SOCIEDAD

La mucama hospitalaria Cristina Valle es la nueva abanderada de El Bolsón

Ribetes emotivos alcanzó el acto celebrado en la Casa del Bicentenario, donde las autoridades municipales destacaron a 10 vecinos y eligieron a los nuevos abanderados de El Bolsón.

31/03/2021 02:00

El orgullo de portar la bandera. El Bolsón distinguió a sus vecinos destacados.

374

En la oportunidad, el intendente Bruno Pogliano recordó que “esta ceremonia debíamos hacerla el 28 de enero, en el marco del 95º aniversario de la ciudad, aunque la realidad del incendio nos obligó a posponerla. Sin embargo, queríamos rendir este homenaje a nuestros vecinos destacados, fundamentalmente por el compromiso social que tienen y son un verdadero orgullo para todos los bolsoneses”.

Mediante un video, fue presentado cada uno de los elegidos y luego se procedió a la designación de los nuevos abanderados. Por resolución, la distinción para portar la bandera argentina correspondió a Cristina Valle, una mucama que se desempeña desde hace 26 años en el hospital local y “es reconocida por sus compañeros y la comunidad por su actividad pública, luchadora y perseverante en todos los aspectos de la vida. Tiene la dicha no solo de amar su trabajo, sino de compartirlo con uno de sus hijos”, según se detalló.

“No me esperaba esta elección, hasta me asusté cuando se anunció mi nombre. Voy a llevar la enseña patria con muchísimo orgullo. Me considero una buena compañera y siempre estoy cerca de los pacientes y de los médicos y enfermeros del hospital, al igual que de aquellas personas que necesitan una mano. Cuando ocurrió el incendio, esperábamos gente quemada y en menos de una hora armamos otra sala de internación. Ahora estoy en el sector del lavadero, parece que me están preparando para la jubilación”, bromeó la mujer apenas terminada la ceremonia.

En tanto, Enrique Cárdenas y Natalia Inostroza resultaron elegidos como escoltas. Por otra parte, para llevar la bandera rionegrina fue elegida la médica Marcela Fernández, a quien acompañarán como escoltas Teodoro Paillalef y Celanira Avilés. En la ocasión, estuvieron acompañados por sus familiares, funcionarios del gabinete comunal y los concejales José Caliva, Eugenia Carrizo, Silvana Garach, Roberto Rinaldi y Lucas Castillo.

Vecinos destacados

A Enrique Cárdenas, quien no pudo estar presente por el reciente fallecimiento de su padre, se lo eligió por ser “formador de jóvenes, con una trayectoria intachable desde los inicios del club barrial Torino y destacado vecino con participación activa en distintas actividades deportivas”.

En tanto, de Natalia Inostroza se dijo que “es una joven abocada al servicio de apoyo en el hospital de El Bolsón, apasionada por lo que hace y dedicada a brindar siempre lo mejor, destacada por su compañerismo y calidad humana en el ámbito laboral”.

Por su lado, Celanira “Chela” Avilés “nació en Mallín Ahogado y trabajo durante 25 años en el hospital de El Bolsón. Con 79 años está radicada en el barrio Esperanza, donde fiel a su fe ayuda al prójimo sin recibir nada a cambio, siempre brindando una mano a quienes más lo necesitan”.

En coincidencia, la médica Marcela Fernández, con 20 años de vocación y servicios en el hospital de área, fue reconocida “por su compromiso y actividad laboral en el ámbito de la salud pública”.

De igual modo, la infectóloga Romina Hansen fue distinguida por “su tarea en un año sumamente complejo, con una pandemia que ha dejado en vilo al mundo entero”. Otra trabajadora de la salud que fue distinguida es Lilia Morinigo, quien desempeña su labor en el vacunatorio creado en el puesto sanitario de Loma del Medio.

De Teodoro Paillalef se recordó su paso “como creador de la patrulla de montaña de la Policía de Río Negro, donde tuvo un rol fundamental en el rescate de un excursionista coreano; y hoy es activo trabajador social y presidente del Foro de Juntas Vecinales”.

También hubo reconocimiento para Nélida Ibáñez viuda de Saavedra, quien es “colaboradora activa del club Unión del Sur desde el año 1975, siendo presidenta y luego tesorera de la comisión directiva hasta la actualidad”, además de su permanente ayuda con los vecinos del barrio Obrero.

De Felicinda Molina Retamal se recordó que “nació en 1927 en Palena (Chile) y a los 5 años vino a vivir a Argentina. Con los años se casó y tuvo 9 hijos, a los 44 años enviudó y desde entonces se dedicó sola a su crianza. Mujer trabajadora, buena vecina, servicial, una madre ejemplar. Hoy con 94 años, aún vive en Loma del Medio y sigue trabajando en su huerta, cuida sus gallinas y aún espera a sus hijos, nietos y bisnietos con el pan calentito amasado con sus manos”.