PROVINCIA

Analizan cámaras para saber quién se robó 30 vacunas contra el Covid

Eran segundas dosis para el personal de Salud. Las sacaron de un freezer, sin causar daños. El Ministerio ya hizo la denuncia.

16/02/2021 02:00

El hecho ocurrido en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia fue denunciado en los primeros días de febrero, y formaba parte de un lote de 1.500 dosis que llegaron a la provincia.

890

El ministro de Salud de Chubut, Fabián Puratich, confirmó el inicio de una investigación interna y la presentación correspondiente en la Fiscalía por la desaparición de 30 dosis de la vacuna Sputnik V del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia.

El funcionario provincial aseguró que “las dosis que se llevaron no tendría utilidad para quien se la aplique porque se trata del segundo componente de la vacuna” y destacó que “el faltante fue detectado por el personal que está llevando adelante la campaña de vacunación”.

Detalló Puratich que “son 30 dosis de la vacuna Sputnik V, y se trata de un hurto porque la desaparición se produjo sin violencia”.

“El día anterior habían quedado 40 dosis, y al día siguiente el personal constata que en el frezeer quedaban 10 unidades”, expresó.

A partir de esa situación, Puratich confirmó que se inició una investigación interna y “con esa investigación, a través del Área Programática, se hizo la presentación judicial en la Fiscalía”.

Continúa de este modo la investigación en el marco del hurto de aproximadamente treinta dosis de vacunas rusas ocurrido en dependencias del Hospital Regional. Las mismas correspondían a la partida de mil quinientos dosis que habían llegado en enero a la provincia del Chubut y permanecían a resguardo en la dirección del Área Programática Sur, un edificio dentro del perímetro del Hospital Regional sobre Avenida Yrigoyen.

El hecho fue denunciado en los primeros días de febrero y aunque la investigación se encuentra en curso, se estimará un faltante de treinta unidades de las vacunas Sputnik, de orígen ruso y que estaban destinadas al plan de vacunación que en esta primera instancia incluye las dos dosis del personal afectado al servicio de Salud. La denuncia se formalizó ante la Justicia y la fiscal Andrea Rubio lleva adelante la investigación en el ámbito hospitalario, que se vio conmocionado por el presunto hurto. Internamente ya se iniciaron acciones sumariales al personal que se desempeña en el lugar sin descartarse hipótesis alguna.

El área de resguardo, la preservación de estos dispositivos médicos y la cadena de frío que requieren para su conservación son aspectos que podrían determinar con certeza los hechos ocurridos. No se advirtió violencia en el lugar donde estaban depositadas, ni tampoco el personal observo situaciones irregulares o que generarán sospecha. Las vacunas robadas formaban parte de las segundas dosis que debía aplicarse el personal de la Salud para completar la inmunización como parte de la estrategia sanitaria dispuesta por el Ministerio de Salud de la Nación con el objetivo de controlar la enfermedad y bajar la cantidad de contagios.

La vacuna rusa llegó a Chubut y Comodoro Rivadavia al mismo tiempo que a la mayoría del país en medio de un plan nacional de distribución y vacunación, iniciado en los últimos días de diciembre. Posteriormente, fueron arribando a la ciudad distintas tandas, tanto de la primera como de la segunda dosis, que comenzó a ser aplicada prioritariamente a personal de Salud.

El intendente de Comodoro Rivadavia Juan Pablo Luque, lamentó y cuestionó el robo de vacunas Sputnik V. Y reclamó un pronto esclarecimiento del caso, que “da bronca y vergüenza”. El jefe comunal se refirió al lamentable suceso criticando la falta de comunicación del hecho al municipio, y deslindó responsabilidades ya que “la situación debe ser aclarada por el Área Programática Sur y el Ministerio de Salud de la provincia”, sentenció. Y desde su cuenta de Twitter, Luque lamentó: “Repudio el robo de vacunas en el Hospital Regional y espero el pronto esclarecimiento de quién o quiénes fueron los responsables de este hecho lamentable”.

Por su parte el director del Hospital Regional, Eduardo Wasserman adelantó que “es complejo acceder al lugar sin que nadie te vea, excepto los que tienen llave”, aseguró agregando que tomo conocimiento del hecho a través de la directora del Área Programática, Myriám Monasterolo.

Anticipó que se analizaron los registros de las cámaras de seguridad que se encuentran en el Hospital. “Quiero aclarar que es el Hospital Regional el que cede un espacio para la vacunación de Covid, que es un consultorio que se acaba de inaugurar, chiquito que es para la colocación de la vacuna, donde ha ido y ha pasado el personal del medio privado y público. Justamente desde ahora no se va a vacunar más en el Hospital, sino en espacios destinados a la comunidad que será los gimnasios u otro sector. Nosotros somos de ceder un espacio, el que se encarga de este tema es el Área Programática que genera todo el circuito para vacunar, incluso proveyendo gente”, dijo en Mil Patagonias.

Según Wasserman las vacunas robadas se encontraban en un lugar de acopio, resguardado por la seguridad interna del propio Hospital. “Es complejo de acceder al lugar sin que nadie te vea, excepto los que tienen llave. No tiene mucho sentido el robo, porque si fue la segunda dosis, tienen que haber tenido puesta mínimamente la primera, y si se llevaron la primera, no sirve porque se tienen que colocar la segunda”. Y finalizó explicando que las vacunas sustraídas deben ser inyectadas en un lapso de media hora de retiradas de la cámara para poder garantizar su efectividad.

Noticias relacionadas