un total de 17 paradas interconectadas por senderos, que se extiende por toda el Área Natural Protegida Río Azul Lago Escondido y se prolonga hasta la provincia del Chubut.

La Playita, La Tronconada, Cajón del Azul, El Retamal, La Horqueta, Los Laguitos, Encanto Blanco, Dedo Gordo, Natación, Hielo Azul, Casa de Campo, El Conde, Lindo, Roca del Tiempo y Motoco (en tierras chubutenses), son los destinos luego de 4 o 5 horas de caminata que con una vasta bifurcación de senderos permiten conocer a fondo los secretos de la cordillera.

Se suman los refugios del cerro Perito Moreno -el único que se puede llegar en auto-, y del cerro Piltriquitrón, hacia el este y frente a la ciudad de El Bolsón, donde además está El Bosque Tallado y la plataforma de lanzamiento de los parapentistas.

Los excursionistas de mayor experiencia ya tienen sus destinos preferidos, pero en todos los casos la propuesta es “caminar entre bosques milenarios, conocer ventisqueros y ríos serpenteantes. El Bolsón presenta las todas las condiciones para satisfacer cada necesidad de aventura”, adelantó el secretario de Turismo, Bruno Hellriegel.

Antes de salir, siempre se recomienda asesorarse debidamente en la Oficina de Informes ubicada frente a la plaza Pagano (o en la Oficina de Turismo de Lago Puelo): “Se debe realizar un registro de trekking antes de ascender, que se realiza de manera online antes de subir. Recomendamos planificar su itinerario en relación al equipamiento y práctica que requiere cada circuito, y según la época del año. Además, saber que puede contratar un guía habilitado de montaña quien le podrá brindar más información en el viaje”, es el primer consejo para los visitantes.

Desde la reapertura del turismo, cientos de jóvenes y familias están saliendo diariamente a la montaña, con periplos que se pueden hacer durante una jornada, aunque la mayoría opta por alojarse al menos una noche en los refugios, donde los encargados también se encargan de proporcionar el desayuno y la cena, junto a la cerveza artesanal fabricada “en casa”.

También conocida con las siglas “ANPRALE”, dicha zona cuenta con variados circuitos de trekking entre valles y cerros, atravesando bosques de lenga, coihue, ñire y ciprés de la cordillera, así como también ambientes con ingresiones de selva valdiviana y ambientes altoandinos.

Según explica Hellriegel, “glaciares, ríos, arroyos, lagunas, turberas, mallines y praderas de altura constituyen parte de los numerosos valores de conservación que el área alberga. Aventurarse a recorrer parte de ellos en cabalgatas o caminando es una experiencia única e inolvidable que siempre dejan las ganas de regresar para redescubrirlos, como si se sumergieran en una obra de arte de la naturaleza”.

Salida

Los senderos “se encuentran bien señalizados y podrás llegar a destino si los sigues fielmente. Encontrarás diferentes graduaciones de dificultades en cada circuito y podrás planificar según los tiempos y gustos. Uno de los accesos es conocido como Doña Rosa, nombre que hace referencia a un camping que hoy ya no existe, el cual se ubicaba sobre la costa del río Azul a la altura donde desemboca el camino vecinal que permite el acceso público al río y constituye el punto de inicio del trazado. Está ubicado a 8 km al oeste, desde el centro de El Bolsón, donde es posible llegar a través de micro o auto”.

Desde allí “caminaremos por un sendero señalizado, acompañando las cristalinas aguas del río Azul en sentido norte hasta llegar al puente colgante, ubicado cerca del camping Hue Nain. Cruzando dicha pasarela, comienza el ascenso al circuito Hielo Azul-Lago Natación. Luego de atravesar una tranquera, a unos 20 minutos aproximadamente, se deberá recorrer un hermoso bosque de coihue y ciprés”, indican.

Algunos de los lugares renombrados por su belleza son el Mallín de los Chanchos; el Mirador del Río Raquel, exquisita vista del valle bañado por las aguas de dicho curso hídrico; el río Teno, que tiene su naciente en la laguna del glaciar Hielo Azul y cuya margen sur se remonta durante aproximadamente 3 km hasta llegar al refugio del sector. Antes de arribar, hay un camino que lleva hasta la laguna Natación y el refugio homónimo.

La Horqueta

Otro de los puntos recomendados es la zona de La Horqueta, con un refugio ubicado a pocos metros del río Rayado, desde donde se puede acceder a un mirador espectacular a apenas 40 minutos.

Cabe destacar “la pintoresca impronta gauchesca de sus dueños y su cordial atención. Siguiendo hacia el norte por bosques andino patagónicos y selva valdiviana (a 6 horas de caminata y pegado al lago Lahuan), se encuentra el refugio Los Laguitos. Desde allí se accede a la cumbre del cerro Año Nuevo o seguir hacia los lagos Soberanía, Montes y Escondido, de belleza inmensurable. Otra opción que se puede hacer desde La Horqueta es desviarse cruzando un puente colgante e ir al refugio Casa de Campo.#