POLICIALES

Persecución policial con un chico detenido en Madryn

El delincuente hizo trabajar intensamente a la Policía de Puerto Madryn que desplegó sus fuerzas.

1.621

Las ventanas de dos casas fueron violentadas sobre el final de la tarde en el barrio Luis Piedra Buena. El delito fue atribuido a dos delincuentes motorizados. Atravesaron la ciudad perseguidos por la Policía. Uno de ellos logró escapar y un menor de 15 años quedó detenido. Tenía en su poder una barreta de hierro.

El primer hecho fue durante la tarde de la víspera cuando el ladrón de 15 años se hizo presente en el domicilio de la calle San Martín al 2.000 y valiéndose de una barreta de hierro forzó la cerradura que aseguraban la ventana de una de las habitaciones de la propiedad.

Testigos señalaron que, tras fracasar en el intento, el delincuente regresó a pie media cuadra hasta la calle Dorrego donde lo esperaba un cómplice. Abordaron una moto de alta cilindrada y escaparon. Vecinos dieron aviso a la Policía y describieron que el ladrón llevaba una mochila azul.

De allí enfilaron rumbo al Norte. Subieron por Dorrego con apuro por asaltar una cabaña a cuatro cuadras de distancia, sobre 25 de Mayo al 1.900. El dueño de la vivienda informó a la guardia de monitoreo que un sujeto vestido de mochila color azul y campera oscura “barreteó” una abertura activando las sirenas de la casa. Llamativamente, una vez más, el joven no había logrado el cometido. En vez de eso, dejó una violenta marca en la ventana. Los vieron escapar nuevamente por Dorrego.

Al entrar en la calle Jujuy y Villarino le salió al paso un móvil policial de la Comisaría Tercera, Llegaron hasta una zona de descampados y penetraron la zona del salitral. Ya en jurisdicción de la Comisaria 4°, fue que al darle alcance al motovehiculo perdieron estabilidad y cayeron al suelo. El conductor de la moto se dio a la fuga mientras que el joven de la mochila azul continuó el escape a pie. Pero antes de que lo atrape la Policía, intentó perderse entra la zona de las “cacherías”. Fue acorralado por efectivos de las seccionales 4° y 3°, un poco más lejos, bajo el último pilar de alumbrado de la ciudad, señaló la Policía.

El joven ingresó a la Comisaría en averiguación de “robo en grado de tentativa”. Teniendo en cuenta su corta edad, el fiscal ordenó la entrega a sus padres.