SOCIEDAD

Doloroso: encontraron a una adolescente wichís, borracha y con su bebé llorando

En las últimas horas empezó a circular una imagen que evidencia una problemática que pisa fuerte entre los jóvenes de las comunidades wichís del norte de la provincia de Salta.

19/03/2021 20:01

4.230

Y es que el consumo descontrolado de alcohol y drogas entre los jóvenes que viven en la extrema pobreza no es algo nuevo para los aborígenes de la provincia.

La imagen fue capturada por un empleado municipal, Quito Santillán, en Coronel Juan Solá, en Morillo, y en ella se puede ver a una madre adolescente, de entre 14 y 16 años, dormida en el piso y en estado de ebriedad, junto a su bebé desnudo, tirado en la tierra.

Santillán escuchó los llantos del niño y se acercó a ver qué era lo que ocurría, y allí fue cuando se encontró con la triste escena. El hombre intentó despertar a la joven madre, pero al fracasar en sus intentos, tomó al niño y lo cubrió con una camisa. “El bebé tenía los ojitos hinchados de tanto llorar para ser atendido por su madre”. “¿Dónde está la Policía que no recorre las calles? Por favor, cómo no van a ver esto”, dijo el hombre.

El vecino relató que el lugar donde encontró al niño es un aguantadero, frente a una cancha de futbol del barrio, donde se juntan a consumir alcohol los jóvenes de la comunidad wichí.

Luego de varios intentos de despertar a la joven madre, Santillán llamó a la policía. “Llegó la policía y lograron despertarla. También fue una agente sanitaria”, manifestó. El niño fue ingresado en el hospital local, donde se encuentra en buen estado de salud, luego de haber sufrido un principio de hipotermia.

Quito Santillán contó que en el último tiempo es común el consumo excesivo de alcohol entre los jóvenes de las comunidades, y que en la zona del barrio San Cayetano de Morillo es frecuente que los adolescentes se junten a beber.

“Había cajas de vino tiradas en el lugar. Siempre que pasó por ahí de camino a ver a mi madre, veo a chicos tomando, pero es la primera vez que veo a un bebé desnudo tirado en la tierra. De suerte no le picó una serpiente”, finalizó Santillán.

(Vía País)