SOCIEDAD

Advierten sobre singular disminución de los glaciares cercanos a El Bolsón

El cerro Hielo Azul es visitado por miles de turistas en cada temporada.

1.447

Conforme un informe reciente del Departamento Provincial de Aguas de Río Negro, los glaciares Hielo Azul y Perito Moreno “pierden un promedio de 2,5 metros de espesor por año”.

Precisamente, dicho organismo es el encargado de estudiar “uno de los componentes importantes del ciclo del agua en la región andina, donde periódicamente se miden y estudian los glaciares rionegrinos”. Las mediciones se concretaron durante el mes de marzo, en el marco “de las actividades que desarrolla el DPA respecto a su identificación y monitoreo”, se informó oficialmente.

En esta línea, los técnicos “llevaron a cabo trabajos de relevamiento, tanto del frente como de la superficie de cada ventisquero, además de generar registros fotográficos sistemáticos que permiten graficar la evolución de los cuerpos criogénicos en el tiempo”. Dichas tareas se vienen desarrollando “desde el año 2011, e incluyen a los glaciares de los cerros Perito Moreno y Hielo Azul”, ambos en cercanías de El Bolsón.

Al respecto, recordaron que los glaciares “son cuerpos de nieve y de hielo que se mueven pendiente abajo por acción de la gravedad y que han sido formados por la recristalización de la nieve”.

Cabe recordar que ambas palabras (glaciar o ventisquero), son correctas para referirse a estas masas de hielo: glaciar es un término más técnico, mientras que ventisquero es el nombre utilizado por los arrieros y baqueanos de la cordillera. El término ventisquero “tiene su explicación en que estas masas heladas son permanentes generadoras de ventiscas debido a los cambios de presiones locales que generan”.

La relevancia de su estudio y comprensión “radica en su función de regulación en los sistemas hidrológicos, como aportes fundamentales en la conformación de los caudales de base de los cursos de agua, además de manifestar en su evolución los efectos del cambio o variabilidad climática global, con sus retrocesos y avances”, explicaron los expertos del DPA.

Además, “constituyen elementos emblemáticos del paisaje andino, que deben ser estudiados, monitoreados y protegidos para poder conocerlos y preservarlos en su estado natural”, según valoraron.

En este caso, los tamaños de los glaciares monitoreados “se encuentran en el orden de las 9 hectáreas para el glaciar Perito Moreno Sur y de 51 hectáreas para el glaciar Hielo Azul”.

En correspondencia, se graficó que “las mediciones de los últimos diez años arrojan valores importantes en cuanto a la pérdida de masa de los cuerpos glaciares. Para el caso del cerro Perito Moreno Sur, se registran retrocesos promedio de 5 metros por año; mientras que para el Hielo Azul, del orden de 8 metros por año, y una pérdida promedio de su espesor de 2,5 metros por año”.

Atractivos turísticos

El cerro Perito Moreno es el centro de esquí por excelencia de la Comarca Andina. Ubicado a 25 km de El Bolsón, ofrece múltiples alternativas para lugareños y turistas: esquí, snowboard, trineos, ski ratrack, caminata con raquetas, paseos en moto de nieve, kitesurf o cat skiing, con 11 pistas de niveles difícil, medio y para principiantes, un sector para travesías fuera de pista y sendas para esquí extremo. En los últimos tiempos, las principales inversiones están en el Plateau (la zona más alta de la montaña), hasta donde se han instalado medios de elevación y se prevé un importante desarrollo para los próximos años.

Por su parte, el cerro Hielo Azul forma parte del circuito de refugios de montaña “más extenso de Sudamérica”, que incluye a toda el Área Natural Protegida Río Azul Lago Escondido y se prolonga hasta la provincia del Chubut, y es visitado anualmente por unos 40 mil excursionistas de todo el mundo.

En detalle, La Playita, La Tronconada, Cajón del Azul, El Retamal, La Horqueta, Los Laguitos, Encanto Blanco, Dedo Gordo, Natación, Hielo Azul, Casa de Campo, El Conde, Lindo, Roca del Tiempo y Motoco (en tierras chubutenses), son los destinos más frecuentes luego de 4 o 5 horas de caminata que con una vasta bifurcación de senderos permiten conocer a fondo los secretos de la cordillera.