POLICIALES

Polémica en Santa Cruz por la liberación de una mujer que mató a su pareja

Ella es Sofía Ávila y la víctima, Juan Manuel Padròn, un empleado del Concejo Deliberante de Río Gallegos. La jueza dijo en su fallo que ella lo mató para evitar su propia muerte en un contexto de violencia de género.

30/03/2021 09:15

1.837

El Poder Judicial de Santa Cruz dictó un fallo sin precedentes y dejó en libertad por legítima defensa en un contexto de violencia de género a una mujer que mató a su novio.

La víctima es Juan Manuel Padrón, empleado del Concejo Deliberante de Río Gallegos y conocido militante radical, que murió a comienzos de marzo como consecuencia de una certera puñalada que le dio su novia,Sofía Ávila, mientras peleaban en la casa de ella.

Este lunes por la mañana, una caravana salió de la casa velatoria y el cortejo fúnebre trasladó los restos de Padrón al cementerio capitalino. El cuerpo quedará alojado en un nicho de la necrópolis por el término de un año, ante la posibilidad de una eventual nueva pericia que puedan llegar a solicitar las partes intervinientes en el proceso judicial.

La encargada del inusual fallo fue la jueza de Instrucción Nº 3, Rosana Suárez, que coincidió en su divulgación con el entierro de Padrón, ya que el lunes se cumplía el límite del plazo legal para decidir si dejaba a la acusada en libertad o la procesaba por homicidio agravado.

Pero la jueza Suárez,en coincidencia con la Fiscalía, decidido que no había elementos para empujar a Sofía a una condena. Por el contrario, en el fallo de casi cincuenta páginas se lee que la conclusión es que esa noche “eran él o ella” y que la puñalada mortal fue un acto de legítima defensa.

Enojo

La familia Padrón tomó el fallo con profunda indignación. “Mi mamá no para de llorar, está muy triste, estábamos convencidos que la iban a dejar detenida o que por lo menos iba a llegar presa al juicio”, indicó Marcela Padrón en declaraciones al diarioLa Opinión Austral.

“Fue muy triste, muy fuerte. Teníamos la esperanza de que la asesina quede detenida”, agregó la hermana de la víctima. “Le pedimos a ellos que no abandonen la causa, que lleguen hasta la última instancia, porque nosotros sabemos que ella (por Sofía) es una asesina, las pruebas están”, agregó.

“Es terrible lo que está sucediendo”, expresó sorprendida la abogada Jovita Vivar. “Toda la prueba apunta a ella, no tenía arrepentimiento, no tiene imagen de víctima, tiene trastorno de personalidad, pero conocía sus acciones”.

El fallo

En el fallo al que tuvo acceso La Opinión Austral, el peso está puesto en los testimonios que hablaron de una relación tormentosa, en la que Padrón le pegó más de una vez a Sofía. Testigos que la vieron con ojos morados, brazos con magullones, algunos a los que les dijo lo que sucedía puertas adentro de su casa o bien, a quienes les envió mensajes contando las palizas.

Tuvieron peso también los testigos de esa noche. La hermana de Sofía y su esposo, a quienes la joven pidió ayuda al grito de “maté a Juan, ayuda!”.

Según dijo la Policía, Sofía estaba semidesnuda, alterada y rompía en llanto. Antes de que su hermana llamara al 101, le hablaba a Padrón, le pedía que no se muera. Se cree que hubo una pelea que comenzó en la habitación, donde se constató un desorden descomunal, y que luego siguió en el living, donde ella finalmente toma un cuchillo y lo apuñala mientras él la sostenía por detrás.

En la narrativa del documento no aparece qué detonó la discusión, sino que más bien establece que pelearse era la regla en esta relación dañina.

De hecho, Sofía Ávila no declaró. Según ella, no hay un orden cronológico de lo que pasó, sino “flashes”.

La investigación determinó que esa noche hubo consumo de drogas, ansiolíticos y vino.

Violencia de género

“Resulta insoslayable mencionar la asimetría existente entre Ávila y el occiso, quien casi doblaba la edad de aquella. Además era ostensible para aquel, que Ávila tenía desde muy joven serios problemas con el consumo de sustancias y que luego que la misma entablara relación con el occiso esos problemas se agudizaron debido a su propia situación de consumo”, argumentó Suárez, en su fallo que se sustenta con leyes y tratados internacionales en materia de perspectiva de género.

Para la magistrada fue contundente “el profundo deterioro de la imputada a partir de su relación con el occiso”, y según los elementos que se fueron aportando a la causa en estas semanas, estos “hablan acerca del contexto de violencia en el que se encontraba inserta la imputada de autos, como las secuencias fotográficas y expresiones halladas en la exploración de las redes abiertas donde es posible percibir múltiples hematomas en su humanidad”, añade Suárez.

Según consta a partir de testimonios, ella le había revisado el celular y él le dio golpes de puño en la cara. “Estaba preparada para que la que apareciera muerta fuera ella”, había indicado Susana, la tía de Sofía, en relación a los constantes hechos de violencia que había sufrido en el pasado, no sólo física, sino también psicológica.

Lo cierto es que la joven se encuentra desde la tarde de del lunes junto a su familia, y si bien los letrados de la familia Padrón adelantaron que presentarán una apelación en las próximas horas y organizarán marchas reclamando su detención, el fallo de este lunes no fue a medias tintas.

(Fuente: La Opinión Austral)