DEPORTES

Opinión / El abrazo del alma Aurinegro

Un reconocido periodista de Puerto Madryn escribe sobre los significados de la foto del festejo tras el triunfo por penales en Bahía Blanca, en la que se ve a Fabricio Elgorriaga y Rodrigo Bona, dos históricos de Deportivo Madryn y del fútbol valletano.

28/01/2021 19:06

Elgorriaga y BOna fundidos en un abrazo. Una foto con historia.

948

Por Esteban Gallo / Especial para Jornada

Hay historia en ese abrazo. Porque ahí también están los Sanz, los Casado, los Peinipil, los Paolella, los Monochio, los Etchaide, los Antín, los Redondo, los Pritchard, los Calfumán, los Rosas, los Melo. Están Rufino, el Tongui y el Tata. Están el Mara y Orlando. Está Poldo. Están Carolo y el Cholga, Están Abel, Ricardo y Gustavo.

Hay pasión en ese abrazo. Porque representa el sentimiento de un pueblo fiel, estoico y valiente.

Hay redención en ese abrazo. Es romper las cadenas de la frustración para poder sumergirse en esta felicidad que explota los corazones.

Hay mística en ese abrazo. La que se fue construyendo a lo largo de una vida repleta de títulos, hazañas y vueltas olímpicas.

Hay proeza en ese abrazo. De visitante, peregrinando por todo el país, con un mazazo a los 43 segundos, empatando en el último minuto, festejando en los penales.

Hay nostalgia en ese abrazo. En el recuerdo eterno de los que ya no están. En la figura de mi amigo Cosme, que estará celebrando con otros ángeles aurinegros.

Hay un legado en ese abrazo. Para los cientos de pibes y pibas que corren detrás de una pelota persiguiendo un sueño.

Hay música en ese abrazo. Que fluye desde la cancha hacia las tribunas y que se prolonga en las trompetas de “la Incomparable” hasta llegar a cada rincón de la ciudad.

Hay homenaje en ese abrazo. Al viejo y glorioso fútbol valletano, al que pertenecen Fabricio y Rodrigo.

Hay coraje en ese abrazo. Porque esos cuerpos fundidos sobre el verde césped, pertenecen a dos tipos que no claudican ni claudicarán jamás.

Y sobre todas las cosas. Hay mucho amor en ese abrazo. El de los jugadores, dirigentes e hinchas, que darían sus vidas por estos colores.