PROVINCIA

De Boca en Boca y #DesdeElTwitter

La visita del ministro Trotta a Chubut dejó tela para cortar. “Macri”, el gato de la Oficina Judicial. “Pablito” y “Chap”, a los tuitazos limpios. El duro cruce de una dirigente del Sitrajuch con el diputado Pagliaroni. Y más.

15/02/2021 02:00

Salida agitada. Así debió irse el ministro Trotta tras pasar por Rawson.

3.251

La visita del ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, dejó sabor a poco en cuanto a la expectativa que se había generado antes de su llegada.

Varias veces postergada, la última por ser “contacto estrecho” de la ministra de Educación de Santa Fe, Adriana Cantero, que dio positivo luego de mantener un encuentro con su par nacional, finalmente el martes pasado el titular de la cartera educativa arribó en un vuelo de Aerolíneas Argentinas a Trelew y se fue rápidamente a saludar al gobernador Mariano Arcioni.

Después de la reunión con los gremios docentes y de una conferencia de prensa, Trotta tenía previsto regresar raudamente desde la capital provincial al Aeropuerto “Almirante Zar” de la ciudad valletana para tomar otro vuelo de Aerolíneas Argentinas.

Pero nadie (¿nadie?) contaba con la presencia de un puñado de personas que poco tenían de docentes y muchos de militantes antimineros, que cortaron la salida de la camioneta del ministro y obligó a realizar una maniobra de “despiste” por parte de la Policía.

Al final, los despistados fueron los propios policías, que terminaron sacando a un ministro del Gobierno nacional por la puerta principal del Ministerio de Educación, haciéndolo caminar treinta metros entre personas con sus ánimos alterados, que le gritaron barbaridades y lo despidieron al grito de “No es no” y pateando y palmeando el techo de un Ford Fiesta rojo que nadie sabía de quién era.

Resulta que el Fiesta Rojo es el vehículo particular de la ministra Florencia Perata, que deberá pasar por el seguro para sacarle los bollos que le dejaron los manifestantes más efusivos.

“Soy Sandoval, de Jornada”

La tumultuosa salida de Trotta no fue la única apostilla que dejó la visita del ministro. Un poco más temprano, cuando los periodistas esperaban que el funcionario llegara a un salón del Ministerio de Educación en donde daría una conferencia de prensa, sucedió un hecho curioso.

Una mujer que trabaja en la recepción del Ministerio se acercó a preguntarles a los periodistas que estaban esperando por los representantes de Jornada. Un periodista y un fotógrafo de este diario ya estaban en el lugar y se sorprendieron cuando la mujer contó que a las puertas del ministerio había una persona que decía apellidarse “Sandoval” y pertenecía al diario Jornada.

Por supuesto, esa persona no era ni periodista ni reportero de este diario, pero si no fuera por la recepcionista atenta, hubiera entrado a un lugar al que sólo podía ingresar la prensa.

¿Quién repudia?

El mal trago de Trotta en Chubut también generó más rispideces –por si hicieran falta- puertas adentro del PJ. El dirigente peronista Miguel “Cone” Díaz, salió a criticar el silencio de muchos dirigentes peronistas que no dijeron ni una palabra de lo que le tocó vivir a un ministro peronista.

En una entrevista con Radio Patagonia, “Cone” dijo que era “lamentable el silencio del peronismo de Chubut, nadie salió a repudiar la situación que vivió Trotta, muchos dicen ser nacionales y populares pero nadie salió a defender al ministro”, se quejó Díaz.

“Le pido al presidente del PJ Chubut, Carlos Linares, que el partido se exprese y repudie las agresiones que sufrió el ministro de Educación de la Nación. No podemos ni debemos ser cómplices con el silencio de la escalada de violencia que estamos viviendo en nuestra provincia”, disparó Díaz.

Tampoco se privó de cuestionar las contradicciones del actual titular del PJ: “Linares se sentía más cómodo hablando de minería con Mauricio Macri y no con el presidente Alberto Fernández”.

Leunda vs. Menna

Julián Leunda, el joven abogado comodorense que ocupa la estratégica vicejefatura de asesores del presidente Alberto Fernández, salió de su habitual perfil bajo y conciliador, para contestarle en las redes sociales al diputado macrista Gustavo Menna, quien salió a cuestionar al Gobierno nacional por los incendios en la cordillera.

Menna pidió la “urgente intervención” del Ministerio de Ambiente y Leunda estalló: “Sr. Diputado Nacional Gustavo Menna, de por sí es repudiable hacer política con la situación que se está viviendo en El Bolsón, pero peor aún es mentir sugiriendo que el Gobierno nacional no tomó cartas en el asunto”, escribió Leunda en su cuenta de Twitter.

“Por si no lo sabe, el Ministerio de Ambiente de la Nación está colaborando con el Gobierno provincial con 119 brigadistas de la Brigada Nacional SNMF, están operando cuatro helicópteros y tres aviones hidrantes, seis autobombas, cinco camionetas pick up, un camión logístico de comunicaciones, personal técnico del Ministerio, asistentes y coordinadores. Personalmente estoy en contacto con el ministro Juan Cabandié y el intendente Bruno Pogliano”, agregó el asesor presidencial.

Pogliano, el intendente de El Bolsón (va por su segundo mandato), de origen justicialista pero aliado del radicalismo local que no adhiere a Juntos por el Cambio, salió a bancar los dichos de Leunda: “Con el Gobierno nacional y Provincial venimos trabajando de forma articulada desde el comienzo, y también tenemos comunicación permanente, lo cual les agradezco en este momento que estamos atravesando en El Bolsón”, escribió Pogliano.

También el intendente de Lago Puelo, Augusto Sánchez, salió al cruce de Menna: “Participé de reuniones operativas, donde se ve el trabajo conjunto de Nación, Provincia y Municipio. El incendio de Cuesta del Ternero tiene características únicas. Por su relieve y las altas temperaturas reinantes”, escribió en Twitter.

La respuesta de Menna nunca llegó. Mutis por el foro.

“Macri”, el gato

La semana pasada se realizó una audiencia organizativa en la Oficina Judicial de Rawson en donde se explicó el protocolo que habrá que cumplir para el esperado juicio oral por la Causa Revelación, que se iniciará pasado mañana.

La directora de la Oficina Judicial de Rawson, Karina Breckle, detalló el protocolo ante la mayoría de los fiscales, querellantes y defensores que serán parte del proceso que juzgará los presuntos retornos de empresas de obra pública hacia funcionarios durante el tercer mandato de Mario Das Neves.

Más allá de la importancia de lo que se habló en la audiencia, el dato simpático de la mañana lo aportó un gato blanco que se subió a una de las mesas del lugar y retozó como corresponde, estirándose con absoluta tranquilidad mientras magistrados, abogados y periodistas escuchaban con atención.

Resulta que es un gato que suele andar por el lugar y que por sus dotes para estirarse y descansar, fue bautizado por algunos de los presentes como “Macri”. Cuánta maldad.

“Con de todo”

Otro cruce picante que se dio en las redes en los últimos días lo protagonizaron el exvicepresidente del Banco del Chubut, Pablo Das Neves, y el exsecretario general de Coordinación de Gabinete durante la última gestión de Mario Das Neves, Daniel Ehnes.

Al parecer, el tiempo pasa pero algunos rencores quedan. Todos comenzó cuando el hijo del exgobernador, ahora devenido en consultor económico y corporativo (según su bio en Twitter, en donde también informa que es abogado, licenciado en Finanzas, y posgraduado en Economía y Derecho) escribió un tuit para especialistas: “Bitcoin a USD 48.500. ¿Me hiciste caso y compraste? ¿No? Bueno. Llámame que hay más oportunidades”.

Das Neves se refería al nuevo máximo histórico que alcanzó en su cotización la criptomoneda Bitcoin, la más popular de las divisas digitales, que a pesar de su explosiva expansión sigue teniendo muchos detractores de peso (economistas, empresarios, etcétera) que la califican como una nueva “burbuja” financiera.

La cuestión es que Ehnes, otro que sabe de temas económicos y financieros, lo cortó al medio: “Yo leí el 7 de enero que pensabas que (Bitcoin) estaba ‘overshooting’. Ahí estaba 33.500 dólares, si alguno te hubiera hecho caso perdía 15 mil por BTC”, castigó al plexo Ehnes.

Efectivamente, el 7 de enero pasado, Das Neves había publicado en su cuenta de Twitter: “Atento inversores en criptomonedas. Bitcoin puede estar en un ‘overshooting’. Hay que ver los pares que van quedando rezagados. Momento de diversificar en $ETH y $LTC”, escribió en “chino básico” para el común de la gente.

Cualquier hijo de vecino que alguna vez haya leído las páginas color salmón de El Cronista (o el más sofisticado Financial Times), sabe que “overshooting” es la manera en la que se explica la sobrevaloración de una acción o cualquier instrumento financiero que cotice en Bolsa.

Volviendo a lo importante, la pelea de analistas financieros, Das Neves recogió el guante. El guante de box, porque el tenor de la respuesta tuvo la intensidad un intercambio de golpes: “Leíste mal –le respondió a Ehnes-. Mirá todos los tweets, hablé de diversificar en litecoin y ethereum, y fue a los 38.000. Quizás cuando termines el secundario y hagas una carrera universitaria sumás comprensión de texto”, disparó el abogado y licenciado en Finanzas.

Ehnes contragolpeó al mentón: “Sólo vi el tuit del ‘overshooting’ porque me lo mandaron, no te sigo Pablito, nada bueno se puede aprender de vos. Eso lo supe siempre, incluso cuando me preguntabas qué y dónde estudiar sobre finanzas para que no te sigan haciendo ‘bullying’ con que eras parásito de tu viejo”.

¡Segundos afuera! ¿Habrá nuevo round?

Gritos e insultos

La semana en Trelew terminó el viernes con protestas y discusiones públicas. Se juntó todo. A media mañana, diputados provinciales fueron convocados a los Tribunales para registrar sus firmas digitales. Coincidió que el Sindicato de Trabajadores Judiciales (Sitrajuch) estaba llevando a cabo un paro total de actividades.

Resulta que la secretaria adjunta del gremio en la ciudad valletana, Gabriela Huenchual, había adelantado antes que llegara el diputado de Juntos por el Cambio Manuel Pagliaroni que “a él” lo esperaban porque querían decirle “en la cara” el disgusto por sus declaraciones públicas.

Y así fue. Llegó Pagliaroni y gritos mediante, lo definió Huenchual como “el más oficialista de los oficialistas”. La respuesta del legislador no se hizo esperar: “Los sindicalistas fueron cómplices en 2019 para que Arcioni ganara. Ratifico lo que dije”.

El cruce entre el diputado y la referente del gremio fue imperdible:

-Huenchual: Queremos pedirle que hagan sentir el reclamo. Tenemos un atraso salarial muy importante y sentimos que usted nos ataca permanentemente a los trabajadores diciendo cosas que no son.

-Pagliaroni: He atacado y yo cuestiono a los dirigentes sindicales, no a los trabajadores. Ratifico lo que he dicho. Los trabajadores tienen la misma situación que los de Salud, Legislatura, etcétera.

-H: ¿Qué tiene para decir de los judiciales? No arreglamos con nadie.

-P: De apreciaciones políticas no te voy a dar ningún tipo de explicación y la ratifico. Los dirigentes sindicales en el 2019 fueron cómplices de Arcioni para que ganara. Si no te gusta mi opinión, puede no gustarte. Es mi opinión.

-H: Si usted lo puede demostrar, pido que lo haga público. No es justo que pluralice. No somos todos iguales.

-P: Es mi opinión y no tengo que darte explicaciones a vos. La ratifico.

-H: Respete a los trabajadores.

-P: Los respeto. En tal caso, cuestiono a los dirigentes sindicales.

-H: Hace dos años que está durmiendo en Legislatura la Ley Tributaria Especial.

-P: No estoy de acuerdo de poner más impuestos al sector privado. Los trabajadores no son los que más plata se llevan de la provincia.

-H: Pero los empresarios sí.

-P: No vamos a poner en riesgo las fuentes de trabajo del sector privado solamente cargando impuestos. Algunas de las actividades son atendibles. Pero es el Poder Ejecutivo quien debe estar ocupándose de esto.

-H: Usted es el más oficialista de todos los oficialistas. Se lo tengo que decir en la cara.

-P: Yo lo que hago es respetar la Constitución.

-H: Usted representa al pueblo.

-P: Mucha gente nos ha votado y respondemos a esa gente.

-H: Es lamentable su actuación.

-P: Los representantes sindicales dejan mucho que desear.#