PROVINCIA

La clave del día / No aprenden más

Diputado nacional Igon.

2.196

Haciendo gala de esa manía que suelen exponer algunos dirigentes políticos, que viven pendientes de lo que publican los medios, se mueren por salir en ellos, y los detestan cuando publican información que no les agrada, el diputado nacional Santiago Igon salió ayer a hablar de una presunta “operación de prensa” con trasfondo político para explicar el incidente que protagonizó el sábado pasado con una policía en un operativo de tránsito en la localidad de El Bolsón, en Río Negro.

Igon fue más allá, y ante algunos periodistas que lo entrevistaron en Esquel, señaló al diario Jornada como parte de esa “operación”. Sin aportar ningún dato ni mucho menos un argumento que sostenga semejante afirmación, el diputado nacional eligió el peor camino: crear sospechas sobre la prensa o, como en este caso, sobre Jornada en particular, para tratar de salir del paso de la grave acusación que le hizo una mujer policía que se sintió destratada y amenazada por Igon en un control de tránsito en la provincia de Río Negro. Situación, por otro lado, que fue confirmada ayer en una conferencia de prensa por el subcomisario Oscar Zapata, a cargo de la Comisaría 12 de El Bolsón, de la que se da cuenta en la edición de hoy.

Como ocurre muchas veces, esta información en particular fue divulgada antes que por Jornada y muchos otros medios de la provincia por varios portales de noticias de la Comarca Andina, que cubrieron la noticia con información precisa y chequeada. Lo raro, entonces, es que la “operación” de Jornada haya salido varias horas antes en al menos cuatro portales de noticias y en una radio del Valle.

Es muy grave que Igon acuse sin argumentos a Jornada –o a cualquier medio de comunicación- de ser parte de una “operación”. El diputado nacional sale habitualmente en este medio a partir de su actuación como legislador y dirigente del PJ y nunca antes había dicho algo de ese tenor sobre Jornada.

Es verdad que Igon no es el primero que elige barrer la basura debajo de la alfombra y victimizarse ante cualquier información que no les conviene admitir o aclarar. Es verdad, también, que una parte de la clase política chubutense ha elegido hace tiempo “alimentar” a portales de noticias de dudoso origen que suelen ser utilizados como “mercenarios” para traficar y vender basura de los propios políticos con fines inconfesables.

Igon y todos aquellos que cada tanto intentan llevar al barro a Jornada deben saber que este diario no trafica ni vende basura. Desde hace 67 años es una empresa privada que sostiene posiciones editoriales firmes de cara a sus lectores, que en definitiva son los que adhieren o no a esos posicionamientos. Y lo seguirá haciendo, a pesar de estos aprietes encubiertos que realizan funcionarios públicos que deberían rendir cuentas de sus actos antes de acusar sin pruebas a un medio de comunicación.