Según el Gobierno, los controles evitaron que haya movimiento por las rutas de la provincia

A partir de los nuevos decretos de Nación y la Provincia, recalcaron que hubo un importante acatamiento por parte de la población y no hubo traslados por vacaciones o por motivos turísticos. “La gente está pensando que esta segunda ola puede golpear y saturar el sistema de salud”.

26 MAY 2021 - 21:04

El ministro de Gobierno y Justicia de la Provincia, José Grazzini, destacó los alcances de los operativos de disuasión llevados adelante por la Policía. “La gente siempre estuvo dispuesta a colaborar. Ha habido un gran acatamiento a los decretos nacional y provincial porque la sociedad entiende cuál es la situación que se está dando, no solamente en Chubut sino en el país. Solamente con los controles, la gente demostró que tiene intenciones de colaborar”, expresó reconociendo que la población en general acató las restricciones de circulación impuestas durante el fin de semana largo.

“Hemos tenido un fin de semana tranquilo en la provincia. No tuvimos movimiento interno ya que hubo controles en las rutas 25 y 3 para evitar cualquier movimiento de tipo turístico o vacacional. Solamente dispusieron de libre tránsito las personas que tuvieron que transitar con carácter de esenciabilidad, familiar o de salud. La gente está pensando que esta segunda ola de la pandemia puede golpear y saturar el sistema de salud por lo que todos colaboran con la responsabilidad del caso”.

El ministro de Gobierno se planteó el desafío de Epidemiologia de Nación al promediar a partir de los 400 casos sobre cada 100 mil, alcanzándose el nivel de “punto rojo” que admite el cierre necesario de actividades. “La población objetivo se preveía que se iba a alcanzar en los primeros días de junio. El ministro de Salud quizás esté próximo a anunciar a estos cerca de 153 mil personas que al parecer nos harán anticiparnos al objetivo. La vacunación ha avanzado muy bien, llegando a grupos etáreos esenciales inclusive algunos que no son factores de riesgo”.

Del mismo modo, Grazzini lamentó los comportamientos críticos y las connotaciones de tipo político que se pretende dar a todas las medidas sanitarias que tengan que ver con el COVID. “Hay un problema sociológico que no escapa a la realidad del mundo y vemos que hay antivacunas, gente que cree en teorías conspirativas, sin acatar las normas como si fueran inmunes o si el virus no existiera. Siempre hay un porcentaje de gente que por tener determinada edad, no es vulnerable al virus y termina organizando fiestas o reuniones clandestinas”.

“El año anterior –dijo Grazzini- nos ha dejado como experiencia es que hay que restringir y priorizar actividades por encima de otras para no recaer en otras esenciales como poder avanzar con la vuelta a clases. Necesitamos distinguir las necesidades que tenemos como sociedad. No es lo mismo abrir una cervecería que avanzar con lo educativa o abrir una cancha de fútbol antes que una escuela”, sostuvo Grazzini en diálogo con Cadena Tiempo.

“Los números de contagios cada cien mil habitantes determina un parámetro para dar funcionar sin poner en riesgo a las personas que trabajan en el sistema. Más allá de las intenciones de continuar con actividades esenciales, todos deben ser escuchados. Hay un límite que debemos tener y si éste se supera, debemos ser responsables para cerrar la actividad”, explicó el funcionario.

Las más leídas

26 MAY 2021 - 21:04

El ministro de Gobierno y Justicia de la Provincia, José Grazzini, destacó los alcances de los operativos de disuasión llevados adelante por la Policía. “La gente siempre estuvo dispuesta a colaborar. Ha habido un gran acatamiento a los decretos nacional y provincial porque la sociedad entiende cuál es la situación que se está dando, no solamente en Chubut sino en el país. Solamente con los controles, la gente demostró que tiene intenciones de colaborar”, expresó reconociendo que la población en general acató las restricciones de circulación impuestas durante el fin de semana largo.

“Hemos tenido un fin de semana tranquilo en la provincia. No tuvimos movimiento interno ya que hubo controles en las rutas 25 y 3 para evitar cualquier movimiento de tipo turístico o vacacional. Solamente dispusieron de libre tránsito las personas que tuvieron que transitar con carácter de esenciabilidad, familiar o de salud. La gente está pensando que esta segunda ola de la pandemia puede golpear y saturar el sistema de salud por lo que todos colaboran con la responsabilidad del caso”.

El ministro de Gobierno se planteó el desafío de Epidemiologia de Nación al promediar a partir de los 400 casos sobre cada 100 mil, alcanzándose el nivel de “punto rojo” que admite el cierre necesario de actividades. “La población objetivo se preveía que se iba a alcanzar en los primeros días de junio. El ministro de Salud quizás esté próximo a anunciar a estos cerca de 153 mil personas que al parecer nos harán anticiparnos al objetivo. La vacunación ha avanzado muy bien, llegando a grupos etáreos esenciales inclusive algunos que no son factores de riesgo”.

Del mismo modo, Grazzini lamentó los comportamientos críticos y las connotaciones de tipo político que se pretende dar a todas las medidas sanitarias que tengan que ver con el COVID. “Hay un problema sociológico que no escapa a la realidad del mundo y vemos que hay antivacunas, gente que cree en teorías conspirativas, sin acatar las normas como si fueran inmunes o si el virus no existiera. Siempre hay un porcentaje de gente que por tener determinada edad, no es vulnerable al virus y termina organizando fiestas o reuniones clandestinas”.

“El año anterior –dijo Grazzini- nos ha dejado como experiencia es que hay que restringir y priorizar actividades por encima de otras para no recaer en otras esenciales como poder avanzar con la vuelta a clases. Necesitamos distinguir las necesidades que tenemos como sociedad. No es lo mismo abrir una cervecería que avanzar con lo educativa o abrir una cancha de fútbol antes que una escuela”, sostuvo Grazzini en diálogo con Cadena Tiempo.

“Los números de contagios cada cien mil habitantes determina un parámetro para dar funcionar sin poner en riesgo a las personas que trabajan en el sistema. Más allá de las intenciones de continuar con actividades esenciales, todos deben ser escuchados. Hay un límite que debemos tener y si éste se supera, debemos ser responsables para cerrar la actividad”, explicó el funcionario.


NOTICIAS RELACIONADAS