POLICIALES

Tiros, fútbol y un detenido en las Mil Viviendas

El episodio sucedió anoche, en el interior del barrio Constitución. Efectivos policiales concurrieron en busca de un hombre en estado de ebriedad que había efectuado varios disparos contra un departamento. Al llegar se encontraron con un multitudinario partido de fútbol. Había venta de alcohol, hinchada, entre ellos menores, y hasta un carro de choripanes.

14/04/2021 12:20

2.366

Tiros, fútbol y un detenido fue el resultado de una noche candente en las Mil Viviendas.

El violento episodio ocurrió el martes, minutos antes de la medianoche, en cercanías a la Escalera Nº 167 de ese conglomerado habitacional, cuando un hombre que se encontraba merodeando el sector “G”, por motivos que aún se investigan, comenzó a disparar contra los departamentos.

Tras este episodio, enfiló rumbo a las canchas de fútbol ubicadas entre los sectores “B” y “C” e intentó ocultarse en el interior del barrio dónde se disputaba un partido con un importante número de espectadores, entre ellos varios menores de edad, que arengaban el enfrentamiento.

Pero esto fue un poco más tarde, al llegar la Policía. Minutos antes, esa misma noche, el ruido de los disparos despertó a un vecino del sector “G” que dio cuenta a la Comisaría Tercera de varias detonaciones de arma de fuego que, según dijo, chocaron muy cerca de su domicilio. El relato del hombre se pudo corroborar sino tiempo después, cuando la claridad de día descubrió varios impactos de bala gravados sobre las paredes de hormigón.

El denunciante pudo distinguir al atacante, que, tras abrir fuego en la oscuridad, salió corriendo hacia el sector de las canchas de fútbol.

Al recibir la novedad, el personal policial se dirigió al lugar, donde pudo constatar que en ese mismo momento se desarrollaba un evento deportivo barrial con una multitud de espectadores, venta de alcohol y con la particularidad de la presencia de un “carrito” que comercializaba choripanes.

El fugitivo continuó el escape a pie con un revolver calibre 38 oculto entre sus prendas. Pero antes de que lo agarre Policía, intentó camuflarse entre la gente, con apuro por salir del barrio.

En este caso, quienes presenciaron la noche del martes, consultados por la Policía, dijeron que fue un grupo de chicos el que pudo identificar al fugitivo entre la multitud.

Al momento de su aprehensión, el sujeto se encontraba bajo un estado de ebriedad evidente y llevaba entre sus ropas el arma de fuego señalada. Era un revolver marca “Orbea y Cia”, de seis alveolos, con cinco cartuchos a bala en su interior y el cañón presentaba vestigios de haber sido disparado. Suficiente prueba para meterlo en la cárcel, donde pasó la noche, hasta la celebración de la audiencia de detención.