POLICIALES

Crimen de Fabián Acuña: secuestraron el casco que habría usado el sospechoso

Un perro especializado de la fuerza sirvió para encontrar la pista inicial. En la inspección ocular usaron drones y medios terrestres. Siguen la hipótesis de un ajuste de cuentas que terminó con la vida de Acuña, que era dueño de un gimnasio y ex implicado en una banda de policías.

28/03/2021 02:00

Nuevo elemento. Los investigadores ahora cuentan con una evidencia importante para el caso.

709

En el marco de la investigación por el homicidio de Fabián Acuña, el personal de la División Investigaciones realizó un rastrillaje y búsqueda de prendas de vestir y elementos vinculados a la causa en una zona de descampado y caminos alternativos en dirección a las Quintas del Mirador.

En el lugar, según indicó el Ministerio Público Fiscal, hallaron el casco que habría utilizado Marcos Álvarez que está detenido por ser el sospechoso del crimen.

Pesquisa

Los datos primarios indicaron que el casco fue hallado en zona cercana al domicilio de Álvarez. En la búsqueda de elementos intervienen divisiones policiales, canes entrenados y un dron. Los datos primarios que surgieron arrojaron un resultado positivo luego que el perro Duque marcase un sector donde se podrían ubicar elementos relacionados al presunto autor y al hecho.

Allí el personal policial comenzó a intensificar el rastrillaje hasta que halló el casco, que fue secuestrado para su peritaje y posterior identificación en el marco de la investigación que se lleva adelante.

El caso

La noche del pasado 18 de enero, Acuña fue asesinado de cinco disparos a “quemarropa” que impactaron en su brazo, espalda, pecho y rostro. El autor no robó nada del lugar y, según quedó registrado en cámaras de seguridad, del crimen ingresó solamente a ultimar a Acuña para luego huir del lugar en una motocicleta.

El hombre, que queda captado por las cámaras de seguridad externas del gimnasio “Tupac Gym” propiedad de Acuña, ingresó pasadas las 21 al local con el casco de la moto puesto, lentes, guantes y vistiendo una campera y pantalón largo.

Estuvo menos de dos minutos, ya que efectuó los disparos y se retiró. La hipótesis de los investigadores es que se trató de un “ajuste de cuentas”, aunque se desconocen los motivos.

Acuña había sido condenado en 2012 como uno de los integrantes de la banda que intentó asaltar el cajero automático de Puerto Pirámides junto a un grupo de policías. En el último tiempo manejaba el gimnasio Tupac Gym y se dedicaba a la compra venta de automóviles.

La investigación permitió cotejar la vestimenta que poseía el autor del homicidio. Y hubo un dato clave: las letras japonesas del pantalón, que significan “Jiu Jitsu”.

Se trata de un arte marcial japonés, y con ese dato los investigadores lograron llegar hasta Álvarez. Al corroborar la vestimenta, pudieron determinar que además del pantalón, poseía las mismas zapatillas y mochila.

En la pericia informática lograron recuperar una fotografía donde Álvarez exhibía un arma, del mismo calibre que el utilizado en el homicidio, sobre la mesa de su casa.

Cámaras de seguridad y antenas de teléfono. Otro dato que consta en la causa es el recorrido de las cámaras de seguridad que captan el recorrido del autor del crimen, a bordo de su motocicleta, momentos previos del homicidio desde cercanías del domicilio de Álvarez hacia el gimnasio. Y luego de cometido realiza el mismo itinerario de manera inversa.

A esto se suma que las antenas de telefonía celular captan al equipo de Álvarez en la zona del gimnasio en día mencionado.

Desde primera hora el personal policial de diferentes áreas realizaron un amplio rastrillaje.

Desde primera hora el personal policial de diferentes áreas realizaron un amplio rastrillaje.