SOCIEDAD

María del Pilar Contreras: militante y solidaria

Es una conocida vecina de Trelew que fundó el barrio Tiro Federal. Lleva toda una vida dedicada a la actividad social y solidaria. JornadaPlay la visitó en su casa del barrio Los Aromos para recordar buenas épocas y proyectos a futuro.

23/01/2021 11:46

1.201

María del Pilar Contreras y su pareja bautizaron con nombre y apellido un fenómeno demográfico que surgió de la nada y se convirtió en uno de los sectores más populosos de la ciudad de Trelew. El barrio Tiro Federal.

Contreras llegó pobre y sin hogar a una zona de la periferia urbana. Allí, junto a su pareja levantaron un refugio de chapa para una docena de hijos.

“La única vecina era mi suegra, que criaba chivas”, recordó Contreras en JornadaPlay. Lo demás era un campo extenso de jarilla trazado por el camino del tren. Y una casa al final del camino donde los hombres se juntaban a practicar tiro deportivo.

“Yo tenía una vivienda muy linda que tuve que dejar cuando falleció mi hija y mi mamá, para que ellas tengan un sepelio hermoso como el que yo soñaba. Sin hogar nos fuimos a vivir a unos terrenos que estaban bajando el cementerio. En el 'tiro' encontré un lugar para vivir”.

Aprendiendo de la pobreza, con experiencia de primera mano, esta trabajadora comenzó a obrar para satisfacer las necesidades inmediatas, empezando por las reformas estructurales más básicas en un terreno habitado cada vez por más gente, donde el agua todavía circulaba por zanjas. Con el tiempo y la ayuda del intendente Alfredo García llevó luz y una canilla de agua potable al barrio. Esa noche lo celebraron con una fiesta.



Parte de una familia de cuatro hermanos, huérfana de padre, aprendió de su madre a luchar. “Yo sufrí mucho. Tuve una vida muy triste”, recalcó. Trabajó en Acción Social y en el Concejo Deliberante. Se define como peronista. Una ideología política que mamó de su madre. “Dentro del partido tengo a mi líder, mi guerrero de la vida que fue Mario Das Neves”, explicó.



Contreras despidió el 2020 con un maratón de ropa usada a repartir entre los vecinos del Tiro Federal. La iniciativa solidaria surgió de un sueño. Nada pudo resultarle más revelador que despertar llorando. “Fue algo que soñé y se lo conté a mi hija: había un ventanal grande, lo abrí y allí un montón de gente que aplaudía. Y una ola celeste que me tapaba. Entendí que el Señor me estaba dando pruebas de algo que hasta ese momento no entendía”.

“Así fue que llené mi casa de cajas y bolsas de ropa. Trabajamos todo el día en la calle con ayuda de la gente del barrio, colaborando con los que más lo necesitaban. Esa tarde llegué a mi casa vacía y en paz”, recordó.