SOCIEDAD

Cómo encontraron a Venancio y a su fiel Morocho

La Policía hizo un acto de reconocimiento para el sargento Néstor Cárdenas, el cabo 1º Sergio Jaramillo, al cabo 1º Luis Alfonso y el cabo Egidio Castillo, quienes recibieron una medalla y licencia especial. Los protagonistas contaron cómo fue la búsqueda y el final feliz de la historia de Maliqueo.

27/04/2021 02:00

El gobernador Mariano Arcioni encabezó acto de reconocimiento a los efectivos policiales que se realizó en el Salón de los Constituyentes.

1.430

El cabo Egidio Castillo de la División Seguridad Rural de Trelew fue uno de los cuatro efectivos que encontraron a Venancio Maliqueo, el peón rural perdido 6 días en la meseta junto a su perro. El anciano se recupera en el Hospital de Las Plumas.



El peón rural realizaba tareas de mantenimiento en el establecimiento El Picahueso, a 80 kilómetros del cruce de las Rutas 25 y 59. Estaba extraviado desde el sábado 17 de abril y fue hallado con vida el viernes 23.

Castillo explicó que con tres compañeros de la Policía Montada de Trelew fueron convocados para sumarse a la búsqueda que ya habían iniciado personal de Canes, Bomberos y Defensa Civil, además de Policía de Las Plumas.

“Al llegar al lugar pudimos ver los rastros por donde ya había andado personal de canes y como no teníamos resultados empezamos a buscar por otros lados”, contó. “Nos acompañaba personal de otros campos como el Sr. Redondo, el Sr. Aguirre, ex combatiente que vive en Las Plumas”.

Empezaron un rastrillaje lejos del último rastro que habían dejado. “En la estancia El Alba vimos a un hombre deambulando a lo lejos. Con un compañero nos acercamos y nos dimos cuenta que era Venancio”.

Durante los días de búsqueda la lluvia borró varios rastros. “Pero pudimos seguir algunos. No conocíamos la zona, habíamos andado por los caminos rurales no en el interior de los campos”. Usaron caballos “facilitados por el dueño de El Picahueso, él nos prestó las instalaciones y los animales”.

Al encontrar al peón, el hombre les agradecía y entendía que hacía varios días que estaba perdido. “Estuvo todos esos días sin agua ni comida, solo se cobijaba con el perrito, el Morocho como él decía. Iba haciendo campamentos entre los montes para poder continuar”.

Iba con rumbo desconocido, “no se ubicaba en el lugar, es una persona muy grande que la edad le jugó en contra”. Se lo atendió inmediatamente. “Busqué la camioneta para poder subirlo, ya que la camioneta estaba a unos 20 kilómetros de donde lo encontramos. Lo llevamos al Hospital de Las Plumas donde está en buen estado de salud y haciéndose estudios”.

El cabo Castillo agradeció a lasfamilias Aguirre y Redondo. “Colaboraron como el resto de los pobladores del lugar y sin ellos no hubiera sido posible el rescate”.

El reconocimiento de la Jefatura concede al Sargento Néstor Fabián Cárdenas, al Cabo 1º Sergio Nicolás Jaramillo, al Cabo 1º Luis Alberto Alfonso y al Cabo Egidio Fabián Castillo, licencia por estímulo por la labor desplegada. Se les entregó un presente.

El gobernador reconoció el recurso humano de Policía. “Quedó demostrado la capacidad que tanto tiempo y énfasis se pone en las capacitaciones de nuestros efectivos”.

El jefe de la Policía, Miguel Gómez, destacó que “el día 23 se pierde contacto con don Venancio Maliqueo y a partir del día 1 nuestros efectivos estuvieron desplegados en terreno para encontrarlo. Lo único que se sabía era que andaba con su caballo y su perro. Luego de 6 días de arduo labor y trabajo desgastante, porque hay que estar en medio del campo con sus limitaciones e inclemencias del tiempo. Se logró dar con esta persona con un estado de deshidratación muy avanzado”. Gómez aseguró que el reconocimiento fue un pedido de Arcioni. Por su parte, Cárdenas, a cargo del grupo, recordó que “comenzamos la búsqueda desde el último rastro de Don Venancio, donde había quedado su recado, pero al llover se había perdido el rastro. Por instinto recorrimos el campo, el primer día de búsqueda hicimos 7 leguas, al segundo día salimos con las ansias de encontrarlo con vida, ya que era un lugar complejo y él estaba solo con su fiel perro Morocho, sin comida ni agua”.

“Hicimos unos 20 kilómetros, estábamos en un alto, y el Cabo 1º Jaramillo logra divisar a unos 5 km con sus binoculares, una persona. Era mínimo lo que se veía pero al acercarnos al lugar constatamos que era Venancio que se encontraba lúcido caminando”.

“Nos emociona mucho la situación, porque había pasado mucho tiempo y nosotros que estuvimos en el lugar, vimos que era complicado encontrarlo con vida, era un lugar donde sólo se podía acceder a caballo. Hoy Don Venancio se encuentra bien”.