PROVINCIA

La clave del día / El dolor de la traición

Inconcebible que los enemigos sean los propios. Que la muerte sea idealizada como subterfugio de salvación frente al insoportable maltrato de un compatriota, de un líder, de un camarada.

22/06/2021 02:00

731

El excombatiente de Malvinas, Ramón Urquiza lo describió así en su crudo relato, al contar el calvario sufrido a manos del teniente de su regimiento durante los tiempos de la guerra. “Mejor que me maten los ingleses antes de que me mate a golpes un teniente”, dijo.

Las historias de maltrato durante la guerra son materia común. En nuestro país solo existe una causa judicial por torturas y tratos crueles contra 95 militares en el Juzgado Federal de Río Grande, Tierra del Fuego. Muchos veteranos, a lo largo del tiempo, han hablado sobre los feroces maltratos, y el Centro de Combatientes de La Plata invita a que otros también lo hagan con la campaña “Yo también hablo”.

La crueldad y la humillación sufrida por Ramón Urquiza fue a manos del subteniente del Regimiento de Infantería de Montaña 11 con asiento en el departamento de Tupungato, Rafael Francisco Bitti, quien fue acusado como autor material de privación abusiva de la libertad agravada y tormentos agravados en un caso. Se le adjudicó una pena de tres años y seis meses de prisión. En Malvinas, los enemigos eran los ingleses. Pero del lado de las trincheras argentinas, codo a codo con los inexpertos jóvenes de 18 años que fueron enviados para combatir, había rufianes disfrazados de soldados, impostores antipatria que en el afán de la rudeza confundían el objetivo de la guerra.

Los ingleses disparaban, pero el arma de la traición puede ser igual de mortífera.