PROVINCIA

Un rescate que puso en valor el trabajo de la Comisión de Auxilio Comarcal

Operativo. Una imagen del complejo rescate que se concretó la madrugada del domingo, con un herido de 38 años en plena montaña.

969

El trabajo conjunto de organismos y de rescatistas de la Comisión de Auxilio Comarcal permitió en la madrugada del domingo la evacuación de un hombre herido de 38 años desde la zona del cerro Lindo. El operativo llevó más de ocho horas en plena oscuridad y con recursos precarios, toda vez que no existen caminos para vehículos. Arribados a la pasarela del río Azul, donde aguardaba un equipo sanitario, el protagonista del accidente pudo llegar hasta el hospital de El Bolsón y se recuperaba.

Según detalló la guía de montaña Eliana Caamaño, “participamos del rescate ante la convocatoria del COEM: un grupo de personas cerca de la laguna Lali (a 1600 metros), en el área del cerro Lindo, quienes habían ascendido para una jornada de esparcimiento y recreación. A las 20 recibimos el aviso y salimos junto a la Patrulla de Montaña de la Policía de Río Negro y a bomberos voluntarios de la ciudad”.

“Sabiendo de antemano de la lesión de uno de los excursionistas (fractura de tibia y peroné), sumamos a la expedición a un médico y a rescatistas preparados para un traslado de varios kilómetros de una víctima sobre una camilla”, agregó. “Contamos con una camilla especial con ruedas, que permite bajar rápidamente y con menos recursos humanos, pero no se pudo utilizar por la complejidad del terreno”.

Graficó que “recién a las 6 del domingo se pudo regresar. Estuvo muy bien organizada la logística con una ambulancia preparada para su recepción en la pasarela”.

Acerca de la rutina de la Comisión de Auxilio Comarcal, Caamaño explicó que “funciona desde hace 25 años y tiene una historia marcada en la Comarca Andina. Nació bajo el amparo del Club Andino Piltriquitrón y luego de 15 años, con el surgimiento de los nuevos clubes de montaña de la zona, tuvo una estructura más regional. Está constituida por guías de montaña, baqueanos y gente que conoce la montaña palmo a palmo, con el equipamiento necesario para cada evento. Siempre que se nos convoque desde los organismos competentes, estamos listos para salir”.

En cada temporada de verano, más de 40 mil excursionistas ascienden a la red de refugios de montaña del Área Natural Protegida Río Azul Lago Escondido, además de los que visitan los cerros en Chubut, con un índice regular de accidentes y perdidos en el bosque, que demandan equipos entrenados y preparados para los rescates y las búsquedas.

La experta es delegada de la Asociación Argentina de Guías de Montaña y reflejó “la necesidad de incorporar un helicóptero en la época donde hay mucho flujo de turistas. Durante el último verano, fuimos convocados para hacer prácticas con ese tipo de aeronaves”, aunque contratadas por el SNMF para el combate de incendios forestales y solo disponibles para evacuación de heridos en la cordillera en casos de extrema necesidad.

“Trabajamos en forma coordinada con los rescatistas de Lago Puelo, El Hoyo y Cholila, vinculados a través de una red de radios, con una comunicación y un sostén propio de la comisión de auxilio. Somos voluntarios, no dependemos de ningún organismo oficial y cada integrante cuenta con su propio equipamiento. Asimismo, a excepción de estos años de pandemia, estamos brindando talleres de primeros auxilios, abiertos a la comunidad; sumando capacitación en rescates de personas en avalanchas y en la nieve. Al cierre, se pasa la gorra, y con esos fondos se han ido comprando elementos como chalecos de extricación, camillas y otras herramientas para la función”, concluyó.