PROVINCIA

Unidos por el saneamiento de la cuenca del río Azul

Los jefes comunales de Lago Puelo, Augusto Sánchez, y de El Bolsón, Bruno Pogliano, coincidieron ayer en dialogar y avanzar en proyectos conjuntos de carácter comarcal, donde la prioridad estará enfocada en solucionar los problemas de contaminación de la cuenca del río Azul, que se viene denunciando desde hace décadas.

06/03/2021 02:00

Cuestiones ambientales. Augusto Sánchez y Bruno Pogliano le pedirán recursos a Nación.

508

Al respecto, cabe recordar que el jefe comunal rionegrino reconoció “el colapso de la planta depuradora. Venimos gestionando inversiones por parte de la empresa concesionaria, incluso el proyecto de modernización formó parte del presupuesto nacional en el 2018, pero finalmente no fue ejecutado”.

Cabe recordar que los efluentes cloacales “contaminan el río Quemquemtreu y posteriormente también el río Azul y el Lago Puelo, generando un impacto ambiental en la región y en el vecino país de Chile”.

A su turno, Augusto Sánchez señaló que “coincidimos en la problemática que provoca esta situación que se viene prolongando desde hace muchos años. Con Pogliano compartimos el mismo análisis y estamos trabajando en diversas gestiones para solucionar este conflicto, la mejor manera es aunar esfuerzos”.

Además, agregó “la necesidad de establecer un plan director para los desagües cloacales, fundamentalmente para el saneamiento del arroyo Negro. Desde la provincia del Chubut y el municipio de Lago Puelo hasta se han formalizado acciones judiciales, que no han avanzado”, resaltó.

“Ahora es tiempo de que las dos comunas vayan juntas ante el gobierno nacional para buscar los recursos financieros y ejecutar las obras con carácter prioritario, porque no se trata solo de ampliar la planta depuradora a la altura del paralelo 42°, sino también de un proyecto concreto que permita tratar todos los efluentes de El Bolsón. Por el monto del emprendimiento, quizás haya que pedir un financiamiento internacional”, graficó.

Servicios públicos

En otro orden, Augusto Sánchez también participó el miércoles pasado en la localidad de El Maitén de la reunión con sus pares de la región y el ministro de Infraestructura, Gustavo Aguilera, para tratar la problemática de los servicios públicos que arrastra la comarca hace muchos años.

Al respecto, opinó que “quedó una sensación sumamente positiva, más allá de las expectativas que tenemos desde las comunas para que las obras se realicen mucho más rápido de lo previsto por los tiempos administrativos lógicos”.

Según explicó, “la diferencia con gestiones anteriores es que el dinero ahora está disponible en el presupuesto y se podrá licitar en el corto plazo, sumado a la conjunción entre los intendentes y el diputado nacional Santiago Igon, más el acompañamiento del gobierno chubutense. Está el compromiso para recibir en las próximas semanas al secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, justamente para conversar sobre lo que falta y reclamar que se reasignen partidas necesarias para este objetivo, que además del noroeste del Chubut incluye a El Bolsón y otras localidades de la cordillera de Río Negro”.

“Ojalá se comiencen a concretar este año los trabajos que requiere el interconectado eléctrico. De igual modo, pedimos al ministro Aguilera y al secretario Eugenio Kramer la debida atención a los trabajadores de la Delegación de Servicios Públicos, principalmente de aquellos que están afectados al mantenimiento de las redes domiciliarias, contemplando el pago de sus salarios en tiempo y forma y que cuenten con los insumos necesarios, herramientas y vehículos con que realizar su función”.

Por último, y en referencia a su posición sobre el proyecto de zonificación minera impulsado por el gobierno de Mariano Arcioni y el presidente Alberto Fernández, el intendente de Lago Puelo dijo que “estoy en contra de todos los emprendimientos que incluyan la mega minería, ya sean en Chubut o en cualquier otro punto del país. Por otro lado, ese tipo de proyectos a gran escala (ya sea minero o productivo), siempre deben contar primero con el consenso ambiental y social, una clara garantía de que los procesos previstos no afecten al conjunto de las comunidades”.#